Mundo

Nueva era¿Por qué todos hablan de Amanda Gorman? La joven poeta que en 5 minutos se convirtió en un fenómeno global

La joven afroamericana cerró la ceremonia de asunción de Joe Biden con un poema que todos aplaudieron de pie. Te contamos quién es.

Fue segundos tras concluir su presentación en la biblioteca del Congreso de Estados Unidos que el público, boquiabierto, se puso de pie para dedicar una ovación a Amanda Gorman, ganadora del premio Nacional de Poesía Joven de 2017.

Entre los asistentes, había una profesora de lengua llamada Jill Biden.

Unos años después, cuando Biden se encontraba preparando la ceremonia de inauguración presidencial de su marido, supo de inmediato quién quería que cerrara el acto.

Este 20 de enero, el primer día de la presidencia de Joe Biden, una nueva página de la historia de Estados Unidos, el país entero se quedó sin habla y aplaudió a rabiar su elección.

Crónica de un encargo

Gorman, una militantes de la justicia social desde los 16 años, ahora estudiante de Harvard, recibió el encargo de componer un poema para la ocasión en diciembre.

Para prepararse, leyó los anteriores poemas inaugurales, volvió sobre los textos de Abraham Lincoln para entender cómo hablar a un país dividido. Iba por la mitad de su trabajo cuando se produjo el asalto al Capitolio.

“No diré que arruinó el poema porque no me sorprendió, había visto las señales y los síntomas hace tiempo. Pero me motivó aún más para creer firmemente en un mensaje de esperanza, unidad y curación. Era el tipo de poema que yo necesitaba escribir y el que el país y el mundo necesitaban escuchar”, explicó Gorman. 

Sus versos fueron el eco perfecto del discurso de Biden, una poderosa versión lírica del mensaje de unidad que el nuevo presidente lanzó al país sin cerrar los ojos.

“De algún modo, hemos resistido y sido testigos de una nación que no está rota, sino inacabada. Nosotros, los sucesores de un país y un tiempo en el que una chica negra flacucha descendiente de esclavos y criada por una madre soltera puede soñar con ser presidenta y un día encontrarse con que está recitando para uno”, proclamó Gorman (sí, hace tiempo que dice que planea presentarse a presidenta en 2036, cuando tenga la edad mínima legal).

El auditorio del Capitolio quedó mudo durante los cinco minutos que duró la recitación de su poema, The hill we climb (La colina que escalamos).

Algunos no pudieron contener sus exclamaciones de admiración cuando, puntuando cada palabra con las manos y una amplia sonrisa, Gorman recordó cómo los estadounidenses han visto las fuerzas que pueden destruir el país y estuvieron cerca de lograrlo.

Pero aunque a veces la democracia puede demorarse, proclamó Gorman, “nunca puede ser derrotada”. “La democracia ha prevalecido”, había dicho minutos antes Biden.

Como el día que la primera dama la conoció, Gorman vistió de amarillo. Su pelo, tan político como su poesía, lucía recogido en rastas en un poderoso moño.

Escuchándola recitar con tanto talento y seguridad era difícil adivinar que la poeta y el presidente tenían algo en común más allá de sus versos y su prosa. Ambos han tenido que superar grandes obstáculos para ser capaces de hablar en público.

Biden era tartamudo de pequeño y superó su condición recitando a poetas irlandeses frente al espejo. Gorman también encontró en la poesía una plataforma para superar sus limitaciones.

La poeta, que tiene una hermana gemela y nacieron de forma prematura, arrastra problemas para pronunciar ciertas letras, como la erre o el sonido sh .

Hasta hace pocos años, aún tenía problemas para decir su propio apellido o el nombre de la escuela donde estudiaba en Los Ángeles, donde, como contó al país, ha sido criada por una madre soltera, maestra de escuela.

“La poesía me encontró a mí”, contó en el canal público PBS al recibir su primer gran galardón. El flechazo ocurrió cuando tenía 7 u 8 años. Escribía versos en el patio del colegio. Luego empezó a recitar.

La poesía de Gorman es un grito por la justicia social. Con 16 años, creó una oenegé para ayudar a otros niños a leer y escribir mejor. Alfabetización y democracia van de la mano, defiende.

Conmocionada por la victoria de Donald Trump, en 2016 escribió We the people (Nosotros el pueblo, las primeras palabras de la Constitución de EE.UU.), una reflexión sobre quién cuenta y quién no en la democracia americana.

El poema que recitó cuando le concedieron el premio nacional y escuchó Jill Biden se titula In this place (an American lyric) (En este lugar, una letra americana) y versa sobre lo que nos dicen algunos lugares de Estados Unidos, escenarios que celebrar y otros sobre los que reflexionar y mirar de frente, como Charlottesville donde ese verano tuvo lugar una sangrienta manifestación de supremacistas blancos.

La respuesta de Trump a esos sucesos llevó a Joe Biden a presentarse a las elecciones. Y Jill lo condujo a Gorman.

La autora es corresponsal en Washington de La Vanguardia

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Obra de arte Impresionante: esta es la cara real de San Martín
Ver anteriores