Opinión

AnálisisLevantando la vara

Por Mateo Saravia*

Pretender determinar minusvalías en la mujer por su simple condición de fémina menstruante es tan insultante, como ridículo el pretender señalar virtud de hombría en el hombre venerívago.

Hay una constante por parte de nuestras clases dirigentes, y es la de congraciarse con su electorado desde la lástima, ese insulto mutulo y silencioso que socava la dignidad de las personas, trazando así tácito acuerdo entre el infamado, quien asumirá dócil sumisión, y el infamante, que concederá la dádiva.

Esta universal privanza concedida a la fuerza política, nace, como siempre sucede, desde el propio poder, aquel que dispone del subyugado, es decir, de la debilidad y el miedo, para erigirse en protector.

En este caso, apelar al “período menstrual”, fenómeno tan natural como orgánico, a los fines de someter la voluntad y el honor femenino a un régimen impúdicamente clientelar, deja traslucir un gesto meridianamente machista al entrometerse en la intimidad de una intrascendencia meramente catarral.

Halagar al sexo opuesto con la provisión de utilería menstruante, embarga de indignación a una condición que es inherentemente evolutiva y propia del género femenino. Las razones que esgrime la autora de la ordenanza “Gestión menstrual” evade un principio que debe ser insoslayable en todo proyecto, y que hace al “orden de prioridades”. En materia de salud pública, como bien podría filiarse al mentado proyecto, ocuparía una posición soterrada en el podio de prioridades que aquejan a la realidad sanitaria de nuestro municipio, más aún de nuestra provincia.

La atención y el juicio de nuestros ediles, seducidos por el canto ignoto de las sirenas prebendarias, evocan una claudicación impersonal del que procede acatando ciegamente, es el punto final y obediencia debida, es el mentecato. (Mentecato: mente captada). Sepamos pues, como ciudadanos responsables, respetar la inteligencia de nuestros ciudadanos, dándole sólido fulcro a las deliberaciones para contribuir y controlar a la gestión municipal, la seriedad que nuestras instituciones públicas, hoy más que nunca nos reclaman.

 

* Mateo Saravia en médico y dirigente de la UCR Salta

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android


ENCUESTAS

¿Estas de acuerdo en la eliminación de las PASO en Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

En fotos: se derrite un glaciar y un pueblo de 120.000 habitantes podría desaparecer
Ver anteriores