Policiales

InconscienciaRugbiers acusan a “El Misil” Díaz por los incidentes en una sandwichería de Tres Cerritos 

Luego de los graves incidentes del fin de semana en un local de comidas rápidas de la cadena Mak Lucas, en la zona del barrio Tres Cerritos, jugadores de rugby volvieron a estar en «el ojo de la tormenta», pero cuando ésta se disipó la realidad de los incidentes salió a la luz.

Según varias fuentes consultadas por El Tribuno, y que consta en la presentación policial, todo se habría originado cerca de 6.30 del pasado domingo en el local de comidas rápidas del grupo Mak Lucas situado sobre la avenida Bicentenario de la Batalla de Salta, cuando por cuestiones que se tratan de establecer un grupo de rugbiers habría agredido a dos jóvenes adentro del local gastronómico.

Pero lo cierto es que, en un acta labrada la presentación policial por la Comisaría 3ª, el acusado por los hechos habría manifestado haber sido agredido por un grupo de rugbiers del club Universitario Rugby Club, una versión que fue distorsionada, ya que con el correr de las horas también se involucró a jugadores de Gimnasia y Tiro de la misma disciplina.

 

Cabe aclarar que si bien no hubo una denuncia, la Fiscalía decidió actuar de oficio a raíz del estado público que ocasionaron los incidentes, que llegó a tener connotación nacional.

Luchador, no rugbier

Según se supo, Díaz, el acusado de los incidentes, no pertenece al club Universitario RC ni tampoco a Gimnasia RC, como se había especulado en un principio. No figura en ningún registro de los clubes de rugby de la provincia y mucho menos de la Unión Argentina de Rugby.

Díaz, apodado «El Misil», es oriundo de Rosario de la Frontera y practica artes marciales mixtas (MMA); es reconocido por participar de importantes certámenes provinciales y es el que habría originado los desmanes, que comenzaron dentro del baño del local comercial, para luego trasladarlos al mismo salón y terminar en la calle.

Videos mostrados por un portal de la prensa salteña, como así también videos caseros difundidos por algunos jóvenes, muestran cómo Díaz y otro joven, también en estado incontrolable, quizá por la ingesta de alcohol, no pueden ser calmados por concurrentes al local gastronómico.

Asimismo, luego de protagonizar escenas de pugilato, en donde se ve cómo arrojan objetos dentro del salón, que impactan cerca de otros jóvenes comensales, llevan el accionar a las afueras del famoso local.

 

Una vez en el exterior del mismo continúa la agresión, en donde se suman jóvenes.

Según se pudo observar, Díaz se trenza en una pelea hasta continuarla en la platabanda que divide la concurrida avenida del barrio de la zona norte de la ciudad.

En esa oportunidad es neutralizado por uno de los jugadores de rugby y al caer sobre la arteria, casi es atropellado por un taxi que pasaba por el lugar.

Fueron momentos de zozobra y hasta angustia por el trágico resultado que podría haber tenido el accionar.

Ya en el suelo recibe otros golpes y queda tirado en el asfalto, pero sin perder el conocimiento. Cabe aclarar que lo luchadores de MMA están preparados físicamente para afrontar estas clases de golpes, al cubrirse con sus brazos los golpes de los adversarios, como cuando se enfrentan en un ring.

Una violencia sin frenos

Según los testigos, eso tampoco terminó allí, ya que «El Misil» habría extraído del baúl de un auto, quizás de su propiedad, un caño de un gato hidráulico y un martillo, como los que usan los colectivos, habría perseguido a su agresor y hasta le provocó un profundo corte en la cabeza con una botella de vodka, algo que no fue confirmado.

Lo que sí se supo y se vio en los videos, es hasta la intervención de algunas jóvenes que intentaron infructuosamente frenar la violencia, tanto en el interior del local gastronómico como así también en sus adyacencias, en donde luego de varias llamadas al sistema de emergencia lograron la presencia policial que puso fin a este desmadre, que podría haber terminado en una verdadera tragedia.

De todos modos, todos coinciden en que el estado beligerante habría comenzado dentro del boliche «Hakuna», en adyacencias de Tres Cerritos, cuando quisieron agredir a otros jóvenes.

Pero ya afuera del boliche bailable ese «estado emocional» lo habría trasladado frente a otro grupo, que no llegó a mayores.

Los unos y los otros

Si bien el rugby se lo conoce como un deporte rudo, no significa que todo rugbier sea parte, cada fin de semana, de una escalada de violencia que no solo afecta a la provincia y la nación, sino además a un mundo globalizado autodestructivo.

Esa estigmatización, producto de algunos casos hasta fatales, como la muerte de Fernando Báez Sosa en enero de 2020 en Villa Gesell, convierten a los jugadores de rugby en centro de polémicas, en donde algunos violentos se escudan para tratar de victimizarse tras hechos repudiables por la sociedad.

De todos modos, al ser parte de una entrenamiento más estricto, deben ser custodios de una sociedad en progreso que erradica la violencia.

CADENA 365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

ENCUESTAS

¿Estas de acuerdo en la eliminación de las PASO en Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

BiodiversidadSalta nuevamente lidera el ranking de especies de aves observadas
Ver anteriores