El Sibarita

Ya hay demandaInventaron en Argentina el Malbec blanco ¿Cómo se hace?

Con la mira puesta en el exterior, una decena de bodegas ya están produciendo Malbec blanco. Cómo es y cómo se hace.

El vino se sirve de la botella a la copa y es blanco, más blanco que cualquier blanco, casi transparente. En nariz pueden aparecer esas notas típicas de un blanco, pero también una fruta roja que desorienta. Pero en la boca, es un blanco con todas las letras. ¿Es un blanco? Sí, es un blanco. Pero es un blanco que se hizo a partir de la uva tinta más emblemática de la Argentina: el Malbec.

El Malbec blanco (o Blanc de Malbec) no es un lanzamiento aunque sí es un vino bastante nuevo en el mercado. Pero que está creciendo, despacito y sostenido, en cantidad de bodegas que lo producen y también en ventas en el exterior. En un momento en el que el vino es clave en la estrategia de generar divisas, el blanco de Malbec aparece como una nueva oportunidad: la de exportar un vino que sólo se produce en Argentina.

Argentina = Malbec

Argentina en el mundo es Malbec. Es nuestra cepa insignia, por la que nos reconocen los consumidores extranjeros y la que vienen a buscar cuando son turistas en estas tierras, la que gana mayoría de los precios en rankings y concursos (aunque otras están empezando a subir posiciones) y, por lejos, el principal varietal que exportamos: 56,96% del total de litros en 2022, según el Observatorio Vitivinícola Argentino.

El Malbec es todo. Pero la industria vitivinícola local viene desde los últimos años pensando cómo construir la identidad del vino argentino en el exterior más allá del Malbec sin olvidar todo lo que el Malbec nos dio (y aún tiene para dar).

Esa es la mirada que aporta Alejandro Vigil, reconocido y premiado enólogo, pero que aquí habla en su rol de presidente de Wines of Argentina, la entidad que promueve el vino argentino en el exterior. “Vemos un potencial de crecimiento en todos los métodos de elaboración del Malbec, incluido el Blanc. Esto comenzó hace aproximadamente 10 años y a partir de ahí hubo un desarrollo fuerte en varias bodegas que fueron encontrando su lugar. Creemos que tiene un potencial suficiente para convertirse en una nueva fuente de exportación”, analiza.

Ese primer vino al que se refiere Vigil es el Indomable Blanc de Malbec, que produce Colosso Wines desde 2014. “Colosso nació como una marca de Malbec y decidimos que teníamos que hacer algo original que nadie hiciera. Pensamos cuán versátil podía ser un Malbec y empezamos a tirar ideas. Hicimos rosados hasta que llegamos al Blanc de Malbec”, cuenta Andrés Ridois, su gerente general.

A partir de esa innovación, varias bodegas se fueron sumando al nicho. Desde grandes tanques de la industria a otras más boutique y disruptivas. Hoy, hay una decena de blancos de Malbec en el mercado, con nuevos lanzamientos permanentes. Y en casi todos, la mira está puesta afuera.

Es el caso de Andeluna, bodega que fue pionera con el ya consolidado Cabernet Franc (varietal del que también hizo un blanco) y acaba de sacar a la venta su Blanc de Malbec. “El año pasado lo llevé a ProWein (NdR. Una de las ferias de vinos más importantes del mundo) y cuando lo presenté el importador de Inglaterra me dijo ‘El año que viene te compro todo’. Salimos al mercado con 13.000 botellas de la cosecha 2022 y un compromiso de compra del 80%. Vamos a hacer el doble de la 2023”, comparte Manuel González Bals, enólogo de la bodega de Valle de Uco.

González Bals toma un tema central que empuja a las bodegas a explorar este método de vinificación: en el exterior, sorprende un Malbec blanco. Es una ventana de oportunidad. Eso vieron en bodega Trivento en 2019, cuando surgió este vino a partir de una idea nacida en las jornadas con fines sociales que cada año hace la bodega. “Trabajamos con el equipo de enología para buscar un vino disruptivo”, lo califica su enólogo, Maximiliano Ortiz. Ya en su cuarta cosecha, elaboraron más de un millón de botellas que exportan a México, Canadá, Brasil y Reino Unido, además del mercado argentino.

Cómo se hace un Blanc de Malbec

Los Blanc de Noir (blancos de tintas) nacieron hace mucho tiempo en la región de Champagne, en Francia, donde la mayoría de las uvas blancas van a la producción de espumoso (que ahí sí se puede llamar champagne) y un grupo de viticultores empezaron a vinificar tintas como blanco. Por eso, este Malbec blanco no es una variedad, sino un método de vinificación. Que es complejo y costoso, y que comienza en el viñedo.

“Tenes que trabajar mucho con el follaje, para que la hoja proteja lo más posible al fruto porque cuanto más sol ingrese es mayor la concentración de color”, arranca el chief winemaker de Andeluna. “Es determinante la fecha de cosecha, que se monitorea en cada parcela y se adelanta a la habitual para generar más acidez, menor PH y un nivel de alcohol potencial menor, con lo que se busca encuadrar una cepa tinta en un perfil de vino blanco”, sigue  Juan Carlos Muñoz, chief winemaker de Viña Las Perdices.

Letizia Viazzo, de Ventas y Marketing de Penedo Borges, apunta otro detalle sobre la cosecha: “Se hace de manera manual,  en cajas de 18 kilos para preservar la calidad, y en las primeras horas del día para evitar la oxidación de las uvas”. “Se realiza un prensado directo y muy rápido y a muy baja presión para evitar cualquier tipo de maceración con los hollejos”, detalla Eugenia Luka, responsable de Comunicación de Finca Sophenia.

Pero nada de esto servirá si no hay mucha precisión en los tanques de fermentación. Se utilizan distintos métodos para lograr que el hollejo “baje” y la piel de la uva tenga el menor contacto sobre el mosto para que no le transfiera color. En este proceso, algunos enólogos recurren al oxígeno, otros al carbón y otros a una disminución fuerte de la temperatura (a casi cero grados).

Cómo es (y se bebe) un Malbec blanco

En Argentina, los Blanc de Malbec se consiguen, según la etiqueta y el canal de comercialización, desde unos $ 1.100 a $ 2.700 la botella. ¿Cómo es este vino? “Convergen en él dos estilos diferentes: la frescura, la acidez y la potencia aromática que tienen los blancos se ensamblan armónicamente con aromas a frutos rojos, cereza y frutilla, y la complejidad en boca del Malbec”, describe Carlos Bauzá, enólogo de Bodegas Salentein (que produce el Killka Malbec Blanco), y quien dice que el consumidor local “se está animando a salir de lo tradicional y probar lo nuevo”.

“Al ser blancos elaborados a partir de una uva tinta tienden a ser un poquito más intensos. Hay muy pocas etiquetas todavía para hablar de una identidad del Blanco de Malbec, no creo que haya un perfil de lo que podrías esperar. Pero yo probé todos los que se hicieron y son vinos que están bien”, analiza el sommelier Mariano Braga.

A la hora de referirse al maridaje, el experto dice que si estos blancos “no tienen aporte de madera y no están pensados para la guarda son vinos relativamente simples y vamos a buscar un maridaje con comidas simples: una picada, quesos con alta humedad, una pasta con una salsa de tomate le podría quedar super bien”.

Demanda en alza

Braga vive en España, y desde ahí aporta desde su visión sobre el potencial exportador de estos vinos: “A nivel internacional, las tintas vinificadas como blancas son excepcionales, algo de los circuitos de conocedores. El Malbec cotiza mucho como tinta y probablemente cotice como blanco. Pero también el Malbec es una categoría de excepción, un vino de nicho. Es una variedad que sin dudas abre las puertas al vino argentino en el exterior, y cuando el comensal o bebedor conoce el Malbec lo imagina como un tinto. Hay mucho para crecer todavía con el tinto de Malbec para probar con una alternativa”.

Pero lo cierto es que, incluso con números marginales, afuera el interés por el Malbec blanco se está despertando. «Es todavía una variedad novedosa pero con grandes oportunidades en el mercado externo», afirma Pablo Moraca, Gerente de Marketing Global de Finca Las Moras, que hace sólo dos años empezó a exportar su Dadá #391 Art White Malbec a Reino Unido e Irlanda.

En Finca Flichman, por ejemplo, también en 2021 empezaron a producir su Misterio White Malbec porque se lo pidió un importador de un país de Europa del Este. Y bodegas que por ahora comercializan localmente este Blanc de Noir, como Familia Salas Organic Estate (su etiqueta es Malbecino Acariciado), tienen próximos planes de exportación. “Vamos a incrementar nuestra producción para 2024 ya que la demanda va creciendo y nos obliga a proyectarnos”, dice su enólogo, Ramiro Salas.

“Las oportunidades son muy buenas por lo bien que se comporta como vino blanco: sorprende a varios cuando lo degustan y es novedoso”, concluye Alfredo Merlo, fundador de Maal Wines, que desde 2016 elabora el Ambiguo La Joven, un vino que en su nombre sintetiza muy bien lo que es el Blanc de Malbec: una nueva ambigüedad que atrae.

CADENA 365 EN TU CELULAR

Descarga nuestra app para Android

ENCUESTAS

¿Que razones o que medios influyen en la decisión de tu voto para las próximas elecciones?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Estudios astronómicosUn grupo de astrónomos registró la explosión más brillante jamás vista en el espacio
Ver anteriores