Opinión

AnálisisJaime e Hipólito

Por Ernesto “Cachio” Saravia Day

La decisión que don Hipólito Yrigoyen puso en realizar el ferrocarril a Huaytiquina fue de un visionario, y la realización fue de titanes.

Hoy vemos con mucha pena, que aquella unidad del mundo ha sido descuidada, y reemplazada por aquella uniformidad en el consumo, que podríamos llamar vulgaridad.

En la actualidad vemos con mucha pena como se ha reemplazado el altruismo de don Hipólito Yrigoyen, por el alto costo para la ciudadanía reflejado en rutas y camiones, y una reducida oligarquía disfrazada de generosa popularidad, disfrutando de la destrucción del sueño de Yrigoyen.

La pequeñez del ser humano se modela en la intrascendencia. Es decir cuando el individuo se agota en sí mismo, sin llegar nunca a trascenderse.

Hoy vivimos una herencia de gran contenido, legado este de congéneres que nos precedieron. Cuando pensamos en ellos, no es difícil imaginar su despreocupación por circunstancias personales y su obsesión por algo que habita fuera del tiempo. Es decir habitaban en la eternidad, pues la eternidad “cabe en un instante” como lo sentía Jaime Dávalos, y no es otra dimensión fuera del tiempo. Todo esto viene a colación por el recuerdo de un hombre materialmente sencillo, pero de un espíritu grande. Me refiero a don Hipólito Yrigoyen que hace un siglo imagino la unidad del mundo a través de la comunicación, muy precaria en aquel tiempo, pero con las promesas que solo habitan en mentes privilegiadas.

Hipólito Yrigoyen

Hoy la política se hizo intrascendente, no va más allá del deleite personal y de coetáneos, llevada a cabo por personas que ignoran que el instante es la puerta DE salida de este mundo para entrar en otro donde el tiempo no existe.

Ahora debo citar nuevamente a aquel poeta salteño que decía: “soñemos un lejano amanecer”, lo cual significa encontrar la plenitud del presente, el don más importante que hemos recibido. Para ello es necesario ponerlo fuera del tiempo.

El ferrocarril de Huaytiquina es el pasado y el futuro, solo nos queda que el presente se apodere de él.

Dejando atrás un siglo de ingratitud que Yrigoyen y Salta no merecían.

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario



CADENA365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Cuáles son sus principales críticas a la justicia de Salta? Dos opciones

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Kevin Carter: el fotógrafo que mostró los horrores del mundo y no pudo vivir con ellos
Ver anteriores