Deportes

Copa SudamericanaRacing armó su fiesta en Avellaneda: goleó a Bragantino de Brasil y mantiene su arranque perfecto en la Sudamericana

El equipo de Gustavo Costas ratificó la victoria en el debut en Paraguay con un contundente 3-0 ante su gente. Maravilla Martínez volvió a hacer un gol: lleva 13 en 15 partidos con la Academia.

El cancionero de la tribuna despliega un estribillo que nació en 2001, un año negro para la Argentina, pero reivindicatorio para Racing. “Hoy no podés perder, tenés que dar la vuelta”, entonaban los hinchas “de la cabeza”. Estaban desatados, y no es para menos. Porque el triunfo ante Bragantino, en definitiva, reunió todos los condimentos: volumen de juego, despliegue, dominio agresividad y una goleada que no admite discusiones.

Fue la segunda victoria consecutiva en la Copa Sudamericana y el mejor partido del ciclo de Gustavo Costas. Por el rival, por la coyuntura del torneo internacional y porque aquí, en el Cilindro, había dejado muchos puntos en la Copa de la Liga.

Volaron los jugadores celestes y blancos en el primer tiempo. Mostraron un compromiso y una intensidad que redujeron a la mínima expresión a Bragantino. Y fue tan sólida la actuación de Racing al cabo de los primeros cuarenta y cinco minutos que quedó demasiado corto el resultado.

Con ocho bajas, entre ellas Juan Fernando Quintero que tuvo que viajar a Colombia por un problema familiar, Gustavo Costas tuvo que trabajar en otro esquema y elegir distintos intérpretes. Sin la elaboración que suele darle el enganche paisa, optó por un 3-4-3 en el que priorizó la velocidad, el golpe por golpe, aunque los brasileños no pudieron contestar. Y desde el amanecer del partido, se puso en ventaja.

No habían pasado 120 segundos cuando Adrián Martínez se vistió de asistidor, jugó largo para Maximiliano Salas, el delantero picó al vacío, corrió hasta quedar cara a cara con Cleiton y definió de zurda. Provocó una explosión en las tribunas y fue apenas una muestra gratis del gran rendimiento que estaba por venir.

Con la ventaja conseguida bien temprano, la Academia no retrocedió. Por el contrario, continuó con su dominio, sometiendo a un adversario que buscó ser profundo con sus laterales, pero casi no inquietó a Gabriel Arias. Podía verse frustrado a Pedro Caixinha en el banco, agitando sus brazos, casi impotente ante la supremacía local.

Foto MARCELO CARROLL - CLARIN Foto MARCELO CARROLL – CLARIN

Racing tuvo en Marco Di Cesare un futbolista que cumplió la doble función de ofrecerse como salida y transformarse en un muro en el área propia. Agustín Almendra desplegó todo su talento y se corporizó en el futbolista más cerebral. Facundo Mura y Gastón Martirena rompieron por afuera. No obstante, el mejor de todos fue Salas.

No sólo por su ritmo infernal; también, por los recursos que mostró con la pelota. Dos veces dejó a Maravilla de frente al arco. Primero, con un globo, pero Martínez falló, remató muy alto. En la segunda ocasión, el goleador no perdonó. Fue partícipe intelectual Almendra, con una gran recuperación a la salida del círculo central.

Bragantino, que se había exhibido muy tibio en el primer tiempo, salió vigorizado en el arranque del complemento. Caixinha hizo dos movimientos de entrada. Ingresaron Herny Mosquera y Gustavinho. El colombiano se volcó por la izquierda y comenzó a aguijonear la espalda de Gastón Martirena. Y generó una situación muy clara, enganchando en el vértice derecho del área. Su remate encontró una buena respuesta de Arias. Al ratito, llegaron dos tiros de esquina cerrados de Juninho Capixaba que el arquero neuquino que ataja en la Selección de Chile despejó con los puños cuando parecían terminar en sendos goles olímpicos.

Racing se paró de contragolpe. Esta vez, lejos de Arias. Y si bien los brasileños empujaron, no se refugió tan atrás. Entonces, cada vez que recuperaba la pelota, con Bragantino lanzado, hallaba espacios para la réplica. Siempre con Salas como punto de partida, claro. Y tuvo un par de posibilidades que desperdiciaron. Maravilla encaró a todo vapor desde mitad de cancha y cuando pisó el área, asistió a Salas, pero su disparo no terminó en el tercero porque cruzó abajo Douglas Mendes. Más tarde, Solari abrió para Salas, que sacudió de zurda, pero estuvo brillante Cleiton.

Foto MARCELO CARROLL - CLARIN
Foto MARCELO CARROLL – CLARIN

Costas movió el banco. Entró Ignacio Galván, Mura se corrió al lateral derecho, Santiago Sosa abandonó la zaga, pasó al medio y se incorporó Germán Conti entre los centrales. Resignó la posesión, porque ya no estaba Almendra, pero más allá de la amenazante presencia de Bragantino en 3/4, se defendió bien en bloque.

Y en el final, Roger Martínez con una guapeada marcó el tercero. Bragantino terminó con un hombre menos por la expulsión de Capixaba. Racing hizo feliz a su gente. Y dejó claro que la ilusión de la Sudamericana tiene sustento.

CADENA 365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Encuestas

¿Que expectativas te generan las medidas propuestas por Javier Milei?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

En la PunaFuror por un pueblito salteño de 250 habitantes ubicado a 4100 de altura
Ver anteriores