Locales

Al exobispoNombran al obispo que investigará los abusos sexuales de Zanchetta

Advierten que quien investigará a Zanchetta es “muy amigo” del exobispo. Francisco se refirió a los nuevos abusos denunciados y aseguró que continuarán.

Mediante un comunicado, se oficializó el inicio de la investigación eclesiástica por las denuncias de abuso sexual contra el exobispo de Orán Gustavo Zanchetta. Dentro del clero desconfían del designado para la investigación, advierten que “investigador e investigado son muy amigos”.

Ayer por la mañana, el actual obispo de la localidad norteña, Luis Scozzina, difundió un escueto escrito en el que informó que “la Congregación para los Obispos ha encomendado a Mons. Carlos Alberto Sánchez, arzobispo de Tucumán, realizar el proceso de investigación de las denuncias dirigidas contra monseñor Zanchetta”.

Sin embargo, la designación del arzobispo de Tucumán frente a la investigación no trajo calma dentro de la comunidad eclesiástica, al contrario. “Son muy amigos”, señaló una autoridad eclesiástica.

Zanchetta ocupó cargos importantes a nivel nacional dentro de la Iglesia, fue secretario de la Conferencia Episcopal mientras Bergoglio era presidente, de allí, se señala, habría surgido su amistad con el Papa. También estuvo a cargo del área de capacitación para el clero y de la coordinación de los diferentes seminarios del país. “Por eso su cercanía con Sánchez, que era rector del seminario de Tucumán”, explicó otra fuente reservada.

“Deseando recuperar el espíritu fraterno los encomiendo a la protección y cuidado de la Virgen del Carmen”, concluyó su comunicado el obispo de Orán. Desde el clero se advirtió que aquella intención señalada de “recuperar el espíritu fraterno” es una clara muestra de la división que zanjó el caso Zanchetta en la comunidad eclesiástica de Orán, que se debate entre quienes aún defienden al exobispo y los que intentan despegar al Papa del escándalo. Zanchetta se fue intempestivamente de Orán a mediados del 2017, sin siquiera despedirse de sus fieles, argumentando un problema de salud. A fines del año pasado El Tribuno develó que su sorpresiva salida se debió a que tres sacerdotes, dos vicarios generales y un vicario episcopal lo habían denunciado por desmanejos económicos, abuso de poder y abusos sexuales a seminaristas.

La noticia explotó en medios internacionales que cuestionaron al Papa por crearle un cargo como asesor en la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, organismo que maneja más de 5 mil propiedades del Vaticano, luego de aquellas polémicas denuncias.

La cercanía entre el Papa y Zanchetta fue confirmada por diferentes fuentes, incluso por uno de los tres sacerdotes que lo denunciaron, Juan José Manzano, quién señaló que el exobispo denunciado por abuso era como “un hijo espiritual del Santo Padre”. La cercanía en Roma incluso era física, ya que Zanchetta se alojaba en Santa Marta, la residencia del Papa.

Luego de conocerse estas noticias, el Vaticano señaló que el exobispo había sido separado y que su designación en la Santa Sede había sido luego de conocerse las denuncias por abuso, contradiciendo las versiones de los protagonistas.

Abusos de monjas

Ayer, durante la rueda de prensa que brindó arriba del avión que lo trajo de vuelta de su viaje por los Emiratos Árabes Unidos, el papa Francisco se refirió al nuevo escándalo que salpica a la iglesia: los abusos sexuales a monjas. Aseguró que trabaja para encontrar soluciones a los ataques que sufren las religiosas por parte de curas y obispos, y advirtió que es un problema que “viene de lejos” y que no se acabará fácilmente.

“Es cierto, es un problema. Dentro de la Iglesia ha habido clérigos que han hecho esto. Ha habido sacerdotes y también obispos”, reconoció ante los periodistas que le consultaron por las denuncias que se conocieron en los últimos días.

La máxima autoridad de la Iglesia aseveró además que los abusos no son cosa del pasado: “Yo creo que todavía se hace. No es que se acabe cuando te das cuenta. La cosa sigue adelante así”, consideró.

El Papa destacó la labor de su antecesor en este sentido: “El papa Benedicto tuvo la valentía de clausurar una congregación femenina que tenía cierto nivel, porque había entrado en esta esclavitud, incluso sexual, por parte de clérigos o por parte del fundador. A veces el fundador les quita la libertad a las monjas, puede llegar a esto”, señaló.

En este contexto se refirió al machismo e indicó que “el maltrato de las mujeres es un problema. La humanidad todavía no ha madurado y aún se considera a la mujer como de segunda clase y, de este modo, en algunos países se llega al femicidio”.

En cuanto a la pedofilia dentro de la Iglesia, el talón de Aquiles de su gestión, aseguró que “se está trabajando desde hace tiempo para buscar soluciones, con la suspensión y expulsión de algunos clérigos y de alguna congregación religiosa femenina muy relacionada con este fenómeno”.

La denuncia

La revista del Vaticano para mujeres, “Mujer Iglesia Mundo”, denunció los abusos a las monjas. La directora de la revista, Lucetta Scaraffia, advirtió que en la Iglesia las mujeres han sido presentadas como “peligrosas y seductoras”, lo que ha sido un impedimento para que la jerarquía reconozca que pueden ser víctimas de insinuaciones. Destacó que las monjas han callado durante años por miedo a represalias. “Si la Iglesia sigue cerrando los ojos ante el escándalo, agravado por el hecho de que el abuso a mujeres provoca la procreación, da lugar a abortos y niños no reconocidos, la opresión de las mujeres en la Iglesia nunca cambiará”, escribió.

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter


Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores