Deportes

Ada Hegerberg¿Sabés perrear?, la pregunta machista a la ganadora del Balón de Oro femenino 2018

El DJ Martin Solveig le hizo un comentario machista a la noruega Ada Hegerberg y fue muy criticado en las redes sociales.

El DJ francés Martin Solveig, que participó en la animación de la ceremonia del Balón de Oro 2018, generó una fuerte polémica después de haberle preguntado a Ada Hegerberg, la primera mujer laureada de la historia, si sabía “perrear”.

“¿Sabés bailar perreo?”, lanzó el DJ francés a la jugadora noruega de Lyon, quien le respondió negativamente mirando hacia otro lado, minutos antes de recibir el primer Balón de Oro femenino de la historia.

Esta breve secuencia generó el repudio en las redes sociales, donde los usuarios se indignaron por el “sexismo” y la “total falta de respeto” a la futbolista. Además, a varios jugadores presentes se les vio extrañados por el comentario.

 

“Es una broma, quizá una broma pesada, y yo querría disculparme ante todos los que haya podido ofender. Lo siento”, añadió. Además, intentó aclarar: “No invité a la mujer a perrear, sino a bailar la canción de Sinatra. Vean la secuencia completa. Las personas que me han seguido durante 20 años saben lo respetuoso que soy, especialmente con las mujeres”.

¿Por qué no le preguntaron lo mismo al croata Luka Modric? “Eso es una buena pregunta”, respondió la ganadora antes de abogar por un mayor reconocimiento del fútbol femenino.

Quién es Ada Hegerberg, la primera en ganar un Balón de Oro femenino

La primera mujer en ganar el Balón de Oro femenino fue una delantera noruega. Se llama Ada Hegerberg, tiene 23 años y 1,77 metro, juega en el Olympique Lyon de Francia y le ganó la terna a la multi premiada brasileña Marta y la holandesa Lieke Martens, máximas favoritas a llevarse el galardón.

Si bien las mujeres ya habían sido reconocidas por la FIFA en las ediciones que el Balón de Oro era entregado en conjunto por France Football y la casa matriz del fútbol, esta fue la primera vez que el galardón fue otorgado por el semanario galo. Y, en la noche de París, la noruega se lo dedicó a todas las jóvenes que practican este deporte. 

La goleadora se impuso en una nueva categoría en la que también estaban nominadas seis compañeras suyas del Lyon, ganador de las tres últimas Copas de Europa.

“Quiero dar las gracias a mis compañeras de equipo, porque sin ellas todo esto no habría sido posible. Gracias a mi club, a nuestro presidente, Jean-Michel Aulas, gracias por lo que haces por el fútbol femenino”, dijo la jugadora al ganar el prestigioso premio entregado por la revista France Football.

“Es muy importante para nosotras”, aseguró sobre la decisión de incluir un premio femenino. “Quiero terminar con un mensaje a todas las jóvenes: crean en ustedes, no paren nunca”, despachó la nacida en Molde, Noruega, el 10 de julio de 1995. Como trampolín para llegar al poderoso Olympique de Lyon, Hegerberg había jugado para Kolbotn Fotball y Stabaek FK, ambos de su país, y para FFC Turbine Postdam de Alemania.

Antes de quedarse con el Balón de Oro, la rubia había sido reconocida como la mejor jugadora de Europa de la UEFA en 2016, año en que también integró el once ideal de la FIFA y fue galardonada como la deportista del año de Noruega.

En 2017 fue distinguida como la Futbolista del Año por la cadena británica BBC y más tarde siguió con su carrera ascendente cuando se consagró como la máxima goleadora de la Liga de Campeones de la UEFA con 15 tantos .

La nota de la ceremonia la dio el DJ francés Martin Solveig, uno de los que animó la fiesta. Le preguntó a Hegerberg si podía hacer “twerking” (“perrear”) y con muy mala cara la mujer le dijo que no de manera contundente. El enojo de la noruega no quedó allí, ya que la polémica situación se viralizó en las redes y Solveig terminó ofreciendo disculpas por su desafortunada participación.

Etiquetas

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores