Deportes

Copa Libertadores Racing quedó segundo en el grupo y puede jugar con River o con Boca

Nacional venció 2 a 0 en Montevideo a Alianza Lima y se quedó con el Grupo F. El sorteo de los octavos de final será el viernes.

El zurdazo de Matías Rojas, una rosca perfecta que recordó a Rubén Paz o al Mago Capria, terminó volcando el resultado. Y si el cabezazo de Lorenzo Melgarejo superaba la notable estirada de Alejandro Araque, en el último instante del partido, el primer puesto del Grupo F de la Copa Libertadores no sería de Nacional sino de Racing.

Así y todo, no hubiera cambiado el concepto del análisis. Más allá del triunfo por 2 a 1 frente al osado Estudiantes de Mérida, Racing necesita mucho más para sostener su ilusión continental.

Le costó horrores vencer a los venezolanos y aunque terminó ganando con la pelota parada del paraguayo, su nivel es opaco. Por eso terminó segundo, con los mismos puntos que los uruguayos, pero peor diferencia de gol. No alcanzará, entonces, con un afortunado sorteo para superar los octavos de final, instancia en la que podría enfrentar a River o Boca. Deberá mejorar el funcionamiento.

Racing jugó con una nube en la cabeza. Y ese penal que erró Héctor Fértoli, resbalándose y sin la misma suerte que Martín Palermo hace 20 años contra Platense, fue testimonial.

Cunha cobró mano de Galileo Del Castillo después de un rechazo de su compañero Marrufo. Pero justo el Rayo, como apodan al santafesino, falló en una noche tormentosa. Le pegó con ambas piernas y dilapidó la mejor chance del primer tiempo.

En definitiva, la Academia terminó mal cada una de las jugadas que generó en esa etapa. Y el peligro que fabricó fue un producto del desequilibrio individual y no tanto del juego colectivo. El equipo se mostró intenso, tuvo en su poder la pelota, pero poco claro en la elaboración. No estuvo preciso en tres cuartos de cancha, mucho menos cuando pisó el área visitante.

Y si el penal que erró Fértoli resultó increíble, qué decir del remate de Melgarejo por encima del travesaño. Miranda cambió de frente, Augusto Solari llegó exigido al fondo, pero metió la pelota en el corazón del gol, Fértoli jugó hacia atrás y el paraguayo desperdició una situación nítida.

Sorprendió la postura de Estudiantes de Mérida. Lejos de refugiarse en su campo, se plantó con mucha gente en ataque. Presionó alto, trató de recuperar la pelota y cuando lo logró, fue agresivo. Comprometió, especialmente, a espaldas de Marcelo Díaz. Sin embargo, a excepción de un rebote que dio Arias y no terminó en penal porque José Rivas estaba en offside, casi no inquietó.

Beccacece demoró los cambios, pero fueron decisivos. Entraron Matías Rojas y Lisandro López. Y Racing encontró esa lucidez que necesitaba en su emblema. Tirado atrás, Licha conectó líneas. Y asistió a Melgarejo en el primer gol. El paraguayo sacudió de zurda y le dobló la mano a Araque, que no cubrió bien el primer palo.

Entonces Racing mostró otra deficiencia: el juego aéreo defensivo. Henry Plazas anticipó a Sigali y cabeceó en las narices de Arias, que no salió. Recién después ingresó Garré. Hubo una ráfaga, sobre todo cuando se desprendió Mena por la izquierda. Hasta que Christian Rivas bajó a Melgarejo y su compatriota la clavó en el ángulo con un fantástico tiro libre.

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Lana SatorDescubren una base soviética abandonada con más de mil tanques, aviones y helicópteros olvidados
Ver anteriores