Nacionales

A los 52 añosMurió Fabián Tomasi, símbolo de la lucha contra los agrotóxicos

Fabián Tomasi

Ocurrió este viernes en la localidad entrerriana de Basavilbaso. Trabajó durante años en una empresa de fumigación aérea con agroquímicos.

Su lucha contra los agrotóxicos trascendió a nivel mundial.

Tomasi tenía 52 años y había sido internado hace cinco días por una neumonía, pero padecía desde hacía varios años una polineuropatía tóxica metabólica severa que le habría causado una disfunción de una parte del sistema nervioso, según informó la prensa local.

Es protagonista del libro “Envenenados” del periodista y escritor Patricio Eleisegui, Además, su historia se conoció en todo el mundo gracias al registro fotográfico de Pablo Piovano.

Tomasi había empezado a trabajar con agroquímicos en el año 2005 para una empresa de fumigación aérea, y su tarea, según él mismo contó en varias entrevistas, era abrir los envases que contenían sustancias químicas –entre las que había glifosato–, volcarlo en un recipiente de 200 litros de agua, y enviarlo por una manguera hacia la aeronave para que rociara los campos sembrados con soja.

En una entrevista contó: “Era verano, trabajábamos en pata y sin remera, y comíamos sándwiches de miga debajo de la sombra del avión que era la única sombra que había en las pistas improvisadas en el medio del campo. La única instrucción que yo recibí fue hacerlo siempre en contra del viento, así los gases no me afectaban”.

En tanto, este viernes, tras enterarse de la muerte de Tomasi, y para despedirlo, Patricio Eleisegui, el autor del libro, escribió en su cuenta de Twitter: “Falleció Fabián Tomasi. En Basavilbaso, Entre Ríos. Historia clave de mi libro Envenenados, los agrotóxicos minaron su salud hasta este final. Se va un símbolo de la lucha contra las fumigaciones. Alguien determinante a la hora de entender este modelo que mata”.

Etiquetas

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores