Policiales

Salvador Mazza Las aseguradoras pagaron 17 camionetas 4×4 robadas en la frontera

Los vehículos son robados a punta de pistola y transportados hasta Yacuiba

El robo de camionetas 4×4 en Salvador Mazza y pueblos fronterizos con la República de Bolivia se incrementó de manera alarmante en los últimos meses y según un dato aportado por un representante de seguros al menos 17 pólizas sobre vehículos de alta gama fueron pagadas por estas compañías por hechos ocurridos en la jurisdicción de Salvador Mazza, en la frontera caliente.

La fuente del norte del país aseguró ayer a El Tribuno que “la Justicia provincial y federal poco hacen para reparar en este delito, ya que detienen a integrantes de las bandas y estas personas en 48 horas se retiran a sus domicilios, solo falta que se les pida perdón”, generalizó por los diversos hechos impunes aún.

Luego explicó reflexionando que: “Son hechos gravísimos, algunos a punta de pistola y en otros casos llegaron a disparar en contra del propietario de la camioneta o vehículo de alta gama”, se sinceró.

La fuente consultada también agregó que la osadía de los delincuentes, cada vez va más lejos.

Hoy cuentan con sistemas de información que les avisan a qué hora y por cuál camino ingresar a Bolivia.

No es al azar, apenas tardan 20 minutos o menos según la ruta, pero saben perfectamente que si el vehículo es confiable y la ruta está liberada el golpe ya está dado. Después enfrían el vehículo en Yacuiba y en pocos días le consiguen papeles para su venta “legal”.

El informante sostuvo que “antes los robos los hacían en las rutas desoladas, al voleo, o en alguna playa de estacionamiento. Hoy es a cara descubierta, blandiendo “fierros de terror” a plena luz del día y delante de testigos”.

La fuente dijo además que a pesar de la tecnología satelital, con la que las compañías aseguradoras a veces logran ubicar el vehículo, otras veces lo hacen las mismas víctimas de estos despojos. “La Justicia no hace nada por recuperar esos vehículos y terminar con esas bandas de los dos lados de la frontera, haciendo valer la soberanía y los acuerdos entre los países con respecto a estas bandas”, se quejó.

En otro punto dijo que la policía cuando entrevistan a las víctimas les advierten que están atados de pies y manos frente a estas personas que roban aquí y venden en la vecina República.

El modus

El último asalto se produjo a la 13.20 en calles San Martín y Bolívar de Salvador Mazza. En la misma calle y a punta de pistola el propietario fue despojado de su vehículo.

Inmediatamente llamó a la empresa y esta a la aseguradora. En 10 minutos habían ubicado la camioneta ya en la ciudad boliviana de Yacuiba.

El derrotero lo dio el GPS del vehículo y marcó la ruta por el viejo camino a El Chorro, que conduce a la quebrada limítrofe. Utilizado muchas veces en robos similares.

Hasta las últimas horas de ayer no se había logrado recuperar el vehículo, a pesar de que esto es posible a través de un convenio entre las fuerzas públicas de ambos países, pocas veces ejercido.

10.000 dólares en 20 minutos

Una fuente de seguridad de Salvador Mazza confirmó a nuestro medio que los caminos hacia la frontera son decenas, algunos conocidos otros vecinales y también hay caminos internos de propiedades rurales.

Con esto se graficó cómo en poco tiempo la banda de asaltantes se hace del vehículo y en 20 minutos más o menos este ya ingresa a algún galpón de la ciudad de Yacuiba, donde se enfría y se valúa.

Ese “trabajo” deja según la fuente unos 10.000 dólares a la banda, parte de los cuales se llevan los asaltantes o levantadores de vehículos.

Lo llamativo es que de un tiempo a la fecha se incrementaron los robos de Toyota, en el modelo Hilux, sobre todo las último modelo.

Estas camionetas no fueron adquiridas en la zona sino que están de paso o pertenecen a petroleras o empresas dedicadas a la agricultura o agroindustria o a la planta ejecutiva de corporaciones multinacionales. 

La mayoría de estos vehículos están asegurados y las compañías deben restituir a través del pago de la póliza el valor de mercado de las mismas.

Lo más grave termina siendo el delito de despojo, casi siempre a mano armada y desde hace un tiempo a la fecha, a plena luz del día.

Una fuente de Salvador Mazza dijo que los caminos del paraje El Chorro fueron los más utilizados en los últimos golpes, aunque hubo otros en donde el vehículo robado ingresó a Bolivia por sendas o caminos vecinales de la extensa frontera seca ubicada sobre el chaco argentino/boliviano.
Para muchos, la seguridad de todos los habitantes está vulnerada si gente de otro país ingresa, roba, asalta y huye por nuestros caminos y sus fechorías siempre terminan en las estadísticas de la impunidad.

Etiquetas

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores