Locales

Llevaba tres meses enfermaFalleció la empleada del hospital Del Milagro que contrajo meningitis

Se trata de Mery Sánchez. La familia de la mujer no pudo lograr que el IPS le entregara los medicamentos que requería ni que se notifique desde el nosocomio a la ART.

El domingo, El Tribuno daba cuenta de la situación que estaba viviendo la familia de Mery Sánchez, una empleada del hospital Del Milagro a la que internaron por una úlcera pero contrajo meningitis. En aquel momento Mery, que ya llevaba tres meses enferma, había sido derivada a terapia intensiva del mismo nosocomio donde contrajo la enfermedad. Ayer, su familia comunicó la triste noticia: Mery falleció a la 0.30 y su familia fue notificada dos horas después de su deceso.

“El certificado de defunción dice que mi hermana murió por un paro cardiorrespiratorio, luego de padecer una meningitis, para la cual no tuvo el tratamiento que correspondía”, contó Yolanda Giménez, hermana de Mery.

Durante un breve diálogo con este medio, Yolanda destacó que durante estos últimos días no se logró ningún avance con respecto al tratamiento que debía recibir su hermana. “En el hospital los médicos no nos dicen nada, solo hay maltrato”, expresó la mujer que contó sobre las cientos de puertas que su sobrina, la única hija de Mery, tocó para poder conseguir el medicamento que su madre requería.

El 25 de septiembre los médicos les indicaron a los familiares de Mery que debían suministrarle cuatro ampollas diarias de Anfotericina Liposomal durante 14 días. Es decir un total de 56 ampollas, cuyo valor de mercado es de once mil pesos cada una. Esto totaliza un monto de $616.000, imposible de afrontar por la familia.

Con la receta en mano, Silvia, hija de Mery, se dirigió a la obra social IPS donde le dijeron que la receta no tenía la historia clínica correspondiente que especifique por qué era vital esta medicación que ellos no cubren. La receta e historia clínica debía tener la firma de su médica de cabecera, pedido que no se logró.

Mientras los días corrían y la salud de Mery se deterioraba, Silvia tuvo en cuenta que el virus que su madre había contraído circulaba en el hospital, por lo que se podía considerar que se trataba de una dolencia relacionada con la actividad laboral y debía ser cubierta por la ART. Así fue que Silvia se dirigió a un abogado de ATE, con la historia clínica de su madre, para que este realice el pedido correspondiente a la dirección del hospital. Nunca obtuvo una respuesta.

El triste final

Así Mery recibió una medicación alternativa, sobre la cual los profesionales médicos advirtieron que iba a deteriorar a la paciente. “El viernes mi hermana estaba mal pero todavía consciente. Incluso los médicos le comunicaron que iban a tener que hacer diálisis. Esto quiere decir que los riñones ya no le funcionaban”, expresó Yolanda entre lágrimas.

La mujer recordó que su hermana era auxiliar administrativa desde 2012 en la Secretaría de Micología del Hospital Señor del Milagro.

“Allí realizaba el lavado de pipetas y tubos de muestras, incluso sin material de protección descartable. Ellos (el hospital) sabían que esto estaba pasando. Mery ingresó al hospital con una trombosis en la pierna, le dieron de alta y a los días tuvo una descompostura. Nunca más salió Del Milagro”, recordó Yolanda.

En medio del dolor, la familia de Mery despidió ayer sus restos y adelantó que no dejará que esto quede en silencio. “A nadie le importó la vida de mi hermana. No podemos dejar que todo su dolor y el abandono que sufrió -luego de tanta entrega a su trabajo- quede en nada”, aseguró la mujer que cuenta con la toda la documentación, certificados y estudios médicos sobre el padecimiento de Mery en estos tres últimos meses de vida.

Etiquetas

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores