Opinión

Análisis La frustración de ciertos creyentes de Alberto Fernández

Por Sergio Suppo

No hay peor frustración que la que fue construida sobre expectativas falsas. Una parte de la Argentina que publica en las redes sociales y que hasta se expresa en los medios de comunicación tradicionales sufre, con inédita anticipación, la decepción por el regreso del peor kirchnerismo. Para esa fracción sonora del país, escuchar y ver (a pesar de una insólita limitación) el feroz ataque que el lunes Cristina Kirchner dirigió a la Justicia acabó con sus ilusiones.

Esas esperanzas, albergadas por votantes de última hora a Alberto Fernández y por macristas que creyeron que las promesas eran verdaderas, partían de tres supuestos falsos: existía el albertismo y había nacido sin la necesidad de gobernar ni de disputar poder con el kirchnerismo; Cristina entraría en un ciclo de introspección que la alejaría de la política, y el kirchnerismo abandonaría para siempre el estilo y las creencias con las que había mandado durante 12 años.

Los deseos pueden más que la realidad hasta que ésta se encarga de ponerlos en su lugar. Fernández es un presidente inminente que para su primer tramo eligió subordinar sus ambiciones a los mandatos de Cristina, la dirigente que lo sorprendió al convertirlo en su candidato presidencial. La vicepresidenta electa comenzó a ejercer el poder que recuperó y lo primero que hizo fue apuntarlo en contra de los jueces que la juzgan y, por extensión a quienes la procesaron en otras 9 causas judiciales, en su gran mayoría por supuestos delitos de corrupción cometidos durante su anterior ejercicio del gobierno. El kirchnerismo, por fin, hizo notar en la distribución de los espacios de poder, tanto en el nuevo gabinete como en el Congreso, que es la fuerza hegemónica de la alianza que ganó las elecciones. Algo así como el PRO respecto del radicalismo y la Coalición Cívica, con la única diferencia de que la líder del espacio resolvió ocupar el segundo y no el primer escalón.

Quienes sufren los signos del desencanto son los que creyeron, con las mejores intenciones, que era necesario no volver a pasar por los mismos lugares del pasado y que la famosa grieta podía ser cerrada. Esa porción del país deberá ahora esperar.

Existe otro país, más vasto y extenso. Es el que estableció el cambio político entre las PASO del 11 de agosto y las elecciones del 27 de octubre. Una enorme mayoría del 48% que habilitó el triunfo de Fernández-Fernández lo hizo con la expectativa de que el peronismo resuelva las angustias económicas. Nada nuevo, una obviedad, que sin embargo conviene recordar a cada momento.

Es lo que explica que Cristina se atreva a llevarse puesta a la Justicia como método de defensa en una causa penal. Es a ese multitudinario grupo de votantes que se refirió la expresidenta, y no a la historia cuando dictó su propia absolución ante la Cámara que la juzga. La elección no le dio un cargo, le regaló la imposibilidad de juzgarla, interpretó la jefa del nuevo oficialismo. No es una casualidad tampoco que el kirchnerismo vaya a fondo en el primer minuto de su regreso. El manual indica que es cuando tendrá más fuerza. En ese raid que se pretende arrasador, ya cayeron las expectativas que sembró el propio kirchnerismo. Sus candidatos dijeron que habían aprendido y que habían cambiado. No sería tan así.

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

“Mar de plástico” descubierto en el Caribe que se extiende y está asfixiando la vida silvestre de la zona
Ver anteriores