Nacionales

Buenos Aires Maltratos en el jardín Tribilín: detuvieron a cinco docentes

La medida recae sobre dos maestras y tres auxiliares acusadas de abandono de persona, amenazas y lesiones. El Tribunal no dio a conocer las penas.

Las cinco docentes acusadas de maltratar a menores de entre 3 y 5 años en el jardín de infantes “Tribilín” de San Isidro fueron detenidas tras la condena que les dictó este jueves el Tribunal Oral N°4. Las penas se conocerán el próximo 5 de noviembre.

La medida recae sobre Yanina Gogonza, Vanina Diap, Noemí Nuñez, Mariana Buchniv y Noelia Gallardo, dos maestras y las tres auxiliares que llegaron al juicio acusadas de abandono de persona, amenazas y lesiones a 40 nenes de 3, 4 y 5 años.

El caso se conoció en 2013, cuando un padre colocó un grabador en la mochila de su hija y logró captar el maltrato.

El caso se conoció en 2013, cuando un padre colocó un grabador en la mochila de su hija y logró captar el maltrato.

Más temprano, la fiscalía del caso a cargo de Carolina Asprella y Gonzalo Acosta había solicitado la pena de diez años de prisión por el delito de abandono de persona agravado, mientras que la querella pidió 12, ya que agregó dos años por el delito de amenaza.

En ambos casos se requirió la detención inmediata de las acusadas, como finalmente dispuso el Tribunal por un posible peligro de fuga ante un fallo condenatorio. 

A lo largo de las siete audiencias que comenzaron la pasada semana, más de 80 testigos aportaron datos a la causa.

El episodio se conoció en el verano del 2013, cuando el papá de una nena que no quería ir a la escuela le puso un grabador en la mochila y registró lo que sucedía entre las paredes del establecimiento de O’Higgins 591, en Beccar.

Las más de cinco horas de grabación que se dieron a conocer estos días dejan al descubierto el maltrato que recibían los chicos y los castigos a los que eran sometidos. “¿Podés sacar el cuaderno en vez de ponerte a boludear? Dejá de gritar, callate. ¿Querés ir a la pileta?” se escucha, siempre con llantos de fondo, en un audio en el que se hace referencia a “la pileta”, uno de los castigos que les imponían a los niños. Es que los amenazaban con dejarlos abajo del agua, lo que generó que muchos nenes no quisieran bañarse ni lavarse el pelo.

Hay otros diálogos en los que los asustan con las consecuencias de contarles a sus papás lo que les hacían: “Callate, callate. Guay que vayas a decir cualquier huevada a tu casa. ¿Escuchaste?”. Durante la hora de la comida, los chicos también vivían un infierno. “Comé vos. Abrí la boquita. Guay que vomites”, le gritan a una nena. “Decime por qué vomitaste. ¿Por qué vomitaste, pendeja de mierda? Por tu bien que hayas tragado, mogólica”. “¿Estás loca, nena? Tragate lo que te puse en la boca porque vos ya me cansaste”.

Si bien este proceso debería haber arrancado a fines del año 2016, se pospuso ya que en aquel momento las acusadas presentaron un recurso de “suspensión de juicio a prueba” con el fin de que les permitieran realizar trabajos comunitarios o pagar indemnizaciones y evitar la condena judicial.

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores