Mundo

El régimen de MaduroVenezuela: policías y militares chavistas reprimen la marcha de Juan Guaidó en Caracas

Disolvieron con bombas lacrimógenas y disparos de perdigones a los manifestantes opositores encabezados por el jefe del Parlamento.

Las fuerzas militares y policiales del régimen de Nicolás Maduro reprimieron con bombas lacrimógenas y disparos de perdigones a los manifestantes opositores de Juan Guaidó para impedir que llegaran a la sede de la Asamblea Nacional en Caracas para entregar el denominado Pliego Nacional de Conflicto.

Así, el uso de la violencia oficialista dispersó la marcha de la oposición de Venezuela​ pero no el comienzo de la lucha popular por el cambio que impulsa el presidente interino y de la Asamblea Nacional, reconocido por 59 países. “Este es el comienzo de la movilización nacional, todos unidos, para cambiar la dictadura”, dijo Guaidó al comenzar la manifestación en la Plaza Juan Pablo Segundo en el municipio de Chacao, al este de Caracas.

A pocas cuadras de distancia, en la Plaza Morelos, y de manera improvisada, Diosdado Cabello, el número dos del régimen y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente convocó a una contramarcha oficialista denominada Gran Marcha por la Paz, como acostumbra el chavismo para arañar espacios en los medios internacionales pues los nacionales se encuentran censurados y bloqueados por internet.

La polémica de las dos marchas, la de Guaidó convocada desde hace un mes y la de Cabello apenas hace un día, es que el régimen controla los cuerpos policiales y militares, que bajo la excusa de la segunda fase de la Operación Escudo Bolivariano contra la supuesta invasión extranjera, el ejército venezolano militarizó Caracas desde este lunes para intimidar a los opositores.

Los tanques y los soldados con sus ejercicios teatrales, que sólo se han visto en las maniobras militares, tomaron las calles de Caracas y las principales ciudades del país. Pero su objetivo principal fue impedir la marcha de Guaidó que solo recorrió un kilómetro desde la Plaza Juan Pablo Segundo hasta la zona del Bosque en Chacaíto y no pudo llegar al Palacio Legislativo, como era su objetivo.

El primer obstáculo que colocó el régimen fue un muro móvil y escudos policiales antimotines. Cuando iban pasando los manifestantes opositores, los uniformados respondieron con los gases lacrimógenos y comenzaron los disparos. “Alguien lanzó piedras a la policía y arrancó la actividad represiva, es decir, lo de siempre. Gases, carreras y un puñito de gente intentando enfrentarse a las lacrimógenas. Esto ocurre en Chacaíto-El Bosque”, comentó Lucas Bibiana en medio de las corridas.

Minutos antes Guaidó declaró que “la dictadura actúa de manera predecible. Sabíamos que enfrentaríamos el despliegue de lo único que les queda. Hagamos que cada policía, cada guardia, cada esbirro vea y escuche que somos más y vamos para encima y juntos».

Al llegar a su manifestación en Chacao, el presidente encargado y del Parlamento aseguró que él y los diputados “iremos al frente para protegernos todos. No vamos a caer en provocaciones, el objetivo es reencontrarnos en las calles, como la mayoría que somos, y que la Asamblea Nacional apruebe el Pliego Nacional de Conflicto”.

Las demandas sociales del Pliego, una vez aprobadas por el Parlamento, tendrán carácter legal y de obligatorio cumplimiento para el gobierno de transición que se conforme. “Sostendremos la protesta hasta lograr los objetivos”, dijo.

Las mismas restricciones de seguridad militar y policial se presentaron en las principales ciudades que se hicieron eco al llamado de Guaidó para protestar contra el régimen de Maduro y reclamar en el Pliego Nacional de Conflicto, como los bajos salarios, la falta de servicios de agua, seguridad, luz, gas, telefonía, gasolina, comida y medicinas. Los diversos sectores y gremios sindicales protestaron por sus derechos.

Con un megáfono en mano y montado en el techo de una camioneta Juan Guaidó lanzó su discurso por el cambio. Se dirigió a los uniformados de la Policía Bolivariana: “Pónganse del lado de la Constitución, no sigan permitiendo ser cómplices de la dictadura. Es el momento de ponerse del lado del pueblo. Tienen una posibilidad. Los del régimen están desesperados y me lo han dicho sus superiores”.

La manifestación de los chavistas tuvo lugar en la Plaza Morelos, situada a tres kilómetros de la avenida Universidad y de la esquina de San Francisco, donde se encuentra el Palacio Legislativo en el centro de Caracas. Ningún cuerpo policial ni militar impidió el recorrido breve de los activistas rojos que fueron escoltados por los motoristas de los denominados “colectivos” armados chavistas.

Cabello, muy satisfecho, celebró eufórico que los militares hayan impedido a Guaidó llegar hasta la sede del Parlamento, de donde fue desalojado en enero pasado porque el oficialismo, mediante la compra de diputados opositores, nombraron a Luis Parra como presidente de una Asamblea ilegítima.

“Guaidó no llegó al Parlamento”, fue el grito de guerra de Cabello. En su arenga política dijo que Guaidó prometió llegar a la sede de la Asamblea y no pudo. “Fue un engaño como también la quema de las computadores del Consejo Nacional Electoral, pero los comicios Parlamentarios van”, afirmó el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, que no es reconocida por la comunidad internacional.

Minutos antes Freddy Bernal, ex alcalde de Caracas y comisionado de Maduro del estado Táchira, aseguró que están por la paz y el amor pero “firmes para impedir que Guaidó pase”.

El dirigente chavista Darío Vivas lanzó un discurso de odio y amenazas contra Guaidó y Donald Trump. “Aquí te vamos a fulminar, eres un amargado, ven acá a Caracas para que veas como te vamos a masacrar”, dijo.

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android


Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Luego de tres años reapareció un guanaco albino en la Reserva Natural de Villavicencio
Ver anteriores