Deportes

En Mar del PlataRiver estaba para golear y terminó sufriendo para llegar a la punta

El golazo de Borré. Fue el segundo de River en Mar del Plata ante Aldosivi. (Foto: Fotobaires)

El equipo de Gallardo ganó sin brillar. Fue de mayor a menor y superó 2-1 a Aldosivi. Así alcanzó a Argentinos en la cima de la Superliga.

Los más de 8 mil hinchas de River que estuvieron en el José María Minella ovacionaron una y otra vez a Marcelo Gallardo por razones múltiples. Tal vez los títulos sean lo más importante -según la óptica resultadista- pero lo más asombroso es cómo el entrenador puede reinventar al equipo y no sólo de un año para otro, sino también de partido a partido o -incluso- dentro de uno. Los futbolistas de River que juegan habitualmente de titulares se acomodan a distintos modelos de partidos, a diversos esquemas tácticos y la identidad sigue siendo reconocible.

Sucedió en Mar del Plata en la victoria por 2-1 ante Aldosivi: el elenco de Núñez se plantó con un atípico 4-3-3 con Nicolás De La Cruz y Matías Suárez como extremos. Y, casualidad o no, el primer gol lo hizo el uruguayo a pase del cordobés.

Le costó hacer pie a River, de todos modos. Hubo mucho mérito de Aldosivi, que ideó un partido de presión cuando no tenía la pelota y de paciencia cuando la tenía. Las secuencias mostraban a Gastón Gil Romero apretando a Ponzio y a Luciano Pocrnjic tardando una vida cada vez que tenía que sacar del arco. Los primeros minutos de los comandados por Gallardo fueron muy buenos y hasta se pudo poner en ventaja con un remate de Palacios que Galeano despejó en la línea o con un mano a mano que falló Borré.

Pero Aldosivi logró planchar el juego luego de un choque entre Solís y Montiel. Empezó a morder el local y River a errar pases. La cara de fastidio de Gallardo lo marcaba todo. Incluso el DT llegó a enojarse con un alcanzapelotas. No le encontraba la vuelta al nuevo esquema, especialmente en los movimientos de los volantes internos, Nacho Fernández y Palacios.

Se animó Aldosivi con dos remates lejanos de Verón y Villalba que no pasaron lejos. Pero River es, además del mejor equipo de Argentina, un conjunto con enorme jerarquía individual, capaz de gestar un golazo con un pelotazo largo de la defensa. La guapeó Borré, pase a Suárez y asistencia para el 1-0 de De La Cruz.

Mejoró mucho River en la segunda parte porque Palacios, que había jugado muy mal en la etapa inicial, agarró la pelota y se vistió de conductor. Su rendimiento fue elevado. Con un pase del tucumano a De La Cruz comenzó la jugada del gol de Borré: sutil definición del goleador tras la habilitación del uruguayo.

El resultado era 2-0 y el ingreso de Juanfer Quintero parecía la frutilla del postre: espacios para su zurda de crack. Pero el colombiano está dos cambios más abajo que el resto. Se lo nota lento, sin fuerza ni confianza. Perdió un balón fácil en la mitad de la cancha y, luego de una buena combinación de pases, Federico Gino descontó. Aldosivi se puso en partido.

No empató el local porque no supo cómo. O mejor: no tuvo con qué. Tampoco River lo liquidó porque Ponzio y Nacho Fernández se cansaron demasiado y porque Lucas Pratto sigue sin aparecer. Si Gallardo pretende recuperar a Pratto y Quintero para la final con Flamengo, debería darles un juego como titulares: a ambos le cuesta ingresando.

Ganó River, sin brillar pero dejando buenas sensaciones. Está puntero de la Superliga, una sensación increíblemente extraña para el equipo de Gallardo.

 

Fuente: Clarín

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

La alarmante imagen de una tortuga muerta por la contaminación que ganó un premio de fotografía
Ver anteriores