Política

Tensión sindical Para el Gobierno, Hugo Moyano sabe que perderá, pero no va a recular

Funcionarios entienden que el camionero profundizará su escalada y que lo que busca es una solución para OCA. Los posibles próximos movimientos.

“El Negro no sabe perder”. La frase se repite entre funcionarios macristas que supieron tener contacto cotidiano con Hugo Moyano hasta que estalló la guerra con el jefe camionero. La lectura que hacen en el Gobierno es simple: que el jefe camionero no tiene otro destino que el de perder en su enfrentamiento contra Mauricio Macri pero que igual no va a recular porque Moyano no es de los que levanta bandera blanca y pide agua en medio de una pelea, según informó Clarín.

Habría otra razón, también según interpretan funcionarios, para que el sindicalista insista con su escalada: “El Negro sabe que la Justicia está actuando y que el Gobierno no va a hacer nada para impedirlo”. En buen romance: para Moyano bajarse ahora de la pelea tampoco implicaría una ganancia.

 

Aunque en lo ideológico se encuentra en las antípodas del macrismo, Moyano fue aliado del Gobierno hasta mediados del año pasado. En agosto, en la víspera de la marcha opositora de la CGT, hubo un asado en el SUPHE del que participaron un puñado de funcionarios clave -Jorge Triaca, Rogelio Frigerio y Juan José Aranguren y Mario Quintana- y varios dirigentes sindicales, entre los que estuvo Moyano.

Para el Gobierno, Hugo Moyano sabe que perderá, pero no va a recular

Hugo Moyano. Busca una solución para los problemas financieros de OCA.

El camionero llegó con una carpeta en las manos en la que describía la grave situación financiera de la empresa postal OCA. Uno de los ministros que vio esa carpeta recordó a Clarín: “Lo que pedía era una solución para la millonaria deuda de OCA”.

Para el Gobierno se abría una doble oportunidad. Por un lado buscar que se avanzara en la reconversión de la empresa postal y ajustar su cantidad de empleados. “ A OCA le sobran 3.000 empleados”, sostienen en un despacho oficial. Dato extra que manejan en el Gobierno. De sus 7.000 empleados, calculan que habría entre 800 y 1.000 “liberados”, como se califica a los que están a sueldo de una empresa pero que en realidad trabajan para su sindicato.

 

Lo otro en lo que buscó avanzar la administración macrista fue en la modificación del convenio de trabajo de Camioneros para bajar el elevado costo de la logística y del transporte de mercaderías en el país. En un paper que circula entre funcionarios se describe lo que se busca cambiar: que los camioneros dejen de cobrar 1% por año de antigüedad; que en el camión vayan dos en vez de tres trabajadores; la reducción de los adicionales por zona; cambiar la definición de larga distancia; bajar la cuota sindical y el seguro de sepelio (a los afiliados se les descuentan 3% y 1,5%, respectivamente, por esos dos rubros).

Pero Moyano no aceptó. Después vino lo más reciente: Pablo Moyano salió a cuestionar la ley de Reforma Laboral y Hugo Moyano empezó su enfrentamiento público con el Gobierno. El próximo paso de la escalada es la protesta convocada para el miércoles 21, donde se espera los Moyano jueguen a fondo. En medios sindicales se dice que Camioneros invertirá $ 20 millonesen la organización de la concentración contra Macri.

 

Aún no asoma claro cuál sería el siguiente paso del sindicalista. ¿Un paro de su gremio? ¿Una medida de fuerza de alguna de las ramas de Camioneros, como Combustibles o Recolección de Residuos? Estas últimas alternativas no serían tan sencillas, según analizan en el Gobierno.

“¿Con qué argumento gremial pararía? De ocurrir, Camioneros correría el riesgo de que se declare ilegal la medida de fuerza”, dijeron.

Para el Gobierno, Hugo Moyano sabe que perderá, pero no va a recular

Macri en Córdoba se refirió a las “conductas mafiosas o extorsivas”.

En Gobierno apostará a debilitar más a Moyano. Salvo los aeronáuticos, los demás gremios del transporte se abrieron esta vez del jefe camionero. Aunque rechazan alentarlo, siguen con atención los intentos de los sindicatos de Córdoba, Santa Fe y Mendoza de abrirse de la Federación de Camioneros.

El Gobierno se muestra dispuesto a responder uno a uno cada movimiento que haga Moyano. “El juega blanca, nosotros jugaremos negra”, graficó un ministro. Ese siguiente movimiento oficial podría estar relacionado con su familia.

Para el Gobierno, Hugo Moyano sabe que perderá, pero no va a recular

Facundo Moyano cuando aún estaba de novio de Nicole Neuman.

“La tarjeta de Facundo vuela”, avisan dando a entender que tienen registrado que los ingresos del hijo diputado del jefe camionero son muy menores a sus gastos.

Etiquetas