Política

Alerta por la pandemiaCoronavirus en Argentina: tras el reclamo de la oposición, el Gobierno confirmó la compra de 200 mil test rápidos

Lo habían pedido varios diputados, pero la Rosada se resistía por la mala experiencia de España con una partida de China. Llegarán al país en los próximos días. Serán complementarios a los estudios del Malbrán.

Lo reclamaba la oposición y, hasta la semana pasada, el Gobierno se oponía con argumentos científicos. Pero todo cambia y más en tiempos de crisis: finalmente, luego de varias idas y vueltas, y pese a la resistencia inicial del ministro de Salud, Ginés González García; la administración de Alberto Fernández confirmó que avanzó con la compra de 200 mil test rápidos de coronavirus.

La decisión generó sorpresa porque la Casa Rosada parecía decidida a resistir los cuestionamientos de la oposición de realizar pruebas «rápidas» masivas, por entender que la técnica que utilizan estos test no arroja resultados confiables. Y, sobre todo, porque en las últimas horas, como anticipó Clarín, el Gobierno consiguió más de un millón de reactivos de PCR para que utilicen el Instituto Malbrán y la red de laboratorios que capacitó en todo el país.

Hasta el momento, la Argentina se mantiene entre los países que menor cantidad de test en el mundo hicieron desde que el coronavirus fue declarado una pandemia mundial

Hasta este miércoles, se hicieron apenas 5651 test, un número ínfimo respecto a Suiza, el país que más estudios hace, que ostenta un promedio de 8 mil cada un millón de habitantes; España (7.600) ó Corea del Sur (7 mil). El martes, por caso, en la Argentina se hicieron apenas 808 test; y el miércoles fueron incluso menos: 526.

Sin embargo, el Gobierno asegura que en los próximos días, cuando se termine de aceitar el circuito con los 51 laboratorios en todo el país que trazó para descomprimir al Malbrán; el número de testeos crecerá exponencialmente. Y también lo hará, según prevén, la cantidad de casos detectados. De hecho, González García admitió este miércoles que la cifra de casos reales (1054 al día miércoles) es «mucho más grande» que la que arrojan los datos oficiales.

Por este motivo, distintos dirigentes de la oposición insistieron en reclamar la puesta en marcha de un plan concreto para que se hagan más tests.

«Insisto, urgente se tiene que poner en práctica un protocolo de testeo rápido y masivo de COVID-19 coordinado por el Ministerio de Salud, articulando con nación, provincia y municipios», pidió el diputado nacional Eduardo «Bali» Bucca, jefe del interbloque Federal, en su Twitter.

«Todos coincidimos en lo importante de la cuarentena, pero no se puede negar un protocolo de testeo masivo. Hay que ganar tiempo», agregó a Clarín.

Su par radical Luis Petri, instó a «imitar las buenas experiencias de Corea y Alemania», donde se aplicó ese método y recomendó «adquirir kits rápidos que son más económicos y fácilmente operables». «Las pruebas de PCR requieren insumos sofisticados y recursos humanos altamente especializados», planteó. 

Para reforzar el stock de 57.500 reactivos que ya comenzó a repartir en todo el país, encargó otros 500 mil que llegarán en las próximas semanas.

Y en las últimas horas, según pudo confirmar este diario con altas fuentes de Salud, se agregaron otros 620 mil que fueron donados por empresas internacionales, laboratorios y otros países. Curiosamente, una parte de esos test comenzará a estar disponible a partir de este fin de semana. 

Este paquete de reactivos -un total de 1.177.500- le daba tranquilidad al Gobierno para desechar las críticas opositoras. Ponía como ejemplo la fallida experiencia de España, que debió devolver una partida de miles de reactivos a China por groseras fallas en los diagnósticos. Y también contaba con el respaldo de representantes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que la semana pasada a través de una videoconferencia reiteró que los tests rápidos no son confiables y que tienen «una sensibilidad que ronda el 30 por ciento». 

Pero el propio González García confirmó la operación en su diálogo con los diputados. «Ahora sí compramos los reactivos rápidos, pero (que son) lentos. De esos nos llegan 200 mil en diez días», anunció. Fuentes de Presidencia hicieron una corrección al ministro: indicaron que no se trató de una compra sino de una donación de China, y atribuyeron la discrepancia a un error de expresión del ministro.

A la vez, aseguraron que «no son los mismos del escándalo en España» pero que de todos modos la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) los probará antes de ser utilizados. Y negaron que sea una concesión al pedido opositor: «La donación estaba prevista desde antes», dijeron. Aunque nadie la había oficializado y el discurso oficial señalaba que no se iban a implementar en la Argentina.

Con todo, González García aclaró que «van a ser para investigación de circulación epidemiológica» porque, según explicó, «no se le puede decir a un señor que espere 7 ó 8 días a ver si es positivo o no».

Parece una contradicción, porque los test de PCR -considerados lentos- demoran 48 horas; pero no lo es: sucede que los reparos que tienen en el Gobierno al uso del test denominado «rápido» se mantienen porque, como se basa en la detección de anticuerpos, si el contagio es reciente, probablemente el coronavirus no sea detectado en el estudio y arroje como resultado un «falso negativo».

Por eso, como el período de incubación del virus puede extenderse más de una semana, para Salud esos tests terminan siendo «lentos». 


CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android


Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

AstronomíaLa NASA descubrió un extraño y gigantesco planeta que no debería existir
Ver anteriores