Deportes

AmistosoLa Selección fue más que Colombia pero chocó contra la seguridad de Ospina

El equipo de Scaloni llegó seguido y bien aunque no logró batir al arquero colombiano.

No pudo con Ospina en el primer tiempo. Bajó la intensidad en el segundo. Pero Argentina fue más que Colombia en los 90 minutos y mereció llevarse la victoria en ese segundo amistoso de la era Scaloni. La seguridad de Armani y el tándem Palacios-Pity Martínez fueron lo mejor. En contraposición, Icardi (jugó casi todo el encuentro) y Dybala (en el complemento) quedaron en la columna del debe. Dos partidos, un triunfo y un empate abrieron esta nueva etapa de renovación de manera alentadora, según publicó Clarín.

El primer tiempo lo ganó ampliamente Argentina “por puntos”. Fue dominador, controló la pelota, atacó bien por la banda izquierda con esa sociedad que empieza a asomar (Palacios-Martínez) y tuvo media docena de situaciones que encontraron a un David Ospina infranqueable. Por eso, el arquero del Napoli (cedido por el Arsenal inglés) se transformó en la figura tapando los remates de Palacios, Pity , Icardi, Lo Celso y compañía.

El arranque fue con un compendio de imprecisiones de ambos lados. La cancha rápida (por la lluvia caída en las últimas dos jornadas aquí) hizo que los futbolistas tuvieran que encontrar el tiempo justo para adaptarse a las condiciones del impecable terreno de juego del MetLife. Colombia tuvo la pelota desde el inicio, pero la Selección fue mucho más punzante. El equipo de Scaloni salió con velocidad, como quiere su entrenador interino, y lo hizo por un solo costado (el izquierdo, está dicho) porque por el otro sufrió la calidad y el trato exquisito de la pelota que tuvo Juan Guillermo Cuadrado.

El mediocampista de la Juventus lo maltrató a Fabricio Bustos mostrándole la pelota, haciéndole caños o tirándosela por un lado y yendo a buscarla por el otro. Fue la pesadilla de Bustos y de Argentina porque Lo Celso no le dio una mano al pibe de Independiente y Maxi Meza no bajó cuidando extremadamente la subida de Machado, el lateral colombiano.

Argentina progreso y fabricó situaciones. Meza se la bajó con el pecho a Palacios, a los 5, y el de River remató desde afuera: Ospina la mandó al córner. Pity, desde el vértice izquierdo del área, sacó un latigazo y Ospina manoteó en el primer palo para mandarla al córner otra vez, a los 6. Pity cedió a Icardi y el arquero colombiano salvó su arco cuando iban 14 minutos. Fue la única del delantero del Inter, poco participativo y casi sin conexión con la sociedad “riverplatense” que comandó al conjunto albiceleste.

Siguió mandando Argentina de la mano (y los pies) de Palacios. El volante “millonario” marca, juega, tiene despliegue, mete buenos pases filtrados y se anima a rematar al arco desde cualquier posición. A los 18, Palacios le metió un pase a Martínez, corrió el Pity en diagonal y cuando entró al área sacó el zurdazo que otra vez encontró la barrera de Ospina. Podía haber seguido un poco más el Pity, pero se apuró en rematar.

En el medio de la situaciones que desperdició la Argentina apareció Cuadrado -quién otro si no- para robarle la pelota a Lo Celso, cedió a Falcao y -recién a los 20 minutos- Colombia llegó por primera vez al arco de Franco Armani. El arquero de River tapó abajo el remate y sacó la pelota al córner. La única de un seleccionado colombiano que trata bien la pelota pero le faltó peso ofensivo. No encontraron conexión con Falcao y con Muriel y se notó que el equipo quedó partido en dos.

La dos últimas de Argentina estuvieron a cargo de Lo Celso. Un zurdazo desde afuera del área que encontró bien parado a Ospina y otro más que pasó al lado del poste derecho del arco colombiano. Media docena de situaciones que no encontraron repercusión en el marcador porque Ospina fue la figura y le impidió el gol a la Argentina.

El reclamado ingreso de Paulo Dybala, a los 9 minutos del segundo tiempo por Pity Martínez, modificó el dibujo de Argentina. La Joya cordobesa de la Juventus se ubicó detrás de Icardi, con Franco Cervi a su izquierda y Meza a la derecha. Duró poco porque el de Independiente dejó la cancha catorce minutos después para que entre Leandro Paredes. Y con Pavón en cancha (por Lo Celso) se rearmó la Selección del medio hacia adelante restableciendo el 4-3-3 que tanto le gusta a Scaloni. Paredes, Battaglia y Cervi en el medio fueron los respaldos de Pavón-Icardi-Dybala más adelantados.

Y tal como sucedió el viernes, contra Guatemala, con los cambios perdió ritmo y juego la Selección Argentina. Bajó su nivel y su intensidad ofensiva. La única jugada de riesgo llegó recién a los 35 minutos con una subida de Tagliafico por la izquierda y el centro del ex Independiente que no pudo ser capitalizado por un Icardi que no tuvo peso en su “casa”, el área rival…

En cambio, a Colombia sí le funcionaron las modificaciones que realizó Arturo Reyes (el reemplazante de Pekerman en el banco “cafetero”). Especialmente los experimentados Uribe y Bacca. Y Colombia fue un poco más que el conjunto albiceleste. Armani le sacó un derechazo a Muriel, primero, y un mano a mano a Bacca que motivó los aplausos de todo el estadio.

La patada a destiempo de Ospina a Gio Simeone (entró por el inexpresivo Icardi), a los 41 minutos, apenas fuera del área, merecía algo más que la amonestación del norteamericano Ismail Elfath. Fue directamente a voltear al delantero de Fiorentina, que afortunadamente pudo recuperarse. Fue lo último de un Argentina-Colombia que no quedará en el recuerdo.

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores