Policiales

Juicio Caso Gine: policías relataron con detalles cómo fueron las detenciones de Morales y Detzel

Por el homicidio de María Leonor Gine (70) se encuentran imputados Agustín Morales (21), nieto de la víctima, Federico Leonardo Detzel (30) y Tania Rocío Aguirre (30).

Con la declaración de efectivos policiales y peritos del CIF que intervinieron inicialmente en la investigación del hecho continuó hoy la audiencia de debate en la causa seguida por el homicidio de María Leonor Gine (70), ocurrido el 28 de marzo del 2020.

Por el hecho se encuentran imputados Agustín Morales (21), nieto de la víctima, Federico Leonardo Detzel (30) y Tania Rocío Aguirre (30).

Al inicio de la audiencia comparecieron dos efectivos de la División Homicidios de la Policía de Salta. Ambos participaron de la detención de Morales y Detzel el día que se produjo el hallazgo del cuerpo de Gine en su departamento de Belgrano al 900.

La defensa técnica de Agustín Morales objetó la comparecencia de ambos testigos en lo referido a la declaración espontánea brindada por el nieto de la víctima y por Detzel al momento de su detención. El letrado recordó que el informe policial donde se hace referencia a la autoincriminación fue anulado por el Tribunal de Impugnación. La fiscal pidió la admisión de ambas testimoniales y sus fundamentos contaron con la adhesión de los defensores de Detzel y Aguirre.

El tribunal rechazó el planteo del representante legal de Morales por considerar que no existía impedimento legal ni procesal para recibir ambas declaraciones.

Seguidamente se escuchó el testimonio de un suboficial principal de la División Homicidios. Contó que el 28 de marzo de 2020 fue convocado para realizar tareas de campo afuera del inmueble donde ocurrió el hecho. Allí se entrevistó con familiares de Leonor Gine. Una de las hijas mayores de la víctima le comentó que por la mañana había ido con su hijo a buscar a su madre porque no respondía sus llamadas telefónicas. Dijo que cuando circulaba por avenida Bicentenario vio a su sobrino Agustín conduciendo la camioneta de su madre, cerca de la cancha de Gimnasia y Tiro. Iba con un muchacho (Detzel). Le hicieron juego de luces para que se detuviera y le reclamaron por haberle sacado el vehículo a su abuela. Agustín les dijo que lo llevaría de regreso al departamento. Detzel descendió de la camioneta y se fue.

Al llegar al inmueble de Gine, Agustín Morales se quedó abajo, con su tía, y su primo subió al departamento. Allí encontró el cuerpo de su abuela, tendido en la cocina. Cuando bajó y les contó, el imputado se retiró del lugar.     

El testigo refirió que familiares de la víctima le manifestaron que Agustín y Detzel eran consumidores de estupefacientes. A partir de ese momento, se le encomendó la tarea de dar con el paradero de ambos jóvenes.

Primero se dirigieron al domicilio de Detzel, en barrio 17 de Mayo. Alrededor de las 16 o 17 lo ubicaron en un complejo deportivo de la zona. Vestía la misma ropa con la cual lo habían visto antes la tía y el primo de Agustín. A simple vista no presentaba manchas sanguinolentas. El testigo afirmó que Detzel estaba lúcido, que no parecía drogado ni alcoholizado. Dijo que no opuso resistencia y que preguntó por qué lo detenían. Le respondieron que era para aclarar un hecho ocurrido en el departamento de su amigo Agustín, sin precisarle de qué se trataba. El efectivo refirió que, en ese momento, Detzel comenzó a hablar espontáneamente y dijo que él “ya sabía que Agustín le iba a traer problemas”. Afirmó que, cuando estaban en el departamento, Morales le pidió que lo ayude a buscar un dinero. Fueron a una habitación y él advirtió que no era la de su amigo porque solo había ropa de mujer. Detzel sostuvo que en ese momento le consultó a Agustín si no estaban “haciendo macanas” y si no le estaba sacando plata “a su vieja o a su abuela”. Al cabo de un rato encontraron un fajo de billetes de 500 pesos y salieron rumbo a barrio 17 de Mayo para comprar pasta base. Volvieron al departamento para consumir esas sustancias. Detzel comentó que Agustín le había avisado que allí estaba su abuela, pero él no la vio en ningún momento.

Cuando terminaron de fumar, salieron nuevamente para comprar más droga. Se trasladaron en la camioneta de Gine. Detzel refirió que, en el trayecto, Morales le dijo que quería buscar a una persona trans para mantener relaciones y se dirigieron a la zona de “El Bajo”. Allí encontraron a una joven (Tania Aguirre) y volvieron al departamento. Detzel aseguró que solo su amigo mantuvo relaciones sexuales y luego llevaron a la imputada hasta inmediaciones del mercado, donde la dejaron. El testigo sostuvo que, en su relato, Detzel dio a entender que la relación de Morales con Aguirre parecía ser la de un cliente ocasional.

Seguidamente se procedió a la detención de Agustín Morales. El testigo contó que buscaron al joven en la zona de plaza Alvarado porque sabían que frecuentaba el inmueble de un distribuidor de estupefacientes apodado “POLACO”. Lo sorprendieron saliendo de ese lugar, alrededor de las 21. El suboficial principal manifestó que el acusado no opuso resistencia y que parecía haber consumido sustancias estupefacientes. Dijo que a simple vista observaron que tenía una mancha de aspecto sanguinolento en la rodilla. Vestía un pantalón deportivo gris, tipo babucha, y una remera clara.  Lo revisaron y tenía en su poder el DNI de su abuela, entre otras pertenencias que no recordaba con precisión.

Lo trasladaron a la División Homicidios y, al ingresar, Morales vio a Detzel en la dependencia. El testigo contó que en ese momento el nieto de la víctima les preguntó qué hacía su amigo ahí. Les dijo que Detzel no tenía nada que ver y que él había matado a su abuela. El efectivo agregó que luego les comentó que él estaba con abstinencia, que necesitaba drogarse y que Gine no lo dejaba salir por la pandemia. Agregó que Morales les mencionó un cuchillo que había quedado en el departamento, que tenía el mango roto o doblado.

A continuación declaró otro oficial de la División Homicidios que también participó de la detención de Detzel y Morales.

Brindó precisiones acerca de la declaración espontánea de Detzel. Dijo que el joven relató que Agustín lo había ido a buscar alrededor de las 3 de la madrugada en un remis, para que se drogaran juntos. Compraron sustancias y se dirigieron el departamento de Belgrano al 900 en auto de alquiler. Se bajaron antes del vallado policial y caminaron hasta el edificio. Estuvieron en el living fumando lo que habían comprado. Detzel les aseguró que en ningún momento vio a la abuela de su amigo. Solo escuchaba un televisor encendido. Luego, fueron a una habitación a buscar dinero, porque Morales quería comprar más sustancias prohibidas.

Luego de encontrar el fajo con billetes de 500 pesos, salieron en la camioneta de Gine. En el camino pasaron por la “zona roja” e hicieron ascender al rodado a Aguirre.

Con respecto a los dichos de Morales al momento de advertir la presencia de Detzel en la División Homicidios, el testigo refirió que el joven se alteró al ver a su amigo y que les dijo que él no tenía nada que ver y que, cuando lo buscó para drogarse juntos, su abuela ya estaba muerta en la cocina.

Agustín Morales está siendo juzgado por homicidio agravado por el vínculo, ensañamiento, alevosía, criminis causa y por haber mediado violencia de género, en perjuicio de María Leonor Gine, en concurso real con violación de medidas dispuestas por la autoridad competente para impedir la propagación de una pandemia.

Federico Leonardo Detzel (30) y Tania Rocío Aguirre (30), en tanto, están imputados por homicidio agravado por ensañamiento, alevosía, criminis causa en perjuicio de María Leonor Gine, en concurso real con violación de las medidas dispuestas por la autoridad competente para impedir la propagación de una pandemia.

Está previsto que el juicio se extienda hasta el 30 de julio. Se lleva a cabo con tribunal colegiado integrado por los jueces María Gabriela González (presidenta), Carolina Sanguedolce y Pablo Farah (vocales), vocales de la Sala III.

Por el Ministerio Público interviene la fiscal penal de la Unidad de Femicidios, Mónica Poma. La defensa técnica de los acusados es ejercida por Eduardo Sángari, de la Unidad de Defensa Pública 3 (Federico Detzel), Horacio Morales y Matías Adet (Agustín Morales) y Gabriela Arellano y Pablo Tobío (Tania Aguirre). En la parte querellante interviene Marcos Luis Gorriti.

El 28 de marzo de 2020, alrededor de las 10.30, una hija y un nieto de María Leonor Gine se acercaron al edificio donde residía la víctima, en la intersección de Sarmiento y Belgrano, para ver cómo se encontraba debido a que no respondía las llamadas telefónicas. Por el portero del edificio se enteraron de que Agustín Morales, otro nieto de la víctima que se encontraba residiendo circunstancialmente con ella, se había llevado el vehículo de Gine.

Los familiares de la mujer de 70 años salieron en búsqueda de Morales y lo divisaron en avenida Bicentenario. Iba en el rodado acompañado por Detzel. Regresaron con Agustín al edificio de Gine y en ese momento arribó al lugar otra hija de la víctima, que tenía un juego de llaves del departamento. Al ingresar, encontraron el cuerpo de la mujer en la cocina. Tenía heridas en el cuello y otras de tipo defensivas. En el lugar se observaba mucha sangre y un cuchillo que sería el arma con el cual le ocasionaron las lesiones que le provocaron un shock hipovolémico.

A partir del relevamiento de filmaciones de las cámaras de seguridad se logró establecer que durante esa noche, Morales entró y salió varias veces del departamento de su abuela, acompañado por Detzel y Aguirre.

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



ENCUESTAS

En la evaluación de la gestión de Bettina Romero en la Municipalidad de Salta, con cuál de estas opciones se identifica

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Seguinos en Twitter

Fotonoticias

Novedosos aspectosEn el Bicentenario de la Independencia de Perú apareció un nuevo retrato de San Martín
Ver anteriores