Foto-Noticias

AstronomíaLa NASA descubrió un extraño y gigantesco planeta que no debería existir

Está en el desierto neptuniano, a 730 años luz de la Tierra y es 40 veces más grande que nuestro planeta. Su origen es una incógnita para los expertos.

El telescopio TESS de la NASA hizo uno de los descubrimientos más impresionantes de los últimos años: visualizó a TOI-849b, un planeta rocoso con dimensiones similares a las de Neptuno. Algo que, de acuerdo a los astrónomos, es prácticamente imposible.

Ubicado a 730 años luz de la Tierra, no muy lejos en la escala de nuestra galaxia, es 40 veces más grande que nuestro planeta y, además, se encuentra muy cerca de la estrella de su sistema, por lo que puede completar su traslación en menos de un día.

¿Por qué no debería de existir?

TOI-849b rompe con todo lo establecido en cuanto a planetas masivos y súpertierras. De hecho, es el planeta rocoso más grande jamás observado hasta el momento y, por su enorme volumen, debería tratarse de un planeta gigante y gaseoso similar a Júpiter, pero, curiosamente, casi no tiene atmósfera. Por lo tanto, para los científicos es difícil entender cómo puede haber surgido un planeta de estas características.

«Es muy difícil que exista un planeta tan masivo y denso como el TOI-849b y que no sea un gigante gaseoso», explica David Armstrong, investigador de exoplanetas de la Universidad de Warwick y autor principal de un estudio que dio a conocer el nuevo planeta en la revista Nature. Y agrega: «Algo tiene que haber fallado en el proceso de formación».

Este planeta fue descubierto con el telescopio espacial TESS de la NASA, que se encuentra estudiando 200.000 de las estrellas cercanas más brillantes.

En su momento, TOI-849b se dejó ver cuando pasó frente a su estrella anfitriona. Esos tránsitos fugaces revelaron que el planeta anómalo rodea a su estrella cada 18 horas, lo que significa que su temperatura superficial es de 1500° C y que la parte iluminada está casi totalmente fundida.

Los estudios posteriores realizados con el telescopio de la NASA develaron que el planeta es 3,4 veces más ancho que la Tierra, un tamaño de verdad inusual, considerando la cercanía que mantiene con su estrella.

Hasta ahora, los astrónomos habían observado Jupíteres calientes o supertierras mucho más pequeñas en órbitas con dimensiones similares, y no se ha descubierto nada en lo que se conoce como el “desierto neptuniano”, indica el sitio del National Geographic.

Si bien TOI-849b es casi si tan ancho como Neptuno, tiene el doble de masa, lo que indica que es extremadamente denso. Además, podría tener una fina capa de atmósfera, probablemente compuesta de hidrógeno y helio, pero de ninguna manera sería el gas necesario para un planeta de ese tamaño.

«Creemos que tiene una mezcla de metales, silicatos, agua y una capa atmosférica muy leve», sostiene Ravit Helled, de la Universidad de Zurich, uno de los coautores del estudio.

Los astrónomos creen que pudo haber alcanzado ese gigantesco tamaño debido al choque con otros planetas durante su desarrollo, lo que aumentó notablemente su masa.

Sin embargo, no descartan que en realidad no sea un planeta, sino el núcleo de un astro compuesto de gas que fue perdiendo atmósfera por la energía de su estrella.

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario



CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Devastadores incendios Fotografiaron un «diablo de fuego» en los incendios de Córdoba
Ver anteriores