Economía y Negocios

Retraso tarifarioAntes de fin de año habría otro aumento de los combustibles

Tras la suba de ayer, los expendedores dicen que aún hay un retraso tarifario de 6 a 7%.En dos semanas se actualizarán dos impuestos y podría implicar una suba de 3%.

Con los primeros pasos de la reactivación de todos los rubros económicos, el reacondicionamiento de tarifas también arrancó y esta semana lo hizo con el aumento de los combustibles. La estatal YPF hizo la punta con un promedio de 2,5% para todo el país, el cual fue seguido en cuestión de horas por las otras petroleras. Sin embargo, la pantalla de tarifas se quedará quieta apenas por unos días ya que todo hace prever que antes de que este 2020 se termine naftas y gasoil volverán a subir.

Los expendedores de combustibles aseguraron ayer que los precios de las naftas «están atrasados» y deberían aumentar entre 6 y 7% el mes que viene.

Así lo indicó el gerente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (CECHA), Guillermo Lego, tras la decisión de YPF de aumentar, desde ayer, los precios de los combustibles que comercializa en todo el país y que con el correr de las horas se sumaron otras petroleras a la remarcación de sus pizarras.

«Faltan aumentos de acá a fin de año. De mantenerse estables las cosas, en términos generales deberíamos subir un 6 o 7%, pero no va a suceder esto. Posiblemente en diciembre haya un aumento similar a éste y no sé si habrá un retoque impositivo», sostuvo el dirigente.

«El incremento arrancó este lunes con YPF y seguirá con el resto de las petroleras», estimó durante la mañana de ayer Lego, quien consideró necesarias a esas subas, por entender que los precios «están atrasados».

En ese sentido, explicó: «Las empresas han firmado acuerdos salariales, con lo cual también se incrementó el costo laboral. Y otro problema que hay es que en promedio, el país está vendiendo un 65% de lo que se vendía normalmente» antes de la pandemia. Para el empresario, el sector combustibles «no se ha recuperado aún y todavía no tenemos una visión de recuperación a futuro».

Carga tributaria

El incremento que aplicaron ayer las petroleras se originó en una decisión comercial y no por el impacto del impuesto a los combustibles líquidos, algo que sucederá a partir del 1 de diciembre. Es por ello que ayer, a las pocas horas de remarcar las pizarras, ya se auguraba un nuevo aumento antes de finalice este 2020.

Por la pandemia de coronavirus el Gobierno había postergado la actualización de los impuestos que gravan a los combustibles hasta el 1 de octubre. Sin embargo, el Poder Ejecutivo decidió posponer el impuesto a los combustibles líquidos (ICL) y el impuesto al dióxido de carbono (IDC), ambos con impacto en el precio de los surtidores, hasta el 1 de diciembre.

Mediante un decreto que lleva la firma del presidente Alberto Fernández, del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se estableció que dadas «las circunstancias actuales y la necesaria estabilización de los precios ameritan que la actualización del primer trimestre de 2020 surta efectos desde el 16 de octubre de 2020, inclusive y que toda otra actualización se suspensa hasta el 1 de diciembre de 2020».

En ese contexto lo que queda asegurado es que si no hay una nueva norma que establezca una extensión de la prórroga ya establecida, los consumidores deberán comenzar a hacerse a la idea de un nuevo ajuste del valor del litro de los combustibles en los próximos días.

¿Cuánto podría aumentar la nafta y el gasoil una vez que se haga efectiva la actualización impositiva dentro de dos semanas? Según consultoras, la medida podría provocar aumentos de 3,3% y 2,3 % sobre los precios de las naftas y el gasoil en la Ciudad de Buenos Aires.

«De concretarse dichas actualizaciones, y dada la fijación del precio del petróleo crudo establecida en el Decreto 488/2020, las mismas podrán ser trasladadas al precio de surtidor o absorbidas por el margen de refinación de las compañías, afectando su caja y su desempeño», detalló el informe que elaboró la consultora Energy Consilium, dirigida por el exministro de Energía durante el macrismo Juan José Aranguren.

Shell subió sus precios casi 3%

La petrolera Raizen subió ayer un promedio de 2,96% los precios de los combustibles que comercializa a través de la marca Shell, luego de que ayer YPF anunciara un incremento de 2,5% promedio a nivel país, y se espera que la empresa Axion se sume en las próximas horas.
De este modo, el precio de expendio por litro en la ciudad de Buenos Aires para la V-Power nafta pasó de $ 72,74 a $ 74,90 (+2,97%), para la Nafta Súper de $62,64 a $ 64,56 (+3,07%), para la V-Power Diesel de $68,89 a $ 7,81 (+2,79%) y para la Fórmula Diesel de $ 59,99 a $ 61,79, un incremento del 3%.
Según confirmaron fuentes del sector, Axion todavía no ajusto sus precios, más allá de que dieron por hecho que también implementará un ajuste en las próximas horas.
Puma y Gulf, dos actores chicos en el mercado de combustibles, incrementaron sus precios con el primer minuto del lunes, en línea con la decisión de YPF.
Ayer a la madrugada la petrolera de mayoría estatal YPF definió un incremento del 2,5% promedio de sus combustibles a partir del primer minuto de la jornada, aunque en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la suba promedio fue del 2,85%.
“Este aumento se encuentra en línea con la decisión de ir recortando brechas entre la Capital Federal y el resto de las provincias”, afirmó la compañía a través de un comunicado.
El de ayer fue el cuarto aumento que registra el sector en el precio de los combustibles, cuya última suba se había producido el 16 de octubre y fue de un 3,5% promedio.
En esa oportunidad la suba respondió al aumento de los valores en el impuesto a los combustibles líquidos (ILC), el Impuesto al dióxido de carbono (IDC) y los biocombustibles.

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Italia: la espectacular erupción del volcán Etna
Ver anteriores