Deportes

Copa SuperligaTigre también ganó en Tucumán y se metió en la final 

Silveira anota de cabeza el gol de Tigre en Tucumán. (Foto: Juan José García

Hugo Silveira hizo el 1-0 que sentenció la serie contra Atlético, tras el 5-0 de la ida. Fueron expulsado Rodrigo Aliendro y Yonatan Cabral en el Decano. El Matador espera por Boca o Argentinos.

Aplaudan y no dejen de aplaudir a este Tigre que no le pone límites a la ilusión y que se ha transformado en una grata sorpresa. Con fútbol, toques y goles, se metió de lleno en la final tras cerrar la llave en Tucumán ante Atlético con un 6 a 0 global. Y el festejo, entonces, tiene que ser grande.

Porque aquí, en esta provincia, el equipo de Néstor Gorosito dejó en claro que si bien no le sobra nada, sí juega lo suficiente; corre como el que más; es atrevido para atacar y defiende como mandan los libros. Además, tiene algunos jugadores como Lucas Menossi, Sebastián Prediger o Diego Morales que han demostrado su buen fútbol partido tras partido Para llegar a la primera final de la Copa, Tigre tuvo que pasar por Tucumán para agrandar el abultado resultado que logró en su cancha. Atlético entró al José Fierro consciente de que, en 90 minutos debía convertir cinco goles y no recibir ninguno. No hubo epopeya.

Y así fue el partido. Atlético arrancó mejor en la iniciativa. Aliendro metió un zurdazo que impactó en el poste. Después, Toledo cabeceó y Ricardo Noir no llegó por centímetros a empalmar la pelota abajo del arco. Pero Tigre empezó a encontrarse con la pelota y a emparejar el duelo.

Y para su fortuna, también llegó la pesadilla para el Decano: dos expulsiones en plena etapa inicial terminaron por liquidar su sueño de lograr la hazaña: primero Aliendro, que tras ser amonestado por una falta de atrás a Morales, protestó con vehemencia. Delfino le mostró la roja; y luego, Cabral por doble amonestación (la primera, exagerada). Un dolor de cabeza para el Ruso Zielinski, que tuvo que cambiar todo su esquema.

Con caras largas, pero con su gente alentando en todo momento, con la excepción de los inadaptados que arrojaron objetos al campo de juego, Atlético salió por el milagro. Sin embargo, el Matador, literal, lo mató.

Gorosito sacó a González y a Cachete Morales y mandó a la cancha a Hugo Silveira y a Diego Sosa. Los dos coincidieron en el gol. Justamente, el delantero uruguayo marcó el primer tanto del partido con un frentazo que dejó sin posibilidades a Lucchetti. Fue tras un centro del volante. Y todo terminó para Atlético.

Tigre, en cambio, dejó en claro que a pesar de haber perdido la categoría fue el que mejor juego ha mostrado de todos los equipos de Primera. Y hasta incluso, si gana la Copa el 2 de junio en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba, tendrá la oportunidad para ilusionarse con la Libertadores. En el final, Luna casi marca el segundo y Lucchetti apareció para tapar con muchos reflejos.

Y sí, la final te estaba buscando Matador. Y te encontró.

 

Fuente: Clarin.com

 

 

 

 

 

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores