Opinión

Morir en la cárcel: ¿Quién mató a Andrea Neri?

Pamela Calletti y Juan Manuel Urtubey

Por: Daniel Salmoral

El homicidio de la joven madre Andrea Neri en una celda del penal de Villa Las Rosas a manos del preso Gabriel “Chirete” Herrera, indica que en Salta, un asesino puede hacer su faena bajo las narices de quienes, se supone, deben cuidar para que gente como él no tengan oportunidad de causar daño.

El hecho no es grave. Es gravísimo, inmoral, vergonzoso y obsceno.

La historia no es fácil de entender para quienes siguen la lógica normal de cualquier ciudadano medianamente razonable.

La verdad es que cuesta contar, a quien lo pregunta, cómo fue que murió Andrea Neri.

¿De qué manera se puede explicar que a ella la mató en la celda de una cárcel durante una visita privada su pareja y padre de su hija?

¿De qué manera se puede explicar que “Chirete” mató tranquilamente sin que ningún guardia cárcel se hubiera percatado de lo que hacía?

¿De qué manera se puede explicar que el homicida que ya purgaba una condena por haber matado antes a su ex pareja, Verónica Castro, también en una celda  años antes, aún podía seguir siendo visitado de manera íntima?

¿De qué manera se puede explicar que este asesino gozara de un régimen de visitas y beneficios en el penal como si fuera una especie de preso político venezolano?

¿Por qué a ninguna autoridad ni del Ejecutivo Provincial ni de la Justicia se le ocurrió averiguar a qué se debía el hecho de que con este criminal se haya sido tan permisivo?

¿Por qué tanta desidia e inoperancia?

¿Sería porque el matador era un coimero serial y compraba por dádivas a quienes debían tenerlo apartado de la sociedad para evitar que la dañe?

¿Será porque todo el Servicio Penitenciario en Salta está controlado por inútiles y corruptos y los responsables políticos viven haciendo la “vista gorda”?

¿Cómo un tipo puede matar en el interior de presidio y de la misma manera a dos mujeres que lo único que hicieron fue tratar de mitigar con un poco de amor su infortunada y maldita existencia?

La muerte de Andrea es una tremenda cachetada a quienes son los responsables de conducir la provincia de Salta y a su sociedad.

¿Quién se hará cargo de su desgraciado destino que malogró esta lacra social conocida como “Chirete” Herrera?

Alguien debería, ante una sociedad honesta y viviendo bajo el amparo del estado de derecho, pagar por este crimen horroroso y no deberían ser solamente el autor material y quienes tenían bajo su tutela el control del penal.

Aquí hay responsabilidades políticas y es hora de que los que fallaron, lo reconozcan.

Desde estas columnas hace rato que venimos diciendo que a la señora Pamela Calletti, ministra de Derechos Humanos de la Provincia, el cargo le sobra por todos lados.

Se mueren chicos por desnutrición pero no es su problema. Se mueren pequeños y jóvenes por consumo de paco y no es su culpa. Los femicidios se incrementaron de manera obscena los últimos tiempos pero no es cuestión de ella. Los efectivos policiales y de seguridad hacen de las suyas pero es responsabilidad de otros ministerios. Ahora, una basura serial como Herrera apuñaló a una chica en la celda de una cárcel a diez cuadras de su casa y seguro que dirá que no es su culpa.

Burócrata negligente si las hay.

Por respeto a esta muerte y otras evitables sucedidas en Salta, debería dejar su cargo en manos de alguien que sepa de qué se trata y no esperar que Juan Manuel Urtubey, el gobernador, le pida la renuncia.

Ya nadie le devolverá la vida a la muerta.

Ella se pudrirá en una tumba y su asesino esperará, como una fiera cebada, a su próxima víctima para ultimarla salvajemente gracias a las “fallas” del sistema.

Señor Gobernador, la muerte de esta chica muestra, otra vez, que hay cosas que en su administración no andan bien.

Sería saludable para todos los salteños, incluido usted mismo, que conozca cuanto antes a dónde están las fallas para que las corrija y aleje de los despachos oficiales, a tantos “buscas” disfrazados de servidores públicos que terminan jodiéndonos la vida a todos.

Acerca del Autor

indio

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario