Policiales

Puerto Deseado “Matala porque nos vio la cara”, dijo uno de los asesinos del niño

Las palabras de Cecilia permiten dimensionar sólo una parte del horror que vivió una salteña en el sur del país. La mujer oriunda de Rosario de la Frontera caminaba por Puerto Deseado, junto a su hijo, cuando fue abordada por dos hombres, quienes a punta de cuchillo la llevaron hasta una cueva y la violaron. Al niño lo tiraron por un acantilado y murió. Ella sobrevivió de milagro.

Cecilia fue quien la encontró después de la tragedia. Fue quien la socorrió y llamó a la policía. Entrevistada por TN.com,  contó que ella estaba junto a otros familiares, en el autódromo, regando árboles, haciendo deportes cuando, de repente, vieron aparecer a una persona ensangrentada. A Cecilia le llamó la atención la sangre primero y después los pies, porque la mujer ensangrentada estaba descalza y esa zona está repleta de rocas y pinchos: es una zona donde te destrozás el pié si intentás caminar sin calzado.

“La sentamos. Le dimos un poco de agua, la contuvimos hasta que llamamos al 101 y llegó un patrullero. Fueron los cinco minutos más largos de mi vida”, dijo la mujer.

En esos cinco minutos, ella le hizo preguntas a la mujer ensangrentada. Les contó que había ido desde Salta a visitar a su hijo mayor, que está en el Ejército y, temporalmente, trabaja en una maderera.

“La abordaron dos hombres, con un cuchillo y la violaron. Mientras uno tenía el nene, el otro abusaba de ella en una cueva”, contó Cecilia. La mujer ensangrentada también les contó que llegó a escuchar: “matala porque nos vio la cara”.

Le dieron con piedras en la cabeza, tantas veces que pensaron que estaba muerta. Cuando la mujer volvió en sí notó que su hijo no estaba y que se habían llevado su celular. “Nos pedía desesperada que busquemos al nene, que se habían llevado al nene, decía”, según la mujer.

Hay un detenido por este caso, aunque todavía no se sabe cuál es su vinculación con el mismo.

El dolor acá, en Rosario de la Frontera.

Celso, el marido de la salteña que fue brutalmente atacada y violada, contó que ella sólo pregunta por su bebé cuando hablan por teléfono.

La familia es de Rosario de la Frontera, desde donde esperan poder viajar pronto para reencontrase con la mujer y el hijo mayor de la pareja:  “No lo puedo creer, estoy muy dolido”, manifestó Celso en una entrevista con TN.

Visiblemente quebrado, el hombre contó lo poco que pudo hablar con su esposa y el hijo mayor de ambos, y pidió ayuda para poder viajar a Santa Cruz. “Pude hablar un poquito. Ella no puede hablar, no se puede contener y lo único que dice es ‘mi bebé, mi bebé’”, contó.

Etiquetas

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android


Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Una postal inusualLa Cataratas del Iguazú, sin turistas y con una sequía histórica
Ver anteriores