Opinión

AnalisisElecciones en Salta: Después del Milagro, arranca la campaña total…

 Por: Daniel Salmoral

Apenas terminada la Procesión del Señor y la Virgen del Milagro, se lanzará con todo la campaña política para las elecciones generales del 22 de Octubre en Salta.

Todos los frentes y partidos políticos que tomarán parte de la contienda, están por estas horas replanteando estrategias para ver si pueden, finalmente, tener una cosecha de votos más importante que las que obtuvieron en las PASO para de esa manera ganar presencia legislativa en los ámbitos en los que elijen legisladores.

El mayor desafío, sin dudas, aunque algunos dirigentes oficialistas lo relativicen, es para el Frente Unidad y Renovación en general y para el PJ en particular por cuanto su líder y conductor, Juan Manuel Urtubey, debe aparecer ante el concierto nacional como el gran ganador de estas elecciones en su provincia para entonces mostrar músculos ante sus adversarios en la puja por la candidatura presidencial pejotiana post kirchnerista.

Como lo venimos sosteniendo desde este Portal, la empresa no es sencilla porque si bien la sumatoria de votos de los seis precandidatos a diputados nacionales en las PASO son superiores a los obtenidos por los otros frentes y partidos, nada garantiza que en las generales esa sumatoria se repita simplemente porque no hay una transmisión automática de votos hacia quien encabezará la boleta electoral de ese tinglado que no es otro que el multipartidario Andrés Zottos, quien corporiza todas las expectativas de Urtubey para quedar bien parado después de esta compulsa.

Si bien fue el precandidato más votado en las Primarias dentro de su frente, camino a la general se está encontrando con muchos obstáculos que, por ahora, le impiden estar tranquilo y sin saber con certeza si sale primero, segundo o tercero.

Zottos, un dirigente que desfiló por muchos “amores” políticos a lo largo de su carrera, no garantiza de ninguna manera el triunfo tan esperado por el Gobernador y sus gurúes políticos que fueron quienes delinearon la estrategia electoral para estos comicios.

Hablando con varios dirigentes del PJ, comentaron, la mayoría en voz baja, que en verdad les cuesta mucho pensar en votar a Zottos porque su ADN no es peronista.

Con ello, están diciendo que será más difícil aún convencer a los “compañeros” de la provincia que lo hagan también.

“A mí me cuesta mucho hacerme a la idea de votar a Zottos. Soy peruca de cuna y no me imagino votarlo a él para salvar a Urtubey y al peronismo salteño. Es muy traído de los pelos todo esto. Apenas en un barrio menciono su nombre, los compañeros miran al piso o directamente abandonan la reunión”, fue el sincero comentario de un hombre con tupido pasado peronista en la Capital.

Así como ese, son muchos los comentarios que se repiten lo que está diciendo a las claras que el trabajo será titánico.

Tal como nosotros lo adelantamos desde estas columnas, será el propio Urtubey quien saldrá a recorrer la amplia geografía provincial para intentar convencer a los salteños de las bondades que le puede traer votar a su “pollo” como diputado nacional.

Será un hacer desgastante porque tendrá que hacer algo parecido a la “Vuelta al Mundo en 80 Días”, pero en menos de 40 y en Salta.

“Sólo Juan (Manuel Urtubey) puede conseguir que los salteños masivamente lo voten a Andrés (Zottos). Si no va él personalmente, es difícil que nos den bolilla a nosotros”, confesó un experto caminador en tiempos electorales haciendo campaña para el Gobernador.

Lo conseguido hasta ahora por los “correteadores”, que son los que salen a buscar los votos urtubeycistas, no es alentador.

En muy pocos días pasaron de la euforia de decir: “metemos dos diputados nacionales fácil (Zottos y Liliana Guitián), a decir ahora: “si ganamos por un voto estamos satisfechos”.

Es casi obvio. Todo indica que al Congreso Nacional, con un resultado similar al de las PASO, estarían ingresando Martín Grande por Cambiemos; Sergio “Oso” Leavy por el Frente Ciudadano y Andrés Zottos por el Frente Unidad y Renovación.

Lejos, muy lejos de las expectativas que se habían generado apenas terminaron las PASO en el oficialismo.

Lo único que de alguna manera les trae consuelo, es imaginar que después de muchos años y de la mano de un “novato” en esto de ser candidato, Adrián Valenzuela, podrán “abuenarse” con los capitalinos y lograr la banca de senador provincial en juego.

Si bien son optimistas, no son pocos los peronistas que no se ponen el traje de la victoria todavía porque están asustados ante los “errores no forzados” que está cometiendo en los últimos tiempos su candidato estrella.

A decir verdad, sería conveniente para todo el oficialismo y en especial para sí mismo, que Valenzuela hable poco en los medios e intensifique su visita “cuerpo a cuerpo” a los barrios y villas.

No han sido muy afortunadas sus declaraciones públicas y eso ya preocupa puertas adentro del Grand Bourg.

“Sería mejor que “Chico Malo” haga silencio de radio. Dejó muchos flancos hablando y eso no le sirve ni a él y menos a Urtubey. Estamos trabajando como locos para que los votos que consiguió Bernardo Biella no se vayan a Duránd Cornejo (Guillermo) pero si éste sigue diciendo cosas boludas y haciendo show payasescos en cada acto, vamos para atrás. No sabés la bronca que le agarró a Mashur Lapad cuando dijo que iría a sacar las telarañas del Senado. Es medio torpe a veces por eso sería mejor que solamente muestre los tatuajes en los barrios que con eso le va bien”, afirmó un militante cercano a su equipo de campaña.

Mientras tanto en las huestes de Gustavo Sáenz, se ilusionan pensando que en las generales les irá mejor que en las PASO.

También en este espacio el Intendente se pondrá (de hecho ya lo hizo) la campaña al hombro para lograr un triunfo y de esta manera retener el liderazgo político en la Capital.

En 2015, Sáenz se convirtió en el conductor político capitalino y hoy esa posición está en riesgo ante el avance en las Primarias de los hombres y mujeres del FUR.

El Jefe Comunal, necesita imponerse en este 2017 en Salta para así bajar temblores en la Casa Rosada y aventar comentarios cargados de “curare” que sus “enemigos” más que adversarios, le lanzan desde las colinas grandbourdianas.

Sabe que tiene que hacer una buena elección para conservar la presidencia del Concejo Deliberante y transitar así por asfalto sus próximos dos años al frente del municipio.

De lo contrario, será engorroso mover proyectos en el deliberativo y menos aún tener paz en la gestión.

“Los gurkas de Urtubey están esperando ansiosos para empezar a comerle los talones a Gustavo (Sáenz), por eso tiene que conseguir un buen resultado que le garantice que entre su gente y sus aliados pueda conservar el control del CD”, fue el comentario de un funcionario de primera línea del CCM.

Hasta aquí, la situación de Urtubey y Sáenz de cara a las generales.

Después del Milagro, se larga la carrera final. Todos quieren ganar, todos deben ganar.

Mientras tanto, agazapados y expectantes, las tropas K del “Oso” Leavy también se preparan para la gran batalla.

¿Qué dicen? Simplemente que serán la gran sorpresa electoral salteña en Octubre porque la mayoría de los peronistas enojados con Zottos y Urtubey los votarán en todas las categorías a ellos.

Por ahora es esto pero hay rumores que se manejan en ese nivel solamente, que anticipan que en los últimos días de campaña aparecerán en la “cancha” “variables” que podrían inclinar la balanza para uno u otro lado.

¿Será cierto?

Por ahora es un interrogante y nada más.

 

 

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario