Deportes

Buenos Aires 2018Juegos Olímpicos de la Juventud: la historia de Facundo Díaz Acosta, el argentino que le ganó al número uno del mundo

El tenista de Olivos superó en sets corridos a Chug-Hsin Tse, líder del ranking mundial junior. Y tendrá dos chances para quedarse con una medalla.

El estadio Guillermo Vilas, court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club, revienta en un grito ensordecedor. Y no es para menos. Facundo Díaz Acosta le acababa de ganar por 6-2 y 6-4 al oriundo de Taipei Chug-Hsin Tseng, número 1 del mundo. Ya está en las semifinales y tendrá dos opciones de alzarse con una medalla. Es su momento y lo vive como un rockstar. Y así sale del estadio, con una sonrisa que parece salirse de su rostro, al encuentro de un interminable abrazo con sus familiares y amigos, esos que coparon todas las canchas en las que jugó hasta ahora en los Juegos Olímpicos de la Juventud, según informó Clarín. 

Ese grupo se hizo notar a lo largo del partido. Ex compañeros de academia y hasta su entrenador Mariano Monachesi lo alentaron sin cesar. Desde el comienzo hasta la victoria inolvidable. En cuanto a hinchada, no quedan dudas, Facu no tiene nada que envidiarle a otros deportistas argentinos que participan de Buenos Aires 2018. 

Entre los espectadores también estuvo presente el presidente de la Asociación Argentina de Tenis, Agustín Calleri. Tampoco se lo quisieron perder el formador de Juan Martín Del Potro, Marcelo Negro ​Gómez, y el ex capitán del equipo argentino de Copa Davis Modesto Tito Vázquez.Sin embargo, enfocado en el partido, Facundo ni siquiera advirtió la presencia del cordobés: “Que haya estado Calleri fue muy bueno. Si bien no lo vi porque no quería perder la concentración, estoy muy contento”. 

“Tseng es uno de los mejores de la categoría, pero se le puede ganar”, había vaticinado días atrás en una entrevista el tenista nacido el 15 de diciembre de 2000. Pese a la confianza en su juego, Díaz Acosta sabía que no sería sencillo vencer al asiático, que venía de ser campeón en Roland Garros (le ganó la final a Sebastián Báez, el otro representante argentino en Buenos Aires 2018) y en Wimbledon.

“Todo lo que planeé salió a la perfección. Tenía que jugar un partido excelente y por suerte así fue. Estoy muy feliz de haber podido ganarle al número 1 del mundo”. 

Sus primeros pasos

Desde chiquito que juega al tenis, de la misma forma que lo hacían sus padres. A los 13 años dejó el Club Comercio de Núñez y se acercó a la Academia Hood & Monachesi, donde hasta hoy se entrena. Con ellos, Díaz Acosta dio el salto de calidad para posicionarse como una de las grandes promesas del tenis argentino.

​​Prueba cabal de sus diecisiete años es la timidez con la que se enfrenta a quienes buscan su testimonio. Sin embargo, dentro de la cancha, Facu toma una actitud totalmente diferente para soltar su tenis volátil.

Su mejor golpe es el drive, con el cual intenta dominar a sus rivales. Es zurdo, lo que siempre complica al rival en el intercambio desde el fondo de la cancha. Su revés a dos manos es sumamente firme, aunque pierde un poco de poder de fuego. Y sube constantemente a la red, buscando que su derecha profunda le entregue la posibilidad de definir los puntos de volea tras una defectuosa devolución del rival. Utiliza el slice seguido, pero es su arma más débil.

Nadal, el espejo

¿En qué jugador del circuito ATP se inspira este chico para jugar? Ni más ni menos que en el número 1 del mundo, Rafael Nadal. “Si bien no jugamos tan parecido, el jugador al que más veo es a Nadal por su condición de zurdo. Lo veo muchísimo y trato de imitarlo siempre”, le dice a Clarín

La base de Díaz Acosta es Buenos Aires. Más precisamente, su academia. “Entreno acá, y me voy tal vez uno o dos meses a Europa, pero vivo acá”, cuenta. 

La experiencia olímpica es algo totalmente nuevo para él. “Es algo increíble que no se vive casi nunca y voy a intentar disfrutarlo al máximo”, relata. Y agrega que los jugadores del deporte blanco no suelen tener la oportunidad de interactuar demasiado con otros jugadores en un ambiente tan exigente e individualista como el circuito. Más allá de esto, no corre el eje del torneo y aclara que irá a ver otros deportes y se relajará sólo cuando termine su semana de competencia. 

Si bien el sueño de poder subirse al podio está intacto, su elocuencia y su humildad no le permiten ir más allá para no perder el foco. “Trato de no pensar tanto a futuro. Sé que estoy cerca de conseguir una medalla, ese es mi objetivo, pero no quiero ir más allá porque eso te hace perder el foco a veces”, enfatiza.

Facundo tendrá 18 años en diciembre y es momento de dar el salto a la siguiente etapa. El novedoso Transition Tour lo espera.

“Después de los Juegos voy a jugar un par de Futures y después haré una pretemporada para prepararme bien para el Transition Tour. Voy a ir viendo como sale todo. Todavía no hay nada diseñado, primero terminaremos el torneo”, le cuenta a este diario el bonaerense. Tiene razón en su pensamiento: por ahora el joven Díaz Acosta solo piensa en darle una medalla a la Argentina.

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores

365TV