Mundo

Beresheet Fracasó el alunizaje de Israel: se estrelló la sonda

La sonda israelí Beresheet no pudo alunizar con éxito, informó la Agencia Espacial de Israel en su cuenta oficial de Twitter. «El motor principal de Beresheet falló. La sonda no pudo alunizar con éxito y parece haberse estrellado contra la superficie lunar», indicó el organismo.

Estaba estipulado que Beresheet alunice alrededor de las 16 (hora de la Argentina). La misión espacial no había registrado problemas hasta el intento de alunizaje, con el que Israel esperaba convertirse en el cuarto país en desembarcar en el único satélite natural de la Tierra, luego de los Estados Unidos, Rusia y China.

La misión, dirigida por el profesor Oded Aharonson del Instituto Weizmann, y de la que también participó el ingeniero argentino Diego Saikin (quien diseñó el software de simulación de la nave) había demorado 8 años de trabajo en tierra, tuvo un costo de 100 millones de dólares y fue mayormente financiada con aportes privados provenientes de la organización SpaceIL.

«Si no se tuvo éxito en la primera, hay que intentarlo de nuevo», dijo el primer ministroBenjamin Netanyahu, quien estaba a la mano para asistir a lo que los organizadores confiaban sería una celebración

Beresheet medía 2 metros de diámetro y pesaba poco más de media tonelada. La nave llevaba en su interior una cápsula con poemas de escritores israelíes, dibujos de niños, el testimonio de un sobreviviente del Holocausto e información sobre toda la humanidad. Tenía como propósito estudiar el campo magnético de la Luna. Y estaría activa sobre la superficie lunar algunos días, hasta que agote su energía.

La sonda había despegado con éxito al espacio el 22 de febrero a bordo de un cohete Falcon 9 de la compañía SpaceX, desde Cabo Cañaveral, Florida.

Etiquetas

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores