Opinión

AnálisisTarifas: por qué Mauricio Macri puede ganar económicamente si pierde en el Congreso

El proyecto opositor prevé una rebaja grande en las facturas, pero sería vetado. La otra propuesta.

Una derrota política con beneficio económico. El presidente Mauricio Macri puede tener ese premio consuelo si el Senado aprueba este miércoles el proyecto opositor que ya tiene media sanción de Diputados y prevé, entre otras cosas, retrotraer los valores de las tarifas a fines de 2017 y reactualizarlos por el índice de salarios. En contrapartida, los dirigentes y militantes que celebren el golpe anti oficialista en el Congreso recorrerían el camino inverso, según publicó Clarín.

¿Cómo es la historia? El Gobierno ya anticipó que vetará la iniciativa del peronismo federal y el kirchnerismo, básicamente por su monumental costo fiscal. Unos 100 mil millones de pesos al año -según advierten los contadores del oficialismo-, agujero indigerible para el déficit actual de las cuentas públicas; y menos, en medio de una negociación con el FMI con promesas en contrario.

Es decir, más allá del impacto político que significaría una derrota de esa magnitud en el Parlamento, luego de que el propio Presidente saliera a ponerse al frente de la batalla, en términos económicos el veto llevaría la cuenta a cero. Y todos, incluidos los legisladores que aprueben el proyecto y los militantes que festejen en la calle, seguirán pagando los fuertes aumentos aprobados en audiencias públicas y previstos en el presupuesto.

En cambio, si se diera el improbable (a esta hora) triunfo del proyecto del oficialismo, que avalan algunos gobernadores, a Macri no le quedaría más que poner una parte de los más de 20.000 millones de pesos que prevé esa iniciativa como resultado de la rebaja temporaria del IVA en los servicios. La otra porción se la comerían los gobernadores. Esa plata, dividida por los 45 millones de argentinos, sería un beneficio anual de unos 450 pesos per cápita.

Parte de este argumento es el que esgrimió en la mañana de este martes el senador salteño Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador, para justificar su rebeldía dentro del bloque que conduce Miguel Pichetto.

La pelea, sin embargo, ya tomó otra dinámica. Y probablemente desde ambos rincones estén pensando más en 2019 que en el bolsillo de los consumidores.

Bastante de esto es lo que ven en el Gobierno, donde apuntan alternativamente a Pichetto, a Cristina y a Sergio Massa. Al inoxidable rionegrino le atribuyen un cambio de postura: de garante de la gobernabilidad a desestabilizador. Las críticas a la ex presidenta sorprenden menos. El propio Macri, bajo la partitura del dúo Marcos Peña-Durán Barba, volvió a elegir sus locuras de contrincante para fogonear la grieta.

El caso del líder del Frente Renovador es quizá lo más novedoso. Después de que las urnas lo empujaran a un rincón y dentro del peronismo su figura se devaluaba, el Gobierno lo devolvió a un lugar de privilegio. Ventajitas de un oficialismo desconcertado y una oposición resbaladiza.

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores