Opinión

AnalisisLas obras incumplidas fueron “el gran robo” del kirchnerismo

Los montos de dinero que se nombra en los cuadernos de las coimas es muy inferior al total que se perdió en doce años y medio.

Hace diez años, cuando el kirchnerismo cumplía un lustro en el poder y comenzaba el mandato de Cristina Fernández, viajamos con una pequeña cámara de video por todo el país junto a Cristian Solís para descubrir si la catarata de anuncios que se vertían desde la Casa Rosada tenían algún tipo de anclaje en la realidad. Perfil.com publicó por entonces “Las cien mentiras de los Kirchner” un documental gratuito y por capítulos.

Toda una novedad para la red en Argentina. Tras la larga recorrida, que incluyó a los 24 estados subnacionales, encontramos que a pesar de haber contado con los mejores términos de intercambio en 200 años; la más feroz presión tributaria en dos siglos y que los K se quedaron con tres de cada cuatro pesos recaudados, los “pingüinos” no podían (y hoy tampoco pueden) mostrar una sola obra de infraestructura de relevancia que hayan comenzado y terminado.

Perfil anticipó hace diez años el robo de Isolux en Río Turbio Veamos diez claros ejemplos de lo ocurrido en nuestro país durante la “década ganada”. 1- En Argentina, el Frente para la Victoria no pudo empezar y terminar un solo gasoducto. Apenas, desplegó 50 km del Juana Azurduy, en el NOA pero nunca culminaron el gasoducto que le daría fluido a cuatro estados subnacionales sin ese combustible: Formosa, Corrientes, Chaco y Misiones. Culminaron dos obras minúsculas en la Patagonia, el Cordillerano y el Néstor Kirchner, que llegan a pocas decenas de miles de personas. 2- No edificaron ninguna represa hidroeléctrica de relevancia.

Escasamente culminaron Caracoles, en San Juán, una obra que ya estaba muy avanzada hacia 2003. Nunca se empezaron siquiera Garabí, Chihuidos y Barrancosa-Condor Cliff (rebautizada Kirchner-Cepernic). 3- No llevaron adelante de principio a fin ninguna autopista determinante. Exiguamente completaron la Rosario-Córdoba, cuyos primeros cuatro tramos ya había inaugurado el ex presidente Carlos Menem.

Además, nunca llegaron con la 14 hasta Posadas, Misiones. Con enorme dificultad cubrieron con doble cinta asfáltica hasta Paso de los Libres, Corrientes. 4- Los incumplimientos viales fueron absolutos en los siguientes casos: la 11, desde Santa Fe capital hasta Formosa; la 5, hasta Santa Rosa de la Pampa; la 7, hasta San Luis; la 33 de Rosario a Venado Tuerto; la 34, de Rosario a Rafaela; la 9, desde Córdoba hasta Salta; la 8, desde Pilar hasta Pergamino; la 3, desde Caleta Olivia hasta Comodoro Rivadavia. Los K deliraron inclusive con soterrar la 9 de Julio en Capital Federal. Nunca electrificaron el Roca. 5- En materia de ferrocarriles nunca hicieron el tren rápido a Ezeiza, ni electrificaron el San Martín y el Roca. No extendieron la red de subtes ni recuperaron la red de pasajeros del interior. Con gran culpa, tras la masacre del Once, compraron locomotoras y trenes a China. Jamás soterraron el Sarmiento. Jamás hicieron el tren rápido Retiro-Avellaneda.

Jamás se inició el tren binacional Mendoza-Chile o el bioceánico Puerto Deseado-Chile. 6- Un párrafo aparte para la locura de cuatro trenes balas desde Buenos Aires hacia Rosario, Córdoba, Mendoza y Mar del Plata. 7- La única central nuclear concluida, Atucha II, es una obra que comenzó en la década de los años noventa. 8- La energía renovable brilló por su ausencia. No hubo parques eólicos en la Costa Atlántica ni parques solares en la Puna. Cómo funcionaba el desvío de fondos de De Vido y Baratta en Yacimiento Río Turbio 9- El déficit habitacional se agrandó. Pobremente, entregaron 40 mil viviendas por año (lo mismo que en la década menemista).

Para engañar a las estadísticas, recurrieron al eufemismo de “soluciones habitacionales” equiparando baños, cocinas o meras ampliaciones con una casa completa. Las ciudades se favelizaron, Los edificios en las villas de emergencia duplicaron su altura. 10- Si hablamos de carbón, gastaron cientos de millones de dólares en una usina ubicada en Río Turbio, Santa Cruz, que aún no ha logrado funcionar. La lista podría extenderse hasta el aburrimiento. ¿Por qué nos enojamos por bolsos con unos pocos palos verdes cuando el robo a lo largo de doce años y medio se acerca a casi un presupuesto anual argentino completo?

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores

365TV