Política

DiplomaciaSe cayó la designación del embajador en el Vaticano porque es divorciado

Luis Bellando

Luis Bellando está casado en segundas nupcias. Lo había propuesto Gustavo Béliz pero su plácet fue rechazado por la Santa Sede. Santiago Cafiero confirmó que revisarán el nombramiento.

Finalmente, la Santa Sede rechazó el plácet de Luis Bellando como embajador argentino, porque es casado en segundas nupcias.  

Hace unos días trascendió que ante el inminente viaje de Alberto Fernández a ver al Papa Francisco, el 31 de enero, se había elegido a Bellando. Una designación que fue propuesta por el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz. Y aunque algunos sectores lo habían advertido se siguió adelante con la misma. Ahora, se confirmó que fracasó.

Tras conocerse la noticia, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, confirmó el freno a la designación: «La mecánica de la Cancillería es enviar primero los nombres en consulta, porque los países tienen que estar de acuerdo con los candidatos que se proponen. En este caso se reverá y también se reverá si hace falta otro candidato para enviar como embajador o representante en la Santa Sede», dijo en conferencia de prensa.

Bellando es diplomático de carrera, hijo de un reconocido periodista del mismo nombre. Hoy está al frente de la embajada en Angola. Se casó en primeras nupcias por registro civil. Se divorció y se volvió a casar, por Civil y por Iglesia, con una mujer nacida en Bolivia.

Pero aún no se tomó una decisión con lo que van a hacer en el Gobierno. En el pasado, el nuevo embajador ante Uruguay, Alberto Iribarne, tuvo el mismo problema durante la anterior gestión K. Lo mandaron al Vaticano pero por ser divorciado fue rechazado.

Bellando tampoco conformaba a las autoridades en la Cancillería ya que en el pasado el ex ministro Jorge Taiana lo castigó cuando estaba designado en el consulado de Río De Janeiro y participó sin autorización de una comparsa.

Mauricio Macri​ también cometió su error cuando quiso enviar a otro candidato al Vaticano: Tomás Ferrari no estaba aún casado con quien después sería su esposa. Poco después de que se difundiera que lo querían enviar a la Santa Sede, pero sin que se hicieran los trámites, tuvieron que cambiarle el destino. Lo encontraron cerca, puesto que le dieron la embajada en Roma, adonde sigue sin​ cambios por ahora. El embajador Ferrari es diplomático de carrera.



CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

La historia detrás de la foto del ratón en la bota
Ver anteriores