Política

La nueva etapaMauricio Macri invita a los aliados de Juntos por el Cambio a la marcha de despedida del #7D

El Presidente será el único orador y buscará instalar el eslogan “esto recién empieza”. Los radicales, Vidal, Larreta, Pichetto y la Coalición Cívica tendrán un lugar, aunque algunos aún no confirmaron su presencia.

Si antes de las primarias Mauricio Macri no imaginaba todavía dejar este año la Casa Rosada, a esa altura menos se le hubiera ocurrido una despedida con una convocatoria en la Plaza de Mayo, un acto motorizado por las redes sociales aunque con formato y características de la política tradicional. Uno de los organizadores incluso repasó estos días el video de aquel adiós de Cristina Kirchner el 9 de diciembre de 2015, en ese mismo lugar. “Esperamos que también venga muchísima gente, pero ahora habrá más cercanía con la gente”, admitieron la referencia y adelantaron el objetivo del contraste.

“Esto recién empieza”, funcionará como consigna, un nuevo punto de partida para la próxima etapa, en la que Macri ya avisó que buscará mantener la centralidad en el liderazgo opositor al gobierno de Alberto Fernández. Como fecha de quiebre, más allá de los cuatro años de gestión, apuntará al 24 de agosto: la jornada de la concentración en la plaza, el saludo desde el balcón y el cambio de estrategia de campaña luego de la sonora derrota en las PASO.

“La Argentina que viene nos necesita a todos poniendo lo mejor de cada uno. Esto recién comienza”, cerró Macri en el video para convocar al #7D, con imágenes de las marchas del “Sí, se puede”. El Presidente saliente se mostrará “agradecido” por el porcentaje superior al 40% que permitirá un “equilibrio” a modo de contrapeso del peronismo que surgió, según esa mirada, en la manifestación de fines de agosto. Pese a los penurias de la economía, y al agravamiento de la crisis después de las primarias, Macri sacó casi 2.700.000 votos más y la diferencia a favor de Alberto F. pasó de 16 puntos a la mitad.

A 20 días del acto, el formato podrá tener ajustes aunque en principio únicamente el Presidente, a tres días de dejar la Casa Rosada, dará un discurso en un escenario montado en la zona de la Pirámide de Mayo. Macri recibió reproches por retacear visibilidad a referentes de Juntos por el Cambio en la saga de marchas de campaña. El principal, de Elisa Carrió: lo acusó de “egoísta” por no dejar que subiera al palco en el acto en la 9 de Julio. Esta vez invitarán a los aliados para dar una señal de “unidad” para la etapa que formalmente arrancará el martes siguiente. “Calculamos que van a estar todos, pero faltan tres semanas”, evitaron las confirmaciones en el macrismo. Ningún aliado aseguró por el momento la presencia: los radicales lo dejaron abierto y cerca de Carrió indicaron que lo más probable será que falte con aviso. Tampoco lo hizo María Eugenia Vidal, aunque en La Plata estimaron que irá.

“Ella no pudo llegar al escenario, los anfitriones subieron siempre. No es momento de discutir esas cosas ni la cuestión del liderazgo. Nadie va a poder soslayar la figura de Mauricio para lo que viene, pero no es algo que tenga que revalidarlo en la Plaza”, intentaron bajar el tono a los ruidos.

 

Macri reunió el miércoles en Olivos a parte de los integrantes de lo que será la mesa de acción política, un ámbito para “abrir la discusión» para la toma de decisiones, uno de los reclamos repetidos de los socios en estos años y que se potenciará en el rol de oposición. La foto en la Quinta incluyó a Horacio Rodríguez Larreta, Vidal y Humberto Schiavoni por el PRO, Alfredo Cornejo y Gerardo Morales por la UCR, Maximiliano Ferraro por la Coalición Cívica y Miguel Pichetto. Uno de los objetivos del 7D será recrear esa imagen en la Plaza. “No hay chances de que haya un único líder”, advirtió el mendocino. Macri está dispuesto a dar lugar a un esquema más horizontal, pero sin resignar su centralidad. “La reunión la convocó y la condujo él”, marcó uno de los presentes.

Como las marchas, la despedida en la Plaza de Mayo estará coordinada por Fernando De Andreis y Hernán Lombardi, bajo la supervisión de Marcos Peña y su equipo de discurso y redes. Macri hablará sobre una tarima de 1,20 metro, con el objetivo de reflejar “cercanía” y marcar un contraste con Cristina Kirchner, que había usado un escenario más alto y más cercano a la Casa Rosada. Habrá un operativo de seguridad “compatible” con esa intención de mostrar un supuesto contacto directo. “Tampoco va a haber aparato para movilizar”, buscaron otra diferenciación, aunque en el acto de Macri en la 9 de Julio hubo colectivos y combis. “Si espontáneamente se juntan 30 personas y lo alquilan…”, se desentendieron armadores del PRO.

Si el jingle en las marchas había sido “Mauricio lo da vuelta”, quedó la consigna “Hay Gato para rato” que el propio Macri tomó luego de la derrota. Intentará que la despedida en la Plaza de Mayo, impensada hace unos meses, funcione como otro paso en esa dirección.

Etiquetas



CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Devastadores incendios Fotografiaron un «diablo de fuego» en los incendios de Córdoba
Ver anteriores