Salud

Más comida, menos ejercicioMás de la mitad de los argentinos aumentó de peso en cuarentena: cuántos kilos subieron

Surge de una encuesta de a Sociedad Argentina de Nutrición de la que participaron casi 5.500 adultos de todo el país.

Uno de los temas recurrentes durante los casi dos meses que llevamos de aislamiento social preventivo obligatorio suele ser la angustia y la preocupación de mucha gente en relación a los kilos que ha ganado en este tiempo. Una encuesta realizada por la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) entre casi 5.500 adultos de 18 a 70 años de todo el país muestra que esa preocupación está justificada: casi 6 de cada 10 argentinos (56,9%) admitieron haber subido de peso durante la cuarentena.

Entre quienes sumaron kilos, la mayoría (el 78,5%) aumentó de uno a tres, mientras que el 18% subió de tres a cinco, y un 3,5% de los consultados tildaron en el cuestionario online la opción de más de cinco kilos. 

“Este aumento de peso de uno a tres kilos en tan poco tiempo es significativo y nos preocupa. Incluso, el porcentaje que asume que ganó peso es del 56.9% y eso es muy relevante ya que nos alerta de la tendencia futura a aumentar de peso en estas personas”, dice a Clarín Liliana Papalia, coordinadora del Grupo de Obesidad de la Sociedad Argentina de Nutrición y Especialista en Nutrición y Obesidad de la Universidad Favaloro.

Y agrega: “Tengamos en cuenta que, dado que la gente está en una situación de sedentarismo obligado, este aumento de peso se refleja en ganancia de tejido graso que se distribuye en lugares en los que no debería estar y, además, contribuye a un proceso de inflamación inicialmente leve, el cual forma parte de la obesidad ​como enfermedad”.

Además, el estudio arroja que casi 2 de cada 10 argentinos (18%) admitieron que aumentaron entre tres y cinco kilos. “Es muy grave un aumento tan pronunciado en un corto plazo y realmente sería muy preocupante que ese índice hubiera resultado más alto. Las razones de este aumento tienen que ver con que las personas que padecen sobrepeso y obesidad, dada su condición metabólica, cuando se encuentran en un confinamiento forzado sufren la exacerbación de todos aquellos factores que los llevan a seguir ganando peso”, explica a Clarín Carolina Pentreath, licenciada en Nutrición y miembro de la SAN.

Los datos de la Argentina, en principio, están en concordancia con números obtenidos en otros países. Por ejemplo, desde la SAN tienen conocimiento de una encuesta realizada en España que produjo resultados similares, aunque su alcance fue más limitado (900 personas evaluadas), que arrojó que casi la mitad de los consultados (46%) había aumentado de peso.

La ansiedad y el aumento de peso

Desde la encuesta de la SAN también mostró que la mitad de los argentinos se reconoce comiendo por ansiedad.

“Es conocido que emociones como la ansiedad y el estrés​ pueden actuar como disparadores de ingesta emocional contribuyendo a la ganancia de peso y obesidad. En esta situación de cuarentena generada por la pandemia de Covid-19, que provoca sensaciones de incertidumbre y miedo, sumado a no poder tener contacto social entre otras situaciones que no deseamos, los resultados obtenidos son esperables y no hacen más que reforzar los conocimientos que tenemos con respecto a este tema: ciertos estados emocionales generan mayor ingesta de alimentos, funcionando como una manera de afrontar esas situaciones, y que esta ingesta emocional sería predominantemente de comidas dulces de alta palatabilidad. Además, ocurriría con mayor frecuencia durante el picoteo o snack que durante las comidas principales”, sostiene Papalia.

A la hora de explicar por qué razón los argentinos cambiaron su ingesta durante este período, el 44,7% admitió que picotea entre las comidas.

En ese sentido, los especialistas de la SAN aconsejan que cuando nos invade la ansiedad o cualquier otra emoción negativa, es importante trasladarse a un lugar lo más alejado posible del ambiente con comida disponible. Otra recomendación es evitar tener a mano muchos alimentos, decisión que hay que empezar a tomar en el momento de realizar las compras.

Además, aconsejan buscar emociones placenteras como, por ejemplo, escuchar música, leer o simplemente poder hablar con alguien que sea positivo para nosotros y no dudar en pedir ayuda.

