Nacionales

Tensión en Entre RíosLa madre de los Etchevehere: “Mi hija Dolores no tiene ningún derecho sobre este campo”

Leonor Barbero Marcial dice que el juez cuenta con toda la documentación y reitera que su hija ya vendió su parte del campo que tomaron un grupo de militantes de Juan Grabois.

Leonor Barbero Marcial de Etchevehere habla con voz pausada y firme, relata con precisión por qué está convencida de que se trata de una usurpación de un bien de la familia. Señala que la Justicia no debería demorar en la toma de la decisión final de solicitar a las personas que están en este campo, que se retiren de inmediato. “El Juez Flores y los Fiscales, tienen en su poder toda la documentación que necesitan para comprobar que mi hija Dolores no tiene ningún derecho sobre este campo familiar”, dice, de manera rotunda.

En cuanto al impacto que le genera llegar hasta las puertas de Casa Nueva y encontrarse en persona con los ocupantes que la observan desde el otro lado de la tranquera, Leonor, gira la vista hacia el lado de la ruta, donde permanecen apostados y en vigilia sus tres hijos varones, Luis Miguel, Juan Diego y Sebastián y da la indicación de que se mantenga el vallado con cadena, porque como dueña del establecimiento espera el resguardo de lo suyo. “Acá, si alguien quiere pasar, que muestre los papeles, porque la Directora de Las Margaritas Sociedad Anónima, soy yo”, vocifera ante la mirada atenta del grupo de visitantes que permanecen en la Estancia.

“Es triste para nosotros, que estas personas decidieran instalarse en nuestra casa familiar. La propiedad es nuestro espacio desde hace más de cincuenta años, donde hemos transcurrido parte de nuestra existencia, mis hijos y yo. Casa Nueva es parte de nuestra vida. Es significativo además, porque mi marido, Luis Francisco tenía un amor especial por este campo. El falleció hace unos pocos años y aquí conservamos algunos de sus efectos personales que tienen un enorme valor sentimental para la familia», agrega.

«Queremos saber por qué, estas personas que se presentan como “visitantes”, deciden tomar efectos personales de la familia, dañar los espacios como el jardín, con picos y palas y utilizan todo tipo de bienes que no les pertenecen. Eso es grave y muy doloroso. Por ejemplo, tomaron los sombreros, que mi marido coleccionaba y los usan. Asimismo todo lo que hay dentro de la casa principal de la estancia, baños, cocina, salas y habitaciones. Porque además, duermen todos allí. Esta actitud de quienes se manifiestan por los medios como personas pacíficas y organizadas, es parte de lo que no entiendo. Por qué mi hija permite que tomen y utilicen nuestras pertenencias, las de su familia», se lamenta.

Para Leonor Barbero Marcial, este conflicto podría haberse evitado. Reconoce que no tiene comunicación con su hija hace tiempo. «Esta situación de personas que llegaron una noche a nuestra casa, nos sorprendió especialmente porque mi hija no nos avisó que vendría con esta gente. Llegaron y se presentaron ante los encargados de este campo, e ingresaron violentando ventanas y generando una situación de maltrato al personal de Casa Nueva». Sorprende también, dada la distancia que desde una porción de la familia, aseguran que Dolores Etchevehere tiene desde hace tiempo. Para dimensionar la distancia que su hija tiene con este campo y la vida rural, Leonor relata: » Dolores eligió como camino personal ir a vivir a Buenos Aires con mis padres, que la cobijaron amorosamente a los 16 años. Y sólo venía esporádicamente a Entre Ríos. Tanto es así que decidió por voluntad propia vender todas sus posesiones. Y siempre lo hizo acompañada por sus letrados», aclaró.

Manifestó además, su preocupación por los daños que se ocasionan a un establecimiento productivo en pleno funcionamiento a la hora del inicio del conflicto. “Mi hijo Juan Diego, que es abogado al igual que sus hermanos varones, es el administrador de este campo que cuenta con un tambo, hectáreas en producción agrícola y ganadería. Como todos los productores saben, se debe garantizar que se permita continuar con las actividades propias de una empresa productiva”, señaló Leonor.

“Nosotros vamos a recuperar todo lo que dañen las personas que ahora están en nuestra casa familiar y que ahora realizan actividades en el campo de Las Margaritas Sociedad Anónima. Porque aunque nos lleve un largo tiempo que la Justicia reconozca el derecho que tenemos, vamos a esperar. Y seguiremos haciendo lo que hicimos toda la vida, trabajar”, refiere.

Del otro lado de la tranquera, mientras tanto, puertas adentro de Casa Nueva, Dolores, que no respondió reiterados pedidos de entrevista de Clarín, dijo a periodistas del canal de televisión C5N en una salida al aire en vivo, desde la Estancia, que denunciará este lunes a su familia por una causa de violencia de género, económica y de extorsión. Asegura que lleva más de once años reclamando a la Justicia por sus derechos y en referencia a la violencia de género, específicamente, relata que es un maltrato que sufre por parte de sus hermanos desde chica. ”Este lunes voy a contar cronológicamente al Fiscal todo”, advirtió. Acerca de su madre, prefirió no referirse. “De mi madre no voy a hablar”, señaló.

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android



Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Triste travesíaDesgarrador video: cruzó de Tucumán a Santiago del Estero con su hija enferma en brazos
Ver anteriores