Salud

Como identificarlosNo todos los temblores son Parkinson: por qué pueden ocurrir y cuándo consultar

El cuerpo puede experimentar movimientos involuntarios por múltiples causas.

¿Por qué el cuerpo puede experimentar temblores? ¿Es algo propio de la edad, o puede darse en cualquier momento? ¿Los movimientos involuntarios son siempre Parkinson? ¿O pueden ser signo de otra cosa?

Muchas son las inquietudes que aparecen cuando se habla de temblores, asociadas sobre todo a la Ramiro Heredia, médico clínico del Hospital de Clínicas.

Y añade: «Pueden ser una entidad aislada, o ser parte de una enfermedad».

Temblores: qué son y qué tipos hay

«El temblor es definido como el movimiento de una parte de cuerpo en forma involuntaria y rítmica. Es causada por la contracción de músculos antagonistas, tanto en forma sincrónica, cómo alternada. Generalmente, afecta a las manos o a la cabeza, aunque puede afectar a cualquier parte del cuerpo», describe el médico.

En tanto, Ricardo Maiola, médico neurólogo del Programa de Parkinson y Movimientos Anormales de la misma institución, precisa: «Los temblores son movimientos anormales muy frecuentes en la vida diaria, se dividen en dos grandes grupos: fisiológicos y patológicos. La diferencia está en que los segundos pueden alterar las actividades cotidianas, mientras que los primeros son aquellos que están desde muy temprana edad, y que no representan un problema».

El neurólogo explica que, a su vez, los temblores patológicos se dividen en tres grandes grupos: los de reposo (cuando el cuerpo no está en movimiento, relajado), postural (por ejemplo, si aparece cuando se extienden las manos o se hace determinada actividad como agarrar un objeto), y el intencional (ocurre ante determinada acción, como cuando se toca la punta de la nariz con el dedo índice).

Heredia agrega: «También se puede clasificar según su distribución, es decir, según qué parte del cuerpo afecta, si es localizado (por ejemplo, en la mano) o generalizado, y si es simétrico (afecta a las dos mitades del cuerpo por igual) o asimétrico (afecta a una mitad del cuerpo, más que a la otra)».

Si persisten sin causa aparente, se debería consultar al médico. Foto Shutterstock.
Si persisten sin causa aparente, se debería consultar al médico. Foto Shutterstock.

Causas de los temblores

Como se indicó, los temblores pueden ser fisiológicos (es decir, presentarse en una persona sana, sin enfermedad), hasta ser originados por una gran variedad de enfermedades, medicamentos, sustancias o agentes tóxicos,entre otras causas.

Los temblores más comunes se ven en las manos, aunque pueden afectar la cabeza, las piernas, el tronco, las cuerdas vocales, a cualquier parte del cuerpo.

«Pueden ser de origen genético, es decir, quien lo padece tiene un padre o una madre con la misma condición; adquirido; o incluso idiopático, sin una causa clara que lo justifique», enumera Heredia.

Ahora bien, es importante saber que, si se repiten en el tiempo sin una causa clara o aparente, es conveniente consultar al médico de cabecera, clínico, de familia o generalista, «para que evalúe los temblores con una visión holística», recomienda.

«Los temblores deben ser evaluados en un contexto clínico», sugiere. Y aunque aclara que no es necesario en todos los casos: «Tras el examen clínico, a algunos pacientes se les indica una consulta con un médico neurólogo».

Los temblores pueden ser en reposo o de acción. Foto Shutterstock.
Los temblores pueden ser en reposo o de acción. Foto Shutterstock.

Temblores: ¿de qué pueden ser síntoma?

Si bien resulta difícil generalizar, Heredia enumera cuáles suelen ser las enfermedades subyacentes más comunes.

La causa más frecuente de temblor de acción (o sea, el que no es de reposo) es cuando por algún motivo se exacerba el llamado «temblor corporal normal».

«Todos tenemos un temblor que es fisiológico, imperceptible, pero que ante ciertas situaciones, como la exposición a fármacos, drogas, alcohol, cafeína, medicaciones inhalatorias como el salbutamol que se usa para tratar las crisis asmáticas, estados de ansiedad, miedo, cansancio, o trastornos hormonales como el hipertiroidismo, la fiebre; se hace evidente y lleva a veces a la consulta médica», enumera.

El café, el alcohol o los fármacos pueden potenciar un temblor natural e imperceptible. Foto Shutterstock.
El café, el alcohol o los fármacos pueden potenciar un temblor natural e imperceptible. Foto Shutterstock.

Sin embargo, el temblor de acción también puede tener una causa patológica: «Se trata de personas que padecen temblor esencial o benigno. En efecto, este puede afectar hasta un 5% de la población, en general a partir de los 30-40 años, muchos con un padre o madre con el mismo padecimiento», precisa. 

No está relacionado a la enfermedad de Parkinson y, de hecho, el temblor benigno es 4 veces más frecuente que esa enfermedad, ya que la prevalencia es de 3 a 4 casos cada mil habitantes por año.

Maiola indica que el temblor esencial o benigno es la causa patológica más frecuente del temblor de acción y que tiene una «respuesta parcial» a una gran cantidad de medicamentos que se pueden indicar para tratarlo.

La enfermedad de Parkinson

No obstante, como explicaba Maiola, la causa más frecuente de temblor en reposo es efectivamente la enfermedad de Parkinson. Su prevalencia es de 1 caso cada mil habitantes por año, apunta Heredia.

«Es es la causa más frecuente de temblor en reposo, y es uno de los fantasmas de los pacientes que padecen de temblores. Se acompaña de otros signos clínicos, como el enlentecimiento del movimiento (bradiquinesia), la rigidez, y la inestabilidad de la postura», explica.

Para su diagnóstico, «lo principal es la evaluación médica», insiste, ya que no hay una prueba de imágenes o de laboratorio que por si sola permita detectar la enfermedad de Parkinson, sino que se diagnóstica mediante distintos criterios clínicos, siempre descartando otras causas para los síntomas, como por ejemplo el uso de fármacos.

No obstante, para apoyar al diagnóstico, «muchos pacientes van a necesitar pruebas de laboratorio, imagenes del sistema nervioso y a veces pruebas funcionales», suma.

Temblores: cuándo consultar

«Siempre hay que consultar ante temblores, así represente una enfermedad o no, porque si aparece en algún momento de la vida que antes no existía, obliga a descartar alguna enfermedad subyacente, o que el temblor sea la causa de toda la molestia, como es el caso del temblor esencial», indica el neurólogo. 

«Se debe hacer una historia clínica y un examen físico minucioso. También se tiene en cuenta cuán bien responde a ciertos tratamientos», cierra Heredia.

 

CADENA 365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

ENCUESTAS

¿Estas de acuerdo en la eliminación de las PASO en Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

BiodiversidadSalta nuevamente lidera el ranking de especies de aves observadas
Ver anteriores