La importancia de la actividad física

Con respecto a la actividad física​, el trabajo arrojó que el 36,6% de los argentinos redujo su rutina, el 31,8% no realizó ningún tipo de ejercicio y apenas el 17,5% mantuvo el nivel de actividad y la frecuencia que venía llevando antes de la cuarentena.

“Muchas personas realizaban actividades en el gimnasio, parques y clubes. Sin embargo, hoy todos estos lugares están vedados y debemos encontrar en nuestro hogar nuevos espacios para movernos, algo que evidentemente no es tan fácil. El movimiento voluntario frecuente y los ejercicios de moderada intensidad en pulsos preservan o mejoran la salud en general, manteniendo y mejorando la masa muscular. Además, el movimiento puede mejorar nuestras funciones cognitivas e independientemente de la edad o la condición física nos reporta beneficios psicológicos, algo fundamental en este momento. Realizar actividad física en forma regular mejora el ánimo y reduce el estrés y la ansiedad, factores que influyen muchísimo en la lucha contra la obesidad”, subraya Papalia.

¿Cómo hacer para no subir de peso?

Sol Feintuch, licenciada en nutrición y miembro de la Clínica de Nutrición y Salud de Alberto Cormillot​, sostiene que para evitar subir de peso lo fundamental es ordenarse y planificar tanto las comidas como el movimiento.

“También es importante pesarse y si no se tiene balanza en casa, ponerse ropa no elastizada como, por ejemplo, un jean o una camisa. Estando en casa, generalmente, se usa ropa cómoda como jogging o calzas que resisten varios kilos de más. Usar ropa más rígida nos permite tomar conciencia de lo que está pasando con nuestro peso. También es recomendable planificar una rutina y buscar actividades placenteras que no estén asociadas a la comida. Puede ser hacer algún curso gratuito, meditación, arreglos en la casa. Cada uno puede buscar algo de interés para hacer durante el día”, aconseja.

En relación a las comidas, Feintuch explica que no hay alimentos prohibidos, sino que existen cantidades y frecuencias adecuadas para cada persona. Lo ideal, sugiere, es hacer de cuatro a seis comidas y empezar progresivamente. Con esto se logra regular la secreción de insulina y llegar con menos hambre a la próxima comida.

“No hay que seguir la dieta a rajatabla, hay que tratar de tener una alimentación saludable y completa. Dentro de lo posible incluir todos los grupos de alimentos: cereales integrales, carnes magras, huevos, lácteos descremados, frutas y hortalizas, semillas y agua. Tomar este tiempo en casa como una oportunidad de poder volver a la comida casera y hacer comidas en familia”.

En tanto, la licenciada en nutrición especializada en sobrepeso y obesidad Vanesa Craichic propone seis claves para evitar ganar kilos durante la cuarentena.

1-Frenar el exceso de calorías.

2-Mejorar la calidad de las calorías que ingresan a nuestro cuerpo.

3-Aumentar el gasto calórico.

4-Fraccionar la alimentación a lo largo del día.

5-Hidratación.

6-Realizar un buen descanso.

“En las comidas del día se deben cuidar, principalmente, la cantidad y la calidad. Es decir, el tamaño de las porciones y la cantidad de nutrientes que me va a aportar esa porción. Lo que siempre busco en mis pacientes es que a las comidas no les falten fibras, proteínas y fraccionamiento. Son tres recursos que sirven no solo para lograr saciedad, sino para acelerar el metabolismo, encender esa máquina para que trabaje más rápido y, por lo tanto, queme mayor cantidad de energía”, afirma a Clarín.

Por último, desde la SAN explican que el peso es una consecuencia de las decisiones que tomamos al encontrarnos con comida, cada vez que ésta se nos presenta. También hacen hincapié en la importancia de poder reconocer y reordenar los pensamientos que nos llevan a comer más y, sin duda, recomiendan moverse más, tratar de evitar el sedentarismo. “Y aconsejaría pensar en positivo, dado que los pensamientos van a influir decisivamente en cómo afrontamos cada día y cómo nos relacionamos con la comida. Mantener una visión positiva, sumado a las buenas decisiones alimentarias, nos ayudará a controlar el aumento de peso”, concluyó Papalia.


CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Luego de tres años reapareció un guanaco albino en la Reserva Natural de Villavicencio
Ver anteriores