Locales

Modelo de las Naciones Unidas Polémica con colegios católicos de Salta porque no dejan participar a sus alumnos de OAJNU

El Consejo Provincial de Educación Católica (COPRODEC) ha prohibido la participación en los debates de los alumnos de todos los colegios católicos de Salta.

Los chicos expresan su impotencia en las redes sociales. Desde el Modelo de las Naciones Unidas Salta mantienen la esperanza de poder sumar todas las voces.

Con 24 años, la salteña Valentina Bianco estuvo en 23 simulacros de OAJNU (Organización Argentina de Jóvenes para Naciones Unidas) como participante cuando iba a un secundario religioso y como delegada de la ONG mientras estudió Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas en la Universidad Católica de Córdoba, antes de viajar a California donde realiza una maestría en terrorismo y armas nucleares con una beca Fulbright. «Para mi la ONU representa el mayor intento en la historia de este mundo de aunar esfuerzos para acortar la brecha entre el mundo que es y el mundo que deseamos que sea. Personalmente, a mi este mundo me incomoda. Y me incomoda mucho. Hace que me hierva la sangre ver tanta injusticia y apatía. Estar acá me permite creer que el mundo está lleno de personas que se preocupan y se ocupan de los demás. Para mi es simple: sentir, ser y hacer humanidad», expresó en sus redes sociales.

Bianco es uno de los muchos ejemplos del empoderamiento en la lucha por los derechos humanos que infunde la OAJNU en el marco del Modelo de las Naciones Unidas (MNU). En Salta, una de las 9 provincias donde tiene sede OAJNU, participaron 12 mil chicos desde 2006. Ellos se han transformado con la experiencia y han comprendido lo trascendental de su acción por los derechos.

Pero este año llora el modelo en Salta porque a raíz de un pronunciamiento nacional de esta organización a favor de la despenalización del aborto, el Consejo Provincial de Educación Católica (COPRODEC) ha prohibido la participación en los debates de los alumnos de todos los colegios católicos de Salta. Las redes sociales estallaron de furia con el hashtag #DevuelvanmeMNU, donde los jóvenes salteños expresan su impotencia por no poder participar en este invalorable juego de roles que plantea la OAJNU, en el que simulan ser diplomáticos representando a los países miembros de la ONU; debaten sobre realidades internacionales, y desarrollan habilidades de negociación, oratoria y liderazgo.

Al ser consultado sobre la exclusión de los alumnos de colegios religiosos del MNU 2019, el presidente del COPRODEC, Roberto Suaina, expresó: «Así es. En 2018 la OAJNU hizo un compromiso formal para respetar las diferentes ideas, porque en los debates del año pasado los participantes mostraron falta de tolerancia frente a otras ideologías. Entonces se comprometieron para este año a ser inclusivos y respetuosos frente a los idearios institucionales; pero hace apenas unas semanas la OAJNU dio una concreta adhesión a la legalización del aborto y nosotros no podemos participar de debates con gente que se manifiestan de acuerdo con una ideología que no compartimos».

El representante agregó: «El COPRODEC no siente las garantías necesarias de respeto a la diversidad de opiniones para una participación en OAJNU».

Por su parte, Guillermo Gutiérrez, secretario de Comunicación de OAJNU Salta, aseguró que «estamos muy afligidos, contrariados y sentimos impotencia por los chicos que no podrán participar, expresarse, conocer sus derechos y aprender que los países se construyen en base a debates. OAJNU es una organización nacional y la decisión de manifestarse a favor de la legalización del aborto se hace a nivel nacional».

Gutiérrez agregó: «Vemos el movimiento que se armó en las redes y dan ganas de llorar porque los chicos quieren que su voz sea escuchada y OAJNU es el espacio donde pueden hacerlo. Quiero creer que esta determinación se puede revisar. Nosotros mandamos un mail a los colegios informando que no se plantearán debates sobre aborto ni educación sexual, de modo que sea un espacio para todos. Las inscripciones están abiertas hasta fines de julio, y esperamos poder sumar todas las voces».

Cada año se realizan más de cincuenta millones de abortos en el mundo, una cifra que supera a la población de muchos países. Por eso, no es descabellado el apoyo de la ONU y por ende de OAJNU a una ley que despenalice esta práctica ingrata, porque dudo que se hiciera por deporte o placer. Eso no debería impedir que los jóvenes salteños debatan sobre otras realidades tan o más dramáticas que el aborto, que suceden en este y otros países. Con este impedimento sólo se ejercita la intolerancia, la hipocresía y la indiferencia con respecto a los derechos humanos en el mundo. Además, el tema no debería entrañar una discusión religiosa, sino legal. En todo caso, Cristo, el regidor de la doctrina católica, dice: «No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento» (Lucas 5:32). No debería ser tan fácil cercenar la lucha por un mundo que se considere más justo, donde el debate es la base de la consecución de los derechos. Si ese debate no existe porque una de la partes no lo representa por enojo o por un dudoso idealismo silencioso, sería como faltar al mandato bíblico expresado en la 1´ Carta de Pedro 3:15, que dice que los creyentes deben «defender la esperanza»; preparados así para «derribar argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios», (2´ Carta de Pablo a los Corintios 10:5). Hoy, los jóvenes privados de su ansiada participación en OAJNU esperan una reconsideración de la decisión del COPRODEC para descollar con sus ideas y no sentirse prisioneros de «guías ciegos, que cuelan el mosquito y se tragan el camello», (Mateo 23:24).

 

Fuente: El Tribuno

Etiquetas

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

EuropaCasas por 1 euro en Italia: en qué pueblos se encuentran y requisitos para comprarlas
Ver anteriores