Policiales

Línea 2GDetenido por filmar a colegialas por debajo de las polleras en un SAETA

Ocurrió en una unidad de la línea “2G” y la maniobra fue advertida por la chofer del micro, quien facilitó la detención del sujeto, de 53 años.

Se trata de una modalidad, conocido en Estado Unidos y Europa como “Upskirting”. El acusado, quien reside en barrio Autódromo y adujo ser contratista, quedó al descubierto cuando el viernes a la tarde, en el pasillo de una unidad de la línea “2G”, filmaba desde atrás y por debajo de la pollera a una estudiante de 16 años.

El padre de la menor, según lo informado a este medio, denunció este hecho y el caso se encuentra en manos de la justicia. Según lo relatado por la menor, quien acude a la escuela Arturo Illia, el viernes, tras salir del establecimiento en horas de la tarde, se dirigió a la esquina de las calles Itunzaingó y Urquiza, a fin de tomar el colectivo en una para de esa zona.

 
La joven indicó que abordó el micro y, cuando ya se hallaba por inmediaciones del barrio El Manjón, la chofer del colectivo la llamó y le advirtió que el sujeto que estaba parado detrás a su espala, había estado filmándola con su teléfono celular,acción que la menor, según dijo, no advirtió.
 
Otros pasajeros, en tanto, también fueron testigos de la maniobra de este degenerado. La chofer alertó a la policía, mediante el uso del botón antipánico, pero como ningún patrullero respondió, decidió dirigirse hasta la dependencia policial de barrio Autódromo.

Tras poner al tanto a los policías de lo sucedido, el sujeto fue detenido y quedó a disposición de la justicia, como así también se le secuestró el teléfono celular utilizado. La policía identificó al acusado como J. R., de 53 años.

La policía no descarta que este sujeto haya realizado otras filmaciones similares, tanto en esta línea de colectivo o en otras, hecho que ahora se investiga a fin de poder conocer más pormenores respecto al accionar de este individuo.
 
El “Upskirting”, según los antecedentes existente, ya fue legislado y se encuentra penado en países como Escocia y Estados Unidos, mientras que en otros estado, como Inglaterra, aún no cuenta con una legislación penal específica, al igual que en nuestro país.