Deportes

Liga ProfesionalRiver hizo lo que quiso con Central Córdoba y comenzó el torneo con una goleada 

Colidio y el festejo del primero ante Central Córdoba. Foto: Fernando de la Orden.

El equipo de Demichelis lo ganó desde el arranque y jugó con un jugador más durante más de una hora. Un doblete de Colidio y un golazo de Barco fueron los gritos del Millo, que le hizo precio a su visita. ¿La polémica de la noche? El DT fue recibido con silbidos por los hinchas.

“Quiero la Libertadores….”, atronó en el Monumental una vez finalizado el encuentro en el que River goleó 3  a 0 a Central Córdoba en Núñez. Es que los hinchas tienen en la cabeza la Copa. Pero el equipo de Martín Demichelis no descuida ningún frente. Y arrancó firme con la defensa del título en la Liga Profesional, de la que es el último campeón.

River llegaba cargado al debut de la Liga Profesional, en el primer partido en el Monumental tras la eliminación con Boca de la Copa de la Liga. Encima, venía de dejar una imagen preocupante en la Copa Libertadores en la semana cuando Nacional de Montevideo se lo llevó por delante en el segundo tiempo en el Parque Central, donde le hizo dos goles en 72 segundos y le empató el partido que River iba ganando 2 a 0. Entonces, los hinchas descargaron la bronca con silbidos a Demichelis, en la previa del encuentro frente a Central Córdoba.

Sin embargo, el malestar se disipó rápido. Y River armó un festival en su casa. Lo pasó por arriba al equipo santiagueño, que solo fue partenaire del Millonario. Y si no hizo más goles fue por la actuación de Luis Ingolotti. El arquero puso su cuerpo y sus manos para evitar que se arco se cayera a pedazos. Sacó varios remates de gol, sobre todo a Barco y a Echeverri. Pero con quien no pudo el guardameta de Central Córdoba fue con Colidio.

El rubio delantero se encuentra en estado de gracia. Venía de convertirle a Nacional y de hacer un gran partido y lo ratidicó en Núñez, con un doblete. Y pudo haber sido uno más, pero se lo anularon por posición adelantada.

River ganaba el encuentro desde los 6 minutos de juego y en un cuarto de hora podría haber hecho tres goles, y en un tiempo cinco, pero entre -como ya se dijo- las atajadas de Ingolotti y cierta impericia a la hora de definir, el resultado no fue mucho más abultado en la primera parte.

Demichelis armó un mix para administrar las cargas, dado que el martes River recibirá a Libertad de Paraguay por la Copa Libertadores. Y los que habitualmente no juegan lo hicieron bien, sobre todo Agustín Sant’Anna, de buenos aportes en el ataque con sus proyecciones. Por el sector derecho, cuando triangulaban el ex Defensa y Justicia, Nacho Fernández y Solari, River abría surcos. Y por el otro lado, Echeverri y Barco también hacían lo suyo, mientras que Casco llegaba por sorpresa de atrás.

River ofrecía una variedad de recursos. Tocaba por todos lados y cambiaba de frente la pelota cuando quería. Y también buscaba directo con pelotas largas a Solari y Colidio, quienes en carrera perforaban a la defensa rival. Como en esa apilada de Solari en la que dejó solo a Echeverri, quien se iba al gol y Laquidaín lo bajó y vio la roja.

Si River era superior cuando estaba once contra once, al quedar con un hombre de más, las diferencias se agigantaron. Claro que Central Córdoba también se la hizo muy fácil.

El conjunto santiagueño se pareció a un equipo amateur en el Monumental. Jugó abierto y se expuso. Buscó ser osado con el 4-3-3 pero se inmoló. El flamante entrenador, el colombiano Leandro González Vélez tiene 6 títulos académicos pero todavía le faltan aprobar algunas materias futbolísticas. Al menos, en el segundo tiempo, con algunos cambios, acomodó el equipo.

En la segunda parte, Ingolotti siguió sacando pelotas y un cabezazo de Colidio pegó en el travesaño. Pero River bajó la intensidad. Y le faltó manejo de pelota y hacer alguna pausa. Recién sobre el final, con el recambio de futblistas, volvió a la carga para sellar el resultado.

Central Córdoba intentó asomar la cabeza pero los escasos intentos fueron cortados por Paulo Díaz, quien salió ovacionado, y Armani apareció para sacar un tiro libre de Rodrigo Atencio en la única jugada en la que lo exigieron.

Faltaba algo más. Y River pudo concretar la goleada. Barco recibió la pelota de Mastantuono, encaró y sacó un remate que se clavó en el ángulo. Así, cortó una sequía de seis meses sin convertir. En Núñez se festejó a puro canto. Y mientras se piensa en la Libertadores, el equipo de Micho arrancó la Liga con una goleada que invita a soñar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

CADENA 365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Encuestas

¿Que expectativas te generan las medidas propuestas por Javier Milei?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

En la PunaFuror por un pueblito salteño de 250 habitantes ubicado a 4100 de altura
Ver anteriores