Salud

Hallazgo Identifican un nuevo ligamento del tobillo: su importancia en los esguinces

En algunos casos, el dolor tras una lesión se prolonga meses e incluso años, sin explicación médica. El hallazgo puede aportar respuestas.

Hay esguinces que continúan doliendo meses, e incluso años después de producida la lesión, sin que los médicos pudieran explicar la causa. La respuesta podría estar en un reciente hallazgo realizado por investigadores de la Universidad española de Barcelona (UB): identificaron un ligamento del tobillo que no figuraba en los manuales de anatomía, según informó Clarín.

El equipo descubrió una nueva estructura anatómica del tobillo con la identificación de unas fibras descartadas habitualmente en las disecciones anatómicas, que son en realidad un nuevo ligamento de la parte lateral.

Estos resultados, publicados en la revista científica “Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy”, cambian la comprensión de esta articulación y podrían explicar la cronicidad del dolor tras una lesión.

Según los manuales de anatomía, los ligamentos de la articulación del tobillo son unas estructuras que se encuentran agrupadas en dos grandes complejos ligamentosos. Son el ligamento colateral lateral -formado por tres ligamentos que son independientes entre sí- y el ligamento colateral medial o ligamento deltoideo.

En este nuevo estudio científico, los investigadores definieron una nueva estructura anatómica en el tobillo: el complejo ligamentoso fibulotalocalcáneo lateral (LFTCL, en inglés).

El descubrimiento podría cambiar la conducta médica ante un esguince de tobillo.

El descubrimiento podría cambiar la conducta médica ante un esguince de tobillo.

Según Miquel Dalmau, uno de los autores del trabajo, los ligamentos laterales del tobillo son los que se lesionan con mayor frecuencia, especialmente a causa de los esguinces. Además, muchas de las personas que lo sufren tienen molestias que se alargan en el tiempo, con tendencia a reproducirse, lo que hasta ahora no tiene explicación médica.

“Esta falta de explicación fue la clave para cambiar el modo de abordar la disección de los ligamentos, y entonces nos dimos cuenta de que unas fibras de conexión entre ligamentos eran eliminadas de forma habitual (en las intervenciones quirúrgicas) porque se pensaba que no formaban parte del ligamento”, detalló Dalmau, profesor de la Facultad de Medicina de la UB, especializado en la anatomía del sistema musculoesquelético.

 

La disección cuidadosa de la cápsula articular del tobillo también permitió identificar por primera vez el componente intraarticular del ligamento talofibular anterior.

Según el estudio, este ligamento estaría formado por dos fascículos (haz de fibras), uno superior y uno inferior, que se encuentran respectivamente dentro y fuera de la articulación.

 

“Este hallazgo nos hace pensar que el comportamiento después de una lesión será similar al de otros ligamentos intraarticulares, como el ligamento cruzado anterior de la rodilla, que no son capaces de cicatrizar por sí solos cuando se rompen, lo que hace que la articulación quede inestable y requiera en muchos casos una intervención quirúrgica”, concluyó el investigador. 

Agregue un Comentario

Click aquí para agregar un comentario

Seguinos en Twitter

Encuestas

¿Qué opinión le merece el funcionamiento de la justicia de Salta?

Resultados

Cargando ... Cargando ...

Fotonoticias

Campo QuijanoLa postal que dejó la nevada en un rincón salteño: la capilla de Río Blanco
Ver anteriores