Nacionales

Juicio en La RiojaCésar Milani cerró su declaración con una afectuosa carta de Hebe de Bonafini, a la que le gritaron “traidora”

El ex general de Ejército durante el Gobierno de Cristina Kirchner agradeció el apoyo de la Madre de Plaza de Mayo. Una integrante de ese espacio le gritó “traidora” y la echaron de la sala.

El ex jefe del Ejercito durante el Gobierno de Cristina Kirchner,César Milani dio este viernes una extensa declaración en el juicio en el que se lo acusa de haber cometido crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar y cerró su exposición con una afectuosa carta de la Madre de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini, a la que una integrante de esa asociación le gritó «traidora», según  publicó Clarín.

«Mientras ellos no eran abogados y quizá muchos estaban en pañales o no habían nacido, había unas señoras hace muchos años dando vueltas en la Plaza de Mayo. Una de ellas (Hebe de Bonafini), que conoce esta causa, la circunstancias políticas y conoce los antecedentes y mi descargo, me escribió», sostuvo Milani.

«Querido César, gracias por tu carta, hijos y nieta. Todo fue un regalo. Sé que no es fácil el encierro pero cuando un hombre es libre como vos no existen los muros. Un abrazo. Hebe de Bonafini», leyó, con la voz entrecortada, Milani.

En ese momento una mujer mayor que estaba entre los familiares de Pedro y Ramón Olivera, presuntas víctimas de tortura del ex jefe militar, gritó «traidora», en alusión a Bonafini.

El juez pidió de inmediato que la saquen de la sala, y enseguida una hermana de Olivera gritó que no la podían echar porque «es una Madre de Plaza de Mayo».

«No voy a tolerar ningún tipo de manifestación, de lo contrario las próximas audiencias las vamos a hacer sin público», cerró el juez.

Etiquetas

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores