Mundo

VenezuelaNicolás Maduro adelantó la Navidad para sofocar el descontento

Maduro, en un acto en el Palacio de Miraflores Fuente: AFP

Ordenó que las fiestas empezaran un mes antes y repartió dinero para evitar un efecto contagio de la región. “Gaitas, bailes y villancicos” en plena crisis humanitaria

«¡Arrancamos las Navidades adelantadas y felices en el espíritu de Cristo!». La luz navideña se prendió en Venezuela tras la orden presidencial, incluida la Cruz del Ávila sobre Caracas, un mes antes de lo tradicional. A la misma hora, el apagón de casi todos los días dejaba a oscuras varias zonas del municipio caraqueño de El Hatillo. El 90% de la población padece la crisis de la luz y también del agua, según la última encuesta de Consultores 21.

Ajeno a la realidad y al frente de la segunda dimensión bolivariana, Nicolás Maduro decretó el inicio caprichoso de una Navidad que nadie celebra en Venezuela. Anuncio pintoresco en un país abatido social y económicamente, que forma parte del plan ideado por el chavismo para inmunizarse ante el efecto contagio de las protestas en la región.

Nicolás Maduro

@NicolasMaduro

Iniciamos las navidades 2019 con un pueblo victorioso, que tiene derecho a la Paz y a la felicidad. Serán dos meses de gaitas, bailes, villancicos y de una profunda espiritualidad. ¡Viva la Alegría y la Unión de Venezuela!

Además de las «Navidades felices», como se denominan, herederas directas de la «Chavidad» inventada por Hugo Chávez, la revolución ha desplegado una batería de acciones para apaciguar los ánimos: persecución política y amenazas contra diputados y contra el entorno del autoproclamado presidente Juan Guaidó, además del manejo de las negociaciones con grupúsculos opositores para profundizar las diferencias entre los sectores políticos antichavistas. El viaje a Bakú, la capital de Azerbaiján, para entregar la presidencia de los Países No Alineados y las revueltas continentales se han confabulado para provocar la euforia presidencial.

«Nos emociona que los pueblos en las calles digan ‘constituyente’. Sabemos que es el camino de América Latina», confesó emocionado el «hijo de Chávez», que en 2017 impuso una Asamblea Constituyente para bloquear al Parlamento democrático.

Una cosa es el plan bolivariano y otra, muy distinta, la realidad. «¿Navidad? Aquí no tenemos nada que celebrar, ni siquiera tenemos esperanza», resume la quiosquera Alsira G. en el barrio caraqueño de Santa Mónica, clase media que subsiste a la caza de los billetes verdes norteamericanos en un país dolarizado. Hasta las hallacas, el plato navideño favorito, se comprarán este año con dólares.

Sabedor de la importancia de las tradiciones, Maduro ya anunció una inversión de más de 12 millones de dólares para la importación de perniles de jamón, otra de las liturgias gastronómicas de los venezolanos. Entre 2015 y 2018 el «presidente pueblo» ha fallado estrepitosamente en la distribución navideña de los perniles, al acusar a Estados Unidos, Colombia y hasta al gobierno de Portugal de su propio naufragio.

El líder chavista también anunció la entrega del bono «Venezuela Victoriosa» para los «patriotas» que tienen el carnet de la patria, herramienta de control social y político. Los elegidos recibirán 75.000 bolívares, que no llega a cuatro dólares al cambio actual.

Rebeldía

Maduro intenta, una vez más, anestesiar la realidad mientras en paralelo fustiga cualquier signo de rebeldía. «A los guarimberos [protestantes] guaidosistas [seguidores de Guaidó] lo que les queda es la cárcel», advirtió a la vez que animaba las sublevaciones en Ecuador y Chile. La paradoja va más allá: denuncia sin sonrojo la «represión» de sus enemigos Sebastián Piñera y Lenín Moreno mientras aplaude la mano dura contra los opositores en Bolivia.

La misma con la que se emplean sus distintos poderes en el país. El diputado Juan Pablo Guanipa pasó a la clandestinidad tras ser acusado de ocho delitos y convertirse en el parlamentario número 20 a quien se arrebata de forma ilegal su inmunidad. La batería de acusaciones es muy bolivariana: traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones e instigación pública a la desobediencia de las leyes y al odio.

Guanipa es el líder opositor en el estado petrolero de Zulia, que vive más cerca de la Edad Media que del siglo XXI. Esta región fronteriza con Colombia sufre apagones constantes, un calvario eléctrico que se multiplicó desde marzo y que incluye racionamientos por horas y bajones de energía. Las fallas son continuas en el servicio del agua, los teléfonos funcionan a duras penas y las colas kilométricas ante las gasolineras se llevan días de paciencia. Las pocas industrias que trabajan lo hacen como si se tratara de servicios mínimos y los comercios muestran sus escasas mercancías solo unas horas al día.

Un panorama apocalíptico que supera con mucho las realidades que han provocado protestas en otros países de la región, pese a que estas se repiten a pequeña escala todos los días. La encuesta de Consultores 21 revela que el 81% de los venezolanos creen que hay razones, y muy sobradas, para protestar.

Y muchos lo hacen. Esta semana las enfermeras en huelga fueron reprimidas por los paramilitares chavistas, armados y dispuestos a disparar para mantener la paz que predica el gobierno. El paro de los profesores fue seguido en el 85% de las escuelas, lo que ha provocado que el oficialismo confeccione la lista de los maestros rebeldes. A simple vista, ni un solo rastro de la rumba (fiesta) prometida por el presidente venezolano.

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

La QueseraUna iglesia salteña fue declarada Monumento Histórico Nacional
Ver anteriores