Política

“Urtubey no ha sido electo por el voto popular, sino por fraude. Hoy en Salta no hay democracia”

Diego Saravia

Así lo afirmó Diego Saravia en referencia al voto electrónico y las modificaciones que trató la Cámara de Diputados para la apertura de todas las urnas.

Según el especialista, “el régimen de Urtubey se apresta a hacer cambios en la ley de voto electrónico. Cambios cosméticos, que no impactan en ninguno de los mecanismos de fraude con que legalizo su ya inconstitucional tercer período”.

Ante las denuncias de posible fraude a partir de la utilización del voto electrónico, la Cámara de Diputados trató modificaciones en el sistema de control en cuanto a la apertura de todas las urnas y su contraste con lo registrado electrónicamente.

“El régimen de Urtubey no hace fraude por este mecanismo, entonces, no tiene ningún sentido. Está bien, que se abran todas las mesas, pero el fraude esta hecho antes: cuando la gente emite el voto, lo que la máquina imprime es distinto a lo que la gente votó”, opino al respecto Diego Saravia, ingeniero en sistema y uno de los más férreos opositores de la tan mentada seguridad del voto electrónico, según publicó el sitio Salta Entre Líneas.

Asimismo, el especialista señaló que el Senado nacional rechazó la implementación federal del sistema al “demostrar” que es fraudulento. “Nosotros demostramos aquí que las maquinas estaban conectadas a internet mientras se votaba y que el voto ya no es secreto en Salta. Urtubey debe hacerse cargo de desarmar este sistema porque se ha demostrado que no funciona, que es un sistema que permite el fraude y por eso tenemos un régimen ilegitimo: Urtubey no ha sido electo por el voto popular sino por fraude. Hoy en Salta no hay democracia”, aseguró.

En tanto, Saravia aseguró que en elecciones pasadas se registraron cuantiosas denuncias en destacamentos policiales sobre el proceder de los presidentes de mesas a la hora de recibir los reclamos de los votantes: “La gente se quejaba con el presidente porque quería votar un candidato, la máquina imprimía algo distinto y la autoridad le quitaba el voto, lo ponía en la urna y le decía que aprenda a votar mejor la próxima vez. Es un sistema que trae más problemas que soluciones”, consideró.

El ingeniero advirtió que la máquina puede ser controlada en forma remota a través de un teléfono celular y así cambiar su comportamiento fácilmente a la hora de ser controlada.“Se puede cambiar la información interna con un celular. No hay forma de garantizar que esto funcione”, afirmó.

Según Saravia, “Urtubey y ahora Macri sufrieron una amplia derrota en el Senado de la Nación, donde se evidenciaron los graves problemas del sistema y como se usó fraudulentamente en Salta. Pero todavía el Gobernador no se hace cargo, y no actúa como corresponde en Salta”.

Más adelante afirmó “El actual seguidor de Macri, Urtubey, no consiguió  una sola Universidad Nacional  que atestigüe en el Senado avalando el sistema.  Situación, que entre otras, impidió aprobarlo a los Senadores”.

Según el especialista, “Lo único que ayudaría, como parte de la modificación de la ley, es la publicación del código fuente, pero eso no lo harán, como ya planteo una de las tres patas donde se asienta el sistema. La secretaria del órgano que administra y juzga el sistema ya dijo que no lo entregarán. De hecho la entrega a los partidos (que no es lo mismo que la publicación)  ya es un requisito legal, que fue violado en todas las elecciones pasadas. Las razones de la secretaria: que el código es de tan baja calidad que una inspección del mismo revelaría métodos de crackeo. Claro, se reservan para los conocedores la posibilidad de fraude. En realidad el código fue publicado en otras oportunidades por fuentes internas anónimas de la empresa, con lo cual ese problema ya se ha concretado. En las elecciones de Capital Federal hubo ingresos desde el exterior que alteraron los resultados electorales, como está demostrado en la causa contra Sorianello”, señalo.

