Política

Visita de Estado y apoyoEn plena campaña electoral, Jair Bolsonaro llega para reunirse con Mauricio Macri

Lo acompañan al menos siete ministros y otros funcionarios de su gabinete. Temas estratégicos para ambos países en la agenda

Que Jair Bolsonaro haga una visita de Estado a la Argentina en plena campaña electoral es un hecho atípico en la política, salvo contadas excepciones como en este caso. El mandatario brasileño aterrizará este jueves en Buenos Aires con al menos siete ministros y otros funcionarios de su Gabinete no sólo para corresponder el viaje de Mauricio Macri a Brasilia del 16 de enero pasado, sino también con una clara señal de apoyo a la gestión Cambiemos.  

Los mensajes de Bolsonaro de las últimas semanas parecieron sincronizados con su aliado Donald Trump: a veces dando nombres y otras no, afirmaron ambos que una vuelta del kirchnerismo al poder en Argentina será un regreso al populismo que Washington y Brasilia comparan con la Venezuela chavista.  

Un punto central de este encuentro entre estos dos impulsores del libre comercio en la región es que quieren cerrar en los próximos meses el TLC entre el Mercosur y la Unión Europea. Sería un acuerdo político en principio que, en Bruselas como en Sudamérica, dan casi ya por cerrado para después completar detalles económicos en los que difirieron durante años.

Y para eso, Argentina y Brasil -principales socios de la unión aduanera del Cono Sur- deben ajustar otras cuestiones: sus ministros ya negocian como bajar la tasa del Arancel Común Externo del Mercosur.En términos de un libre comercio, está en un promedio un 14% y se la considera alta, la idea es llevarla a un promedio del 5 y 6 por ciento a largo plazo. Pero todo ello está en discusión.  

La agenda de Bolsonaro en el país -es su primera visita, cosa atípica siendo brasileño- será maratónica. Su encuentro con Macri será a las 11 de la mañana en la Casa Rosada -previa ida con el canciller Jorge Faurie hasta la Plaza San Martín para hacer una ofrenda floral en el Monumento al Libertador que dio su nombre al parque-.

Bolsonaro tendrá que cumplir con todos los pasos de una visita de Estado. Debe reunirse con Macri como poder Ejecutivo, con los presidentes de las dos cámaras del Legislativo -Gabriela Michetti y Federico Pinedo por el Senado y Emilio Monzó por Diputados-, y con el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz. 

Para facilitar los movimientos -habrá además protestas contra su visita en las calles-, gran parte del protocolo con los poderes de la Nación tendrán lugar en Gobierno. Con cordón de Honor y Fanfarria, Macri y la primera dama Juliana Awada recibirán a Bolsonaro y su esposa Michelle sobre la explanada de la calle Rivadavia.

Tras la foto oficial, los mandatarios se reunirán a solas. Por la Argentina solo participarán el jefe de Gabinete de ministros, Marcos Peña; el canciller Jorge Faurie, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo.

Bolsonaro y Macri no contestarán preguntas de la prensa este jueves. Sólo harán una declaración oficial. A la tarde, el mandatario brasileño firmará acuerdos de Defensa con los ministros Fernando Azevedo y Oscar Aguad en la embajada de su país.

Luego, en el hotel Alvear, estará cara a cara con los principales empresarios argentinos que tienen vínculos con Brasil. Lo organizaron el ministro de la Producción Dante Sica y el secretario de Relaciones Internacionales de la Cancillería, Horacio Reyser. Empezando por Daniel Funes de Rioja de Copal; Miguel Acevedo, de la UIA, y Daniel Pellegrina de la Sociedad Rural, estarán presentes dirigentes de distintas cámaras y empresas como Techint, Pan American, IRSA, Globant, Mercado Libre, Arcor, Aluar, Fiat, Toyota y algunas mas. 

La de Brasil y Argentina son dos economías fuertemente ligadas. Macri ya termina su gobierno con un reordenamiento en lo macro, pero una recesión que no cesa y golpeó tanto a los empresarios como al consumidor. Y en los tres meses de gestión de Bolsonaro, la recesión brasileña aumentó y sigue sin poder debatir en el Congreso las reformas que prometió. 

Este miércoles, en un encuentro empresarial en Brasil y antes de la cita presidencial en Buenos Aires, el vicepresidente de Bolsonaro, Hamilton Mourao, dijo que su país confiaba en Macri, aunque no haya podido realizar las «reformas necesarias».

Dijo: “Fue tímido, fue despacio en eso. Perdió el paso, pero es aquel en el que todavía confiamos». Para Mourao, «parece que es difícil para él vencer las elecciones en el actual momento. Nos preocupa el regreso del kirchnerismo a Argentina, lo que puede representar problemas de relacionamiento con nuestro país».

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Google Maps captó a una pareja teniendo sexo al costado de la ruta en Taiwan
Ver anteriores