Deportes

Francia PSG – Olympique de Marsella, por la Ligue 1: goles, resumen y resultado, con un escandaloso final, cinco expulsados y acusaciones de racismo

En Paris Saint Germain fueron expulsados Neymar y Leandro Paredes. En el Marsella, Darío Benedetto.

Paris Saint Germain y Olympique de Marsella protagonizaron una nueva edición del clásico de Francia, en el Parque de los Príncipes, por la tercera fecha de la Ligue 1. Y vaya si fue caliente el triunfo visitante por 1 a 0: goles anulados, polémicas generadas por el VAR, acusaciones de racismo y golpes y corridas, en un escandaloso cierre que tuvo cinco expulsiones. Y debieron ser más.

La alta tensión empezó a construirse mucho antes de este domingo. Fue cuando PSG perdió la final de la Champions League a manos del Bayern Munich y en todo Marsella se celebró la desgracia ajena.

Al desmedido festejo por las calles de Marsella, se sumaron las declaraciones de Dimitri Payet, quien en las redes sociales y luego en declaraciones públicas – previas al clásico -, se burló de PSG y su derrota copera. En la previa, el clima ya estaba caldeado.

Era un detalle que no iba a ser dejado de lado por los cinco mil parisinos que presenciaron el duelo distribuidos en distintos sectores del estadio Parque de los Príncipes. Y que silbaron y abuchearon al volante francés cada vez que le tocó intervenir en el juego. 

El partido arrancó con mucho ritmo. Con Pablo Sarabia por derecha, Di María más por el centro y Neymar suelto, PSG desplegó su ataque para quedarse con el clásico. Y al minuto y medio tuvo la primera opción, cuando Marco Verratti recibió un centro muy solo dentro del área y Steve Mandanda tuvo que revolcarse sobre su palo derecho para desviar.

La contestación del Olympique la tuvo tres minutos más tarde, cuando Valentin Rongier, con un disparo desde fuera del area, probó los reflejos de Sergio Rico. A los 18 minutos lo tuvo Ney, pero su cabezazo salió cerca.

Durante la primera media hora, el PSG tenía el dominio del juego y también las posibilidades. Pero el partido iba a cambiar abruptamente a los 31 minutos, cuando desde una pelota parada, la visita se puso en ventaja. Tiro libre de Payet para que Florian Thauvin en soledad abriera el marcador.

Primera intervención y discusión del VAR: convalidó el gol, aunque por TV se vio que el volante visitante tenía un pie adelantado. 

En ese momento, PSG perdió la brújula, y también el control que venía llevando hasta ese momento. Y entró en el roce y en la confusión general.

Tanto que a los 33 minutos, una falta sin pelota de Alvaro González sobre Di María derivó en un escupitajo del argentino y la reacción de todo el equipo local. Tanto dentro como fuera de la cancha. A esa altura, los cinco mil hinchas hacían que el estadio sea un verdadero hervidero.

Neymar copó la parada y al grito de «Racismo, no», culpó al futbolista español del entredicho. Un duelo personal que no iba a quedar ahí y que sobre el final del clásico iba a desatar el escándalo y el bochorno que se vivió. 

Otra vez el VAR se llevó algunos minutos tratando de cotejar el gesto antideportivo del español y del argentino y las posteriores palabras de González. Esas que Neymar lo señalaba como «racista».

Lo inentendible es que todo se vio claramente en la transmisión internacional. Sin embargo, Brisard, el árbitro del partido, dejó pasar de largo sin sanciones.

Los minutos finales fue todo pierna fuerte y confusión. Mucha confusión. Y el clima tenso se llevó los últimos minutos de la primera parte, con más discusiones que fútbol.

Con pelota al piso, y adelantando sus líneas, PSG salió en el complemento en la búsqueda de la igualdad. La velocidad y las gambetas de Neymar y de Di María empezaron a marcar diferencias en la atiborrada defensa de Olympique, que apostó definitivamente a jugar de contragolpe.

Darío Benedetto ingresó a la cancha por Pape Gueye, que había hecho muy poco durante todo el partido y cambio de esquema: 4-1-4-1 para sostener el 1 a 0.

A los 14, otro remate de media distancia de Neymar hizo que una volada de Mandanda le fiera injusticia al marcador. El PSG se lo llevaba por delante, pero con cada una de las intervenciones, el arquero se convertiría en figura.

Por el VAR se anularon dos goles: uno de Di María, que estaba en clara posición adelantada para el PSG, y otro de Benedetto, por un supuesto offside de Thauvin. La imagen de la TV demostró que el volante de Olympique estaba en la misma línea. Era gol de Pipa y otra vez falla de quienes miran las imágenes.

​A falta de 20 minutos, Paredes ingresó por Verratti y con un minuto en cancha, vio la tarjeta amarilla: patadón desde atrás al polémico Payet. Pero esa no iba a ser la única acción contra el francés más abucheado de la noche. Dos minutos más tarde, fue Di María quien también intentó hacer justicia propia y le dio una murra al volante de Olympique. Otra amarilla.

Los minutos finales fueron un calco de lo ocurrido en la primera parte: patadas desmedidas, discusiones a granel y el PSG sacado de sus casillas y sin claridad para buscar el empate. Así, los locales chocaron con su propia impotencia.

En tiempo adicional, el duelo verborrágico entre Neymar y Alvaro González subió de tono; y sumado a otro entredicho entre Paredes y Benedetto en mitad de la cancha, hizo que todo se saliera de sus cabales. 

La poca personalidad del árbitro y las pulsaciones a full hicieron el resto y terminaron a las trompadas. Con corridas entre los propios futbolistas y un bochorno con cinco rojas: Neymar («Le pegué por racista», dijo al irse), Leandro Paredes, Darío Benedetto, Layvin Kurzawa y Jordan Amavi. Y un espectáculo lamentable. 

El escandaloso final le puso el broche al clásico caliente. Negocio redondo para Olympique, que jugó poco, metió mucho y discutió más, pero de manera muy inteligente se llevó la victoria del clásico luego de nueve años y 20 partidos. Y mudó el festejo para Marsella.



CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

La historia detrás de la foto del ratón en la bota
Ver anteriores