Opinión

Pasó Semana Santa, arranca la campaña electoral

Son 24 los partidos reconocidos en Salta

  Por: Daniel Salmoral

La campaña política, aunque no de manera formal, comenzó este primer lunes después de Pascuas.

Prácticamente todos los partidos y sus dirigentes, hicieron saber de distintas maneras que luego de la fiesta religiosa se lanzaría la competencia electoral por alcanzar los escaños legislativos nacionales, provinciales y municipales que se pondrán en juego en este 2017.

El convite electoral de este año tiene un significado enorme para todos los sectores políticos porque quien gane quedará a tiro para la gran elección presidencial del año 2019, mientras que los que fracasen, con todo éxito en la de ahora, deberán resignar sus chances de tener un protagonismo importante dentro de un poco más de dos años.

Como venimos sosteniendo desde hace tiempo ya, tanto el presidente Mauricio Macri como el gobernador Juan Manuel Urtubey y el intendente capitalino, Gustavo Sáenz, necesitan salir victoriosos de esta pulseada.

Macri porque necesita ratificar su liderazgo y aventar así los fantasmas golpistas que alientan sin disimulo los talibanes del kirchnerismo y una parte de la dirigencia sindical, además porque tiene que lograr incrementar el número de legisladores propios y de sus aliados para así conseguir que sus proyectos de ley en el Congreso tengan un tránsito más rápido y sin tantos traumas.

Urtubey porque este año, más que nunca, debe mostrar un liderazgo político absoluto en la provincia para así salir a la escena nacional con su aspiración presidencial intacta y empezar a vencer la innumerable cantidad de obstáculos que deberá sortear, primero en el intestino de su partido, y luego en el amplio espectro nacional.

Sáenz, por su parte, también tiene que reafirmar sus contundentes triunfos en la Capital durante 2015, de manera de comenzar a avanzar con pie firme su escalada provincial para luchar por la gobernación salteña también en 2019.

Ya con la idea de un frente electoral único en la provincia muerto y sepultado, para los partidos políticos que juegan en Salta les queda la nada sencilla tarea de conformar los acuerdos o alianzas electorales que los arrimen a la victoria en los comicios del mes de Octubre venidero.

Decimos la nada sencilla tarea porque los tres frentes que actuaron en 2015 están diezmados y al menos por ahora, no se sabe como quedarán en definitiva.

La alianza gobernante liderada por el gobernador Urtubey, tiene como integrantes seguros, por este tiempo al PJ, el Frente Plural y los ex renovadores ahora llamados PARES.

El Partido de la Victoria, aún cuando su presidente Sergio “Oso” Leavy  y otros dirigentes aseguraron que seguirán formando parte de la coalición, deberá esperar que el Congreso partidario que se reunirá el próximo 11 de mayo lo autorice formalmente para decir que siguen allí.

Aunque se descuenta que los congresales avalarán los dichos adelantados por su Presidente, se sabe que existen voces que plantean la idea de abandonar el espacio y recrear una alternativa “kirchnerista – kirchnerista” junto a organizaciones sociales y agrupaciones como Kolina; Unidos y Organizados y Unión Popular, entre otros, para de esta manera contener a los votantes que en los últimos doce años apoyaron las políticas que impulsaron Néstor y Cristina Kirchner.

“Si no somos capaces de armar esto con el Partido de la Victoria como abanderado, le dejamos todo el voto opositor a Macri en la provincia en manos del Partido Obrero”, afirma de manera contundente uno de sus congresales que irá con esta postura al encuentro que decidirá el destino del  PV.

En Cambiemos, la decisión de un grupo de radicales de abandonar el conglomerado político, lo deja al PRO, al PPS y el PCP, en principio, como quienes sostendrán la alianza política.

A estos, habría que sumarles la famosa “pata peronista” que la estaría aportando el partido “FE” que conduce, en Salta, el dirigente gremial de los taxistas nacionales, José Ibarra.

A este novel partido que lidera a nivel nacional el histórico dirigente de la UATRE, Gerónimo “Momo” Venegas, habría que sumar como otro integrante de Cambiemos en la provincia al ahora partido político, “Salta nos Une”, que preside la delegada regional del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, Bettina Romero.

La decisión de parte de la dirigencia radical de dejar Cambiemos en Salta, tiene que ver con su rechazo al desembarco de peronistas y otras figuras como el caso del diputado nacional, Guillermo Duránd Cornejo.

“Un radical no puede compartir listas con figuras de derecha”, dijo, por ejemplo, el diputado provincial Humberto “Ulua” Vázquez en el programa “7 PM”, mientras que Eduardo “Huaity” González, en el mismo programa político de FM Pacífico, sostuvo que “los ciudadanos nos votaron como una alternativa no peronista y no debemos traicionar ese voto aceptándolos ahora por una simple necesidad del PRO”.

Con estos argumentos, adelantan que su idea será armar un frente junto a la Coalición Cívica, algunos dirigentes del PRO que tampoco están de acuerdo en aceptar peronistas en Cambiemos y por lo tanto se irían y unas cuantas agrupaciones municipales que, aseguran, ya les hicieron saber su decisión de sumarse al nuevo frente electoral que se llamaría, “Cambiemos de Verdad”.

A Gustavo Sáenz, el intendente capitalino que llegó al sillón de Moldes por el frente “Salta nos Une”, ahora convertido en partido político, no son pocos los que le piden que lidere una nueva alianza electoral.

Sáenz, convertido en uno de los jefes comunales nacionales con mejor relación con el gobierno nacional –uno de los más “mimados” dicen varios- fue reclamado por buena parte de la dirigencia del PRO en la provincia para que pase a militar en sus filas, pero el Intendente capitalino se mantuvo en su lugar, al menos por ahora.

“Gustavo está haciendo una gran gestión y debe continuarla así porque eso es lo que le dará el apoyo de los salteños para aspirar llegar a otro cargo más importante”, afirmó Ricardo Villada, el presidente del Concejo Deliberante capitalino, quien también entiende que Sáenz puede ponerse a la cabeza de una nueva alianza electoral en Salta.

Como puede verse, antes que hablar de candidaturas los políticos salteños deberán abocarse a construir los frentes o alianzas que electoralmente les den oportunidad de ganar el comicio.

Sólo el Partido Obrero y Salta Somos Todos, adelantaron, al menos por el momento, que irán sin acuerdos con otros partidos a Octubre.

Pasó Semana Santa y comenzó el armado de las estructuras políticas.

De la inteligencia con la que sean construidas, dependerá el éxito o la derrota.

Los dirigentes políticos, entonces, tienen la palabra.

Etiquetas

Acerca del Autor

indio

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario