Deportes

Juegos Olímpicos Tokio 2020: la furia de Facundo Campazzo, la frustración y el dolor por perder el control

El base argentino no logra mostrar su mejor versión, salió por cinco faltas ante España, rompió su camiseta y confesó: “No me llena de orgullo lo que hice”
e frustra. No está cómodo. Se desborda. No es para nada parte de su libreto mostrar una versión fuera de su eje. Advierte que no fluye todo como le gustaría en estos Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Siente que es parte de su tarea ofrecer respuestas. La derrota con España lo lastima, pero mucho más haber salido del partido de la forma en la que lo hizo. Facundo Campazzo es uno de los líderes del equipo, lo sabe, pero lo ahoga el saber que no pudo correrse de lo que el rival propuso: maniatar una y otra vez cada paso de la Argentina. Por eso salir de la cancha por 5 faltas, romperse la camiseta, seguir con bronca en el banco de los suplentes le deja un sabor de boca muy agrio al base de Denver Nuggets.

Es verdad que la Argentina mostró mejores argumentos que los que expuso ante Eslovenia, pero una vez más España, el campeón del mundo, fue una tortura. Es cierto que el conjunto de Sergio Hernández logró inquietar al rival durante la primera mitad del partido, pero es real también que el campeón del mundo ajustó todo su sistema defensivo y comenzó a tomar buenas determinaciones en ataque y dejó sin aliento al equipo nacional.

Y allí Facundo Campazzo sabe que estuvo la clave. Valora lo que produjo en varios pasaje el equipo, pero le duele cómo resultó el desenlace. Esa quinta falta sobre Ricky Rubio -una pesadilla eterna-, cuando faltaban poco más de 4 minutos, la reacción posterior y la reflexión del base argentino permiten comprender cómo se siente: “Son cosas que no tengo que hacer, no me pongo orgulloso de eso que hice, al contrario. Son calenturas del momento, que las tengo de pendejo. No tiene que suceder. En esos momentos tengo que hacer jugar al equipo y no estar pendiente de los árbitros”, reflexionó Campazzo ante la cámara de la TV Pública.

Es una situación compleja a la que se enfrenta la Argentina, porque se jugará su clasificación a los cuartos de final ante Japón (el domingo próximo desde la 1.40), pero también es un enorme desafío para Campazzo. Es que el base argentino sabe en su interior que debe dar el paso al frente en una situación límite, que el equipo lo necesita. Infinidad de veces asumió ese rol, aunque en esta oportunidad es completamente necesario que aparezca la identidad que construyeron en el Mundial de China 2019, cuando se alcanzó el subcampeonato. “Hemos construido un ADN, queremos mantenerlo y perfeccionarlo. Para jugar a este nivel tenemos que subir ese escalón”.

Salió de la cancha con un semblante que denotaba su fastidio. Se enfrentó a las cámaras con la sangre caliente por el dolor que implicó la derrota. A medida que transcurrieron los minutos, Campazzo logró domar sus demonios y comenzó a bajar un mensaje positivo de cara al duelo con Japón: “Cabeza arriba, hay que ser positivo, y seguimos teniendo la esperanza. La derrota duele, jode mucho, pero hay que levantar la cabeza y pensar en Japón. Hay que dar vuelta la página. Es nuestra próxima final, debemos intentar hacer nuestro mejor juego posible, jugar nuestro mejor básquetbol. Hay que ganarlo como sea”, dijo en TyC Sports.

Su cabeza es determinante. Campazzo tiene una fortaleza mental que lo llevó a ser uno de los dueños de Real Madrid y que captó la admiración de muchos en esta última temporada en Denver Nuggets. Es por eso que asumió su responsabilidad por lo que sucedió ante España. Algunos gestos, algunas de sus palabras permitieron comprenderlo. Japón será su revancha personal. El cordobés tiene claro que tiene que tomar el control nuevamente del equipo y superar su producción de 10 puntos ante España, pero en especial, ser quien controle el ritmo de la Argentina y pueda contagiar su energía habitual.

La mirada de Sergio Hernández
Las reflexiones del seleccionador de la Argentina, Sergio Hernández, no apelan a las excusas, sino todo lo contrario. Es crítico, pero también muy concreto acerca de cómo España es un auténtico problema para su equipo: “Más de lo mismo cada vez que jugamos con España. Nos dominan bien. Tienen un oficio defensivo que nos complica a nuestro estilo de juego. Rubio estuvo inspirado, bueno, lleva años inspirado. Mostramos mejores pasajes, pero ellos dominaron con autoridad el desarrollo desde el segundo tiempo”.

No se permite miradas tibias, Hernández es directo en sus mensajes: “España es candidato al oro. Ya lo hicieron en la final del mundo. Siempre que jugamos contra España es muy duro para nosotros. Nos saben jugar, corren, tiene muchas rotaciones. Dominaron el juego con autoridad. Es el campeón del mundo y juega como tal”.

La cabeza de Hernández ya se enfoca en Japón, sabe que mucho depende de lo que puedan hacer allí. Incluso, en un tiempo muerto, cuando les habló a sus jugadores les pidió que evitaran que España se aleje en el marcador porque las diferencias cuentan para definir la clasificación en el caso de quedar en el tercer lugar. Pero sabe también, que no sólo depende de lo que pueda hacer la Argentina, sino que son los rivales los que proponen de una manera diferente el juego desde que el seleccionado nacional se quedó con el subcampeonato del mundo: “Estamos haciendo lo mejor que podemos, no estamos jugando muy bien, es cierto, pero la mayoría de las cosas que no salen es porque el rival te lleva a hacer las cosas mal”.

Etiquetas

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



ENCUESTAS

En la evaluación de la gestión de Bettina Romero en la Municipalidad de Salta, con cuál de estas opciones se identifica

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Seguinos en Twitter

Fotonoticias

Novedosos aspectosEn el Bicentenario de la Independencia de Perú apareció un nuevo retrato de San Martín
Ver anteriores