Nacionales

Por primera vez en dos décadas, la cuota mensual es menor a un alquiler

Por primera vez en dos décadas, la cuota mensual es menor a un alquiler

En algunos casos se paga hasta un 32% menos. El año pasado, el valor había llegado a ser cuatro veces mayor. 

Los flamantes créditos hipotecarios con 30 años de plazo, y ajustables por inflación, consiguieron que vuelva a estar disponible en el país una opción prácticamente olvidada desde la década de los noventa: dejar de pagar un alquiler y usar ese dinero para cancelar las cuotas de un préstamo que, en un futuro, permita convertirse en dueño de una vivienda, según informo Clarin.

 

En los últimos años, los créditos disponibles arrojaban cuotas iniciales que cuadruplicaban y hasta quintuplicaban el costo de alquilar la misma vivienda. En febrero del año pasado, por ejemplo, para comprar un dos ambientes estándar en Parque Patricios, el pago mensual inicial superaba los $ 14.800, contra $ 4.300 de alquilarlo. Y en Recoleta la relación podía ser de $ 23.700 contra $ 6.000. Eso hacía que prácticamente nadie tuviera ingresos suficientes como para calificar, porque la cuota nunca puede ser más de un cuarto de lo que se gana.

 

Pero la situación cambió a mediados del año pasado, al aparecer los créditos Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), que prácticamente emparejaron ambos valores. Y este mes, al surgir opciones con tres décadas de plazo, los montos de cuota pasaron a quedar incluso por debajo de los alquileres.

Lo determinó este mes un estudio de la consultora especializada Reporte Inmobiliario, donde destacan que una situación de este tipo “no se veía desde hace al menos dos décadas”.

La investigación tomó como referencia un departamento estándar sin amenities de 45 m2 que en la Ciudad, en promedio, vale $ 1.450.432 y se alquila por $ 6.412. El hallazgo fue que, para quien pueda acceder a la nueva línea a 30 años del Banco Nación por el 80% del valor, la cuota hipotecaria inicial puede ser de $ 5.338. Es decir, un 17% menor.

La comparación arrojó que en todos los barrios porteños la cuota queda por debajo del alquiler, y en algunos por una diferencia bastante mayor. Por ejemplo, en Flores se paga 25% menos, en Liniers un 27%, en San Telmo un 28% y en Montserrat la diferencia llega al 32%.

Destacaron además que, para el dos ambientes promedio, estas cuotas más accesibles logran rebajar el requisito de ingreso familiar demostrable a $ 21.352, cifra menor al ingreso familiar promedio de la Ciudad (de $ 26.046 según el último registro oficial). Y que un hogar puede abonar ese pago mensual usando sólo el 20,5% de lo que gana. “De esta manera, la posibilidad de cambiar el pago mensual del alquiler por el de una hipoteca es hoy concretamente una realidad”, concluyen.

Con este sistema, impulsado especialmente por la banca pública, el gobierno nacional está haciendo una apuesta fuerte por conquistar a la clase media y lograr, a largo plazo, que el efecto se sienta en la urnas. Ya se habla, incluso, del “voto UVA” como una reedición del “voto cuota” de los noventa.

Algunos resultados empiezan a notarse. Según una encuesta de la consultora D’AlessioIROL y el analista Sergio Berensztein, difundida anteayer, el 51% de la población opina que los créditos hipotecarios a 30 años son “uno de los mayores aciertos” de la gestión de Mauricio Macri, aventajada sólo por la decisión de eliminar el cepo cambiario.

 

De acuerdo con el sondeo, además, la compra de una vivienda está dentro de los planes de 1 de cada 10 argentinos consultados. El interés, destacan, es mayor en el nivel medio-bajo y entre los menores de 34 años.

Según revelan los datos, la visión que se tiene sobre el futuro del país incide fuertemente en la predisposición a adquirir un inmueble. Así, la disposición para la compra es del 13% entre quienes tienen expectativas optimistas, contra sólo un 3% entre los pesimistas.

Acerca del Autor

matias matias

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario