Locales

OránMonseñor Zanchetta fue denunciado por estafas al Estado y a la Iglesia

El Exobispo de Orán, Gustavo Zanchetta

Se realizó una denuncia ante el Obispado de Orán por el Seminario San Juan XXIII. Aseguran que las subvenciones recibidas fueron manejadas discrecionalmente.

La denuncia que cinco curas elevaron en el 2016 ante la Nunciatura contra el exobispo de Orán Gustavo Zanchetta por una administración poco transparente con fondos estatales y propiedades de la Iglesia tomaron fuerza con una denuncia que se elevó hace algunas semanas al obispo Luis Scozzina. Aseguran que tanto la Iglesia como el Estado fueron víctimas de los “irregulares manejos” del exobispo norteño cercano al Papa Francisco.

La nueva acusación apunta a desmanejos con las subvenciones que recibía el seminario San Juan XXIII para los docentes. En ese sentido se denunciaron graves desmanejos con esos fondos que involucran a laicos y sacerdotes.

El seminario San Juan XXIII no solo fue subvencionado para su formación, sino también para su construcción. En junio del 2015 el Gobierno provincial giró los primeros fondos para Zanchetta, que ahora es investigado por la Justicia por denuncias de abuso sexual. Se trata de casi medio millón de pesos para la construcción del seminario. A través del decreto 1965/15, se autorizó al Ministerio de Economía, Infraestructura y Servicios Públicos a “otorgar un subsidio a favor del Obispado de la Nueva Orán, entregado en nueve (9) cuotas de pesos cincuenta y cuatro mil cada una”.

El dinero con el que se construyó el seminario ya había sido puesto bajo la lupa por los cinco curas que denunciaron a Zanchetta. En aquella denuncia interna de la Iglesia deslizaron que esos recursos habían sido manejados de forma “poco clara”: “Cumpliendo el requerimiento de informar la procedencia de los fondos con que se construyó el seminario y se realizaron las obras de la Catedral, se avisa que hubo una venta de un inmueble de Aguas Blancas por 200 mil dólares y la venta de un inmueble donado en Buenos Aires en 800 mil dólares. Según afirma, el entonces obispo no presentó constancia de esa venta y que no fue consultado el colegio ni se pidió autorización a la Santa Sede, porque, según Zanchetta, Su Santidad le sugirió que no lo haga figurar en ningún lado para evitar que se considere a la diócesis como menos necesitada”.

Por otro lado, las obras para las que se destinaron más fondos públicos no se reflejan en algunos edificios eclesiásticos. Mientras que instituciones subvencionadas al mismo tiempo, aseguran, enviaban dinero al seminario para intentar sacarlo de la crisis económica en la que estaba sumido por los desmanejos económicos.

En el 2017, año en el que Zanchetta dejó intempestivamente el obispado por las denuncias de abuso sexual y desmanejos económicos, se registraron tres decretos. En quince días se le otorgó casi un millón de pesos mediante dos instrumentos para refacciones en edificios eclesiásticos.

A través del decreto Nº 629/17 se destinaron 600 mil pesos para la restauración de la casa parroquial de la iglesia San Roque, en Embarcación. “Obra a pedido del Obispado de la Nueva Orán, manifestando que con los fondos diocesanos restauraron el templo y el municipio de Embarcación colaboró con el arreglo del techo, pero que no le es posible solventar los gastos de reparación de la casa donde habitan los sacerdotes”, se justificó la subvención.

Se pudo constatar que la casa para los sacerdotes evidencia, al menos en su fachada, estado de abandono, según publicó El Tribuno.

Héctor Oscar, colaborador de dicha iglesia, aseguró que se hicieron “algunas cositas en la casa parroquial, como pintura y el baño”, y señaló que “las obras más grandes se hicieron en el templo y las aulas de catequesis”.

Para las refacciones de la casa parroquial también se habrían realizado bingos: “Eso no sé si quedó asentado, él se hizo cargo de los montos. Con uno de los bingos se había conseguido cerca de 300 mil pesos. Era complejo y uno no podía ver todo”, indicó un colaborador del Obispado. La misma persona advirtió: “El manejo no era transparente, habían donaciones de otros lados, no era solamente de acá. No había balances ni presupuestos, nunca hizo nada de eso”.

Denuncian a Zanchetta por estafas al Estado y a la Iglesia
Así está la casa de los sacerdotes de Embarcación para la que el Gobierno otorgó 600 mil pesos. Foto: El Tribuno/ Javier Corbalán

Luego del casi medio millón de pesos, mediante el decreto 746/17, el Gobierno provincial giró otros 200 mil pesos para la escuela parroquial Nº 8.081 de Pichanal Pedro Ortiz de Zárate. “No quedan dudas de la existencia de la justificación exigida por la normativa vigente para el otorgamiento del subsidio peticionado, tornándose absolutamente razonable que el Estado provincial contribuya a afrontar los gastos de mano de obra que requiere la culminación de las reparaciones edilicias”, se argumentó.

La escuela parroquial recibió, además, fondos privados de las cuotas de estudiantes. Aunque, se advierte, la población que asiste pertenece a una clase económica baja por lo que las cuotas son accesibles y hay varios estudiantes becados.