De cualquier forma el sistema no sirve, como demostraron todos los departamentos de informática de las grandes universidades del país, y la enorme mayoría de los países del mundo que incursionaron en el e-voto, y debe ser desechado por completo en favor de la boleta única en papel, sistema que se usa sin inconvenientes en todo el planeta.

Se podría instrumentar procesos electrónicos que ayuden a contar, como scanners de votos, o a evitar que se suplante la identidad, cosa que el actual sistema no hace: como lectoras de huellas dactilares.

Pero la acción concreta y elemental de votar debe ser simple y reservada exclusivamente a las personas. No puede ser mediatizada por mecanismos complejos.

Algunos de los muchos problemas enunciados por Saravia:

  • Hoy no hay justicia electoral, el ente administrativo que falsamente se denomina Tribunal Electoral, ejecuta el sistema fraudulento y luego resuelve las disputas contra sí mismo. Por definición no es independiente.

 

  • Hoy no hay secreto de voto, como quedo registrado en actas, el sistema se conectaba a Internet u otras redes MIENTRAS la gente votaba.

 

  • Los votos pueden leerse y alterarse con celulares.

 

  • La máquina puede cambiar la configuración táctil de la pantalla, y cuando apretás un candidato, votas por otro. Lo cual fue denunciado formalmente por varios electores.

 

  • Al no estar publicado el código fuente no se puede saber cómo funciona el sistema, no es transparente, la ley indica que se debe dar el código a los partidos, nunca se la cumplo.

 

  • No se permitió auditar el sistema a la oposición, a pesar de que contrato una empresa especializada en fraude electrónico, ya que se le negó la información para auditar el sistema

 

  • Las computadoras del voto tienen dos procesadores, uno de ellos con memoria. No son máquinas bobas ni sólo impresoras. Son computadoras sofisticadas, con muchos posibles puntos de ataque, más aún por quienes instrumentan el sistema.

 

  • En las elecciones en Capital Federal, además del ingreso al sistema por parte de Sorianello, hubo otros ingresos que alteraron datos, dos desde Miami.

 

  • Una boleta puede almacenar múltiples votos.

 

  • No hay forma en que se pueda fiscalizar la elección. Por ejemplo impedir que las máquinas se conecten a internet implicaría que se revise y palpe a todos los votantes para requisarles los celulares.

 

  • Como la empresa es poseedora de patentes, sólo ella puede presentarse, por lo que las licitaciones son direccionadas a una sola empresa, con la corruptela que esto genera y los consabidos sobreprecios de una opción monopólica. Un buen sistema debiera fijar un estándar público y debiera poder presentarse toda empresa que lo desee. Incluso en diferentes municipios o escuelas participar diferentes empresas.

Comentarios

Click aquí para agregar un comentario

  • No me cabe dudas que Saravia es un profesional en la materia, y que sabe mucho de esto, pero lo que me resulta extraño es que con el voto electrónico él fue parte del frente electoral de Urtubey en elecciones pasadas.

  • es raro que diga eso un ing. en sistemas, puede ser q lo hardware no sea lo suyo, primero las maquinas no estaban conectadas a Internet, solo la central, q era únicamente para resultados , segundo el sistema estaba grabado en un cd, la maquina no guardaba nada, osea se le cortaba la corriente y había que cargar todos los candidatos de nuevo, si fue auditado por especialistas de cada partido, si bien puede ser cambiado por un cel o cualquier lector de dicho dispositivo, pero a corta distancia, tendría q estar el atacante al lado del votante, ,¿ fuimos con un extraño a votar?, en Salta la mayoría q se quejaron fueron personas q no tenían ni un mínimo de conocimiento, siendo realistas no hay ningún sistema 100% seguro, ni siquiera el tradicional, pero si se va a cuestionar un sistema q se demuestre en bases solidas, no con argumentos inaplicables, con todo respeto ingeniero pero cuando dijo”tiene dos procesadores, uno con memoria” mas de un técnico se le cago de risa.

  • Estoy de acuerdo con el Ing. Saravia. En paises desarrollados no se aplica el voto electrónico xq puede producir fraude. Ante la duda, q se vote con boletas de papel