El Sibarita

ConsejosQué se debe hacer para que los vinos no se arruinen por las olas de calor

Frente a las altas temperaturas que se están registrando en gran parte del país, los vinos que tenemos en casa también sufren y hasta puede estropearse. Algunos consejos.

La inversión en vinos que decidimos hacer puede convertirse en una pérdida frente a la ola de calor que está viviendo gran parte de la Argentina. Es que como todo organismo vivo, los vinos también sufren los avatares de las altas temperaturas y pueden hasta arruinarse.

Sabemos que el principal enemigo de los vinos al momento que son guardado es la exposición al oxígeno, pero la luz y el calor no se quedan atrás. ¿Qué puede pasar? Simplemente que pierdan sus cualidades organolépticas y se deterioren.

Lejos de la luz

En primer lugar, hay que protegerlo de luz solar y lugares luminosos. Elegir un lugar oscuro de la casa puede ser una primera alternativa para mantenerlos alejados de esa exposición. Si un vino está golpeado por la luz, tendrá un sabor adormecido y plano.

Aunque la mayoría de las botellas están hechas de vidrio tintado, que ofrece cierta protección contra los rayos UV, sigue existiendo el riesgo de exposición. Además, poder mantener el vino a poca altura o en un armario ayuda a protegerlo de la luz fluorescente superior, que también puede causar daños.

Si no podes fresco, estable

Uno de los mayores daños que se les produce a los vinos es los cambios bruscos de temperatura. Obviamente hay que evitar dejar los vinos en zonas de mucha calor y fundamentalmente en las zonas de las casas donde la temperatura fluctua mucho. Un ejemplo claro son esas casas que arriba de la heladera diseñan un mueble para guardar vinos. Error fatal. Esas variaciones de temperatura, van a provocar vibraciones en el líquido y van a afectar negativamente al sabor del mismo.

Abierto, menos oxígeno

Ahora si hemos abierto un vino y no queremos que tome «temperatura ambiente», lo ideal es volver a tapar el vino apenas terminamos de servir las copas y volver al refrigerador. Así, evitamos que tome contacto con la menor cantidad de oxígeno posible y con ello que se mantenga la «frescura» de la fruta en el vino.

Un dato interesante es tapar ese vino con la misma parte del corcho que estaba antes, no con la que estaba en contacto con el ambiente, ya que ha sido expuesta a olores y mohos. Si no podes, ayudate de un cuchilla para «limar» algunas partes del corcho así podes cerrar de vuelta con la misma cara.

Cuidados

Si calor es una palabra que describe la temperatura en su casa, entonces es probable que su reserva de vino esté en riesgo.

En medio de todo el ruido de la industria del vino, qué beber, cuándo y cómo, a menudo surgen daños por calor, pero no existe una solución única para el almacenamiento adecuado, especialmente durante los sofocantes meses de verano.

Una gran cantidad de factores, incluida la edad, el estilo y el cierre de un vino, contribuyen a la facilidad con que se dañan los vinos. Y el calor no destruye las botellas de manera uniforme, por lo que puede ser difícil saber cuándo se cocina una botella.

De la misma manera que los alimentos se transforman en la estufa, el vino cambia a medida que experimenta altas temperaturas. Primero, los taninos se vuelven más notorios y los vinos adquieren un carácter ácido y astringente.

En lugar de una sensación en boca suave y flexible, los vinos se sienten ásperos y con más una nota en el paladar. Los sabores de frutas a menudo se vuelven secundarios a una acidez desagradable.

En climas secos, los corchos se encogen a medida que pierden humedad, lo que provoca fugas en las botellas y un lío pegajoso.

Otros cierres pueden empujarse hacia arriba y atravesar la parte superior de sus botellas a medida que el vino se expande durante los picos de temperatura. Los vinos más viejos, y aquellos con corchos naturales, también tienen un mayor riesgo de deterioro, ya que son inherentemente más delicados que los vinos jóvenes y los sellados con tapones sintéticos.

Cada vez que un vino de su estante tiene fugas o sabe completamente astringente, probablemente haya sido cocido.

En general, todos los vinos se almacenarían perfectamente a temperatura de bodega, entre 55 y 65 grados. Esta es la temperatura relativamente fresca que mantienen la mayoría de las bodegas y salas de degustación para garantizar que sus vinos envejezcan adecuadamente y muestren lo mejor de sí mismos a los compradores potenciales.

“Mantener” es la palabra clave cuando se trata de la temperatura del vino, ya que cuanto más fluctuaciones de calor y humedad, más probabilidades hay de que se dañe el vino. El umbral de daño por temperatura comienza en unos 70 grados, lo que significa que incluso la mayoría de las casas con aire acondicionado ponen en riesgo el vino.

Sin aire acondicionado, es muy fácil dejar que los vinos se cocinen cuando la temperatura interior alcanza los 80 grados o más. Un pico ocasional no diezmará su colección, pero la exposición prolongada, como una ola de calor de una semana o un día completo en el automóvil, sí.

Incluso si su almacenamiento en el hogar está a punto, los daños a menudo ocurren durante el transporte. Dentro de un camión de reparto normal sin un remolque con temperatura controlada, el mercurio se eleva fácilmente por encima de la marca de 100 grados, esencialmente horneando el vino.

Siempre es mejor pecar de cauteloso al mezclar vino con temperaturas demasiado altas, y recuerden que el refrigerador es su amigo.

 

 

 

 

Etiquetas

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



ENCUESTAS

En la evaluación de la gestión de Bettina Romero en la Municipalidad de Salta, con cuál de estas opciones se identifica

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Las mejores fotos de la Tierra desde la Estación Espacial Internacional
Ver anteriores