Sin embargo, el colegio que recibió 200 mil pesos para reparaciones edilicias, al mismo tiempo habría girado fondos para estabilizar al Instituto Muguerza con el que se denunció ante el Obispado hace algunas semanas, habría habido malversación de fondos estatales. La mujer que denunció esta situación aseguró que el desmanejo económico era tal, que el establecimiento que forma a curas y docentes de religión no podía sostenerse solo, motivo por el cual los otros colegios del Obispado, como el colegio de Pichanal subvencionado, “debían colaborar” a apuntalar las irregulares finanzas del Instituto Muguerza.

“Los decretos son la plata oficial, pero él (por Zanchetta) siempre pedía plata y le daban, que no sé si eso figuraría en otro lado”, aseguró el colaborador del Obispado.

Con el decreto 297/17 se cedió por 20 años una propiedad de Pichanal con matrícula 675 para “la construcción de una vivienda para una comunidad de religiosas de la Congregación de las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón”. A pedido de Zanchetta, dos meses después, con el decreto 547/17, se modificó el destino de esa propiedad y pasó al Obispado: “Considerando que el señor obispo de dicha diócesis solicitó, en fecha 24 de abril del corriente, se modifique el destino del referido comodato”, reza el documento. El terreno cedido es de importantes proporciones y está ubicado en una esquina de un barrio humilde de Pichanal. Un vecino aseguró que en diferentes oportunidades varias familias intentaron asentarse en el predio, pero que la policía pudo evitarlo aduciendo que “eran propiedades de la Iglesia”.

“Nos preocupa una relación demasiado estrecha y manifiesta del señor obispo con el Gobierno provincial y municipal. Este financia al Obispado con grandes montos de dinero (manejados discrecionalmente por el señor obispo), por lo que, entre otras cosas, monseñor, en tiempo de elecciones provinciales, sugirió a los seminaristas “nosotros somos oficialistas y deben votar por el gobernador”, advertían los religiosos que denunciaron a Zanchetta por desmanejos económicos y abuso sexual a seminaristas en el documento que publicó El Tribuno en febrero.

Las denuncias por malversación de fondos ya estarían siendo investigadas por el arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez, quien viajó a Roma en estos días. Habría llevado las pruebas recolectadas en la investigación por abuso.

Fondos para el Obispado

Decreto 1965/15: $490 mil para la construcción del seminario San Juan XXIII sobre el que pesan denuncias.

Decreto 629/17: $600 mil para la restauración de la casa parroquial de la iglesia San Roque de Embarcación.

Decreto 746/17: $200 mil para la escuela parroquial de Pichanal Pedro Ortiz de Zárate.

Decreto 297/17: cedió por 20 años una propiedad de Pichanal con matrícula Nº 675 para la construcción de una vivienda para una comunidad de religiosas de la Congregación de las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón. Luego, a pedido de Zanchetta, el decreto 547/17 modificó el destino de la propiedad que pasó al obispado.

“Zanchetta quería desmantelar el Obispado”

Un colaborador asegura que la Iglesia también fue víctima.

“Hice lo posible para que no desmantele el Obispado”, advirtió un trabajador del organismo eclesiástico. “Quería vender un montón de propiedades que tiene el Obispado, en especial en Yrigoyen, donde hay 4 o 5 terrenos que compró hace muchos años un cura que era francés. Si era por Zanchetta hubiéramos vendido todo”, sentenció.

En la denuncia que elevaron a la Iglesia los cinco sacerdotes oranenses, se señaló que Zanchetta había vendido una propiedad en Buenos Aires que no fue asentada: “Se avisa que hubo una venta de un inmueble de Aguas Blancas por 200 mil dólares y la venta de un inmueble donado en Buenos Aires en 800 mil dólares. Según afirma el obispo, no presentó constancia de esa venta y que no fue consultado el colegio ni se pidió autorización a la Santa Sede, porque, según el obispo, Su Santidad le sugirió que no lo haga figurar en ningún lado para evitar que se considere a la diócesis como menos necesitada”.

Según el colaborador del Obispado, esa propiedad, además de no haber sido asentada, estaba valuada a un precio mayor: “La primera vez que dijo (Zanchetta) que había que venderla, se discutió que estaba tasada en 3 o 2 millones de dólares. Luego llega un día diciendo que la había vendido a 800 mil. Ese dinero sí llegó (al Obispado), pero no era el que se había conversado, es imposible que lo haya vendido a ese precio, es regalado, no me convence”. Ante la duda, el hombre aseguró haberlo enfrentado, “yo lo apelé y dijo que no querían pagar más, él no daba muchas explicaciones”.

La propiedad cuestionada se trataría de un club social friulano que cerró. “Si cerraban tenían que pasarlo a alguna entidad de bien y decidieron donarlo a la Diócesis a través de Zanchetta”, señaló el trabajador. El Obispado oranense cuenta con varias propiedades en el pueblo, como la casa de retiro espiritual Nuestra Señora de las Angustias del Zenta, que ocupa toda una manzana. También cuenta con oficinas cerca de la terminal de ómnibus, alquiladas a la Intendencia de Parques Nacionales para la reserva nacional de Pizarro y a unas radios. La escuela de música de Orán también es inquilina del Obispado.

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores