Policiales

CerrillosRemisero intentó violarla, al no lograrlo la acosa y amenaza con destriparla

Tiene 24 años, la conoció en Cerrillos y para ganarse su amistad le dijo que era muy parecida a su hija. Le cobraba menos los viajes hasta que intentó violarla, pero la joven se resistió y pudo evitar el abuso. Ahora, la acosa y amenaza en su casa y en el trabajo.

El sujeto tiene 66 años, es remisero y reside en Barrio Don Emilio. Hace unos años, el conductor que solía merodear por la ruta 24, en la localidad de Cerrillo con la intención de hacer contacto con una joven de 24 años, a quien finalmente se acercó diciéndole que se parecía mucho a una hija y por ello quería ayudarla

Aunque la joven, en su denuncia, a la que accedió InformateSalta, indicó que al comienzo no le tenía confianza con el tiempo llegó a tratarlo y cada vez que se veían, usualmente por un viaje a esta ciudad, el sujeto se mostraba amable y como señal de afecto le cobraba menos el traslado.

Siempre con la excusa de que le hacía recordad a su hija, el remisero intentó seducir a la joven, quien en todo momento le hizo sentir que sólo se trataba de una relación de amistad. Esto sucedió hasta hace unos días, cuando el conductor trasladó a la víctima a zona norte para rendir un examen.

Al salir, la joven se sorprendió al ver que el remisero seguía aún en la puerta de la universidad esperándola. Al verla, le dijo que iba a llevarla de nuevo su casa, por lo que la estudiante ascendió al vehículo, Chevrolet Corsa.

En el trayecto de regreso, sin embargo, el conductor cambió de ruta con la excusa de que así llegaría más rápido. En un momento dado, cerca del Camino a Colón, el conductor se introdujo a un descampado e intentó besar a la joven, quien se resistió.

El sujeto tocó sus pechos y tras trabar las puertas del auto intentó violar a la joven, quien se defendió y comenzó a gritar. Frustrado por no lograr su cometido, el sujeto la llevó de nuevo a su casa, aunque en el trayecto la amenazó con un puñal diciéndole que si hacía la denuncia la mataría.

No contento con ello, el remisero comenzó a seguirla cada vez que salía de su casa para dirigirse a su trabajo, en una escuela. Incluso contrató un joven que se presentaba en el establecimiento sólo para recordarle las amenazas del remisero.

Asimismo, llamaba cada hora a su casa e insistía en sus amenazas de que la iba a matar con su cuchillo, con el cual le sacaría las tripas a menos que se decidiera a salir con el mismo. Ante este agobiante asedio de acoso y amenaza, la joven finalmente radicó la denuncia en contra del remisero.

Etiquetas

